publicidad

Incendio amenaza más de 9,000 edificios en California

Incendio amenaza más de 9,000 edificios en California

El Valley Fire está controlado en tan solo un 15% y cerca de 13,000 personas han debido ser evacuadas

El fuego no cesa en California /Univision

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llamó por teléfono al gobernador de California, Jerry Brown, para conocer el estado de los incendios que este verano han afectado al oeste del país, y han dejado hasta ahora dos muertos y arrasado decenas de miles de acres.

En un comunicado, la Casa Blanca informó de la llamada, en la que Obama pidió la información disponible sobre la situación y expresó su preocupación por "los devastadores impactos" del fuego en California y en sus ciudadanos.

El mandatario también trasladó a Brown su "gratitud por la valentía de los bomberos, las autoridades locales y los responsables de emergencias, quienes han trabajado sin descanso para combatir los fuegos y evacuar a la gente". 

Obama prometió al gobernador californiano que su Administración "seguirá apoyando" los esfuerzos locales y estatales y que mantiene su compromiso para reducir el riesgo futuro de incendios preparando California para "los impactos de un clima cambiante".

California devastada en llamas

Lea: 9,000 edificios amenazados por incendio

La Administración de Obama destinó el pasado martes 250 millones de dólares adicionales para combatir los fuegos que afectan al norte de California, un esfuerzo que se suma a los 450 millones ya transferidos este año desde el presupuesto federal para hacer frente a este tipo de desastres.


publicidad

Según explicaron fuentes oficiales, el gobierno solicitó al Congreso que empiece a considerar los incendios forestales como emergencias exentas de límites presupuestarios, al igual que se hace con los huracanes, tornados y otros desastres naturales.

El segundo fallecido

La actual temporada de fuegos en California ha visto 1,500 incendios más de lo habitual, el más grande de los cuales ha calcinado unas 55,000 hectáreas al sur de Sierra Nevada desde finales de julio, según el Servicio Forestal estadounidense.

Aunque los bomberos han conseguido avanzar en la extinción de uno de los incencios, todavía dos focos permanecen activos en el norte del estado, el de "Valley" y el de "Butte", han dejado por ahora dos muertos, casi 70,000 acres  (28,300 hectáreas) arrasadas, y han destruido cerca de 600 viviendas y centenares de negocios, informó la Agencia Forestal y de Protección contra Incendios (Cal Fire).

El cuerpo del segundo fallecido fue encontrado el martes por la noche en el área montañosa de "Butte" afectada por el fuego, indicó este jueves la oficina del alguacil del condado de Calaveras. 

Hasta este miércoles, las llamas del llamado "Valley Fire" están contenidas en un 30% -el doble que la último reporte realizado- gracias a los esfuerzos de casi 2,700 bomberos, desplazados con cerca de 300 camiones y 15 helicópteros.

publicidad

Un total de 7,650 edificios siguen amenazados -en comparación de los 9,000 que había el martes-por la cercanía de las llamas, que ha provocado también la evacuación de más de 13,000 personas en la zona.

Valley Fire se ha convertido ya en el noveno más destructivo de California, según publicó en su cuenta de Twitter Daniel Berlant, jefe de información de Cal Fire (el Departamento Forestal y de Protección contra Incendios de California).  

Lea: Incendios en California dejan una persona muerta y más de 400 casas destruidas.

"Con el dramático crecimiento de los fuegos forestales durante las últimas tres décadas y las estimaciones de que se duplicarán de nuevo a mediados de siglo, tiene sentido que el Congreso comience a tratar estos  incendios como los desastres naturales que son", indicó la secretaria estadounidense de Interior, Sally Jewell,

Las palabras de Jewell forman parte de una misiva dirigida a los legisladores que ha sido firmada también por el secretario de Agricultura, Tom Vilsack, y el director de la Oficina de Gestión y Presupuesto (OMB) de la Casa Blanca, Shaun Donovan.

El gobernador de California, Jerry Brown, declaró este domingo el estado de emergencia en los condados de Lake y Napa.

La declaración de estado de emergencia estatal permite enviar más recursos a la zona -incluida la Guardia Nacional de California- y acelerará los trámites para aquellos que han perdido sus casas, propiedades o documentos importantes.

publicidad

Además del "Valley Fire", una docena de  incendios están activos en el resto de California.

 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad