publicidad

Imputan al hombre que abandonó una mochila en la línea de meta de Boston

Imputan al hombre que abandonó una mochila en la línea de meta de Boston

La Policía imputó al hombre que abandonó una mochila en Boston y generó terror a un año de los atentados.

El incidente despertó las alertas

La Policía de Boston, Massachusetts imputó este miércoles cargos por alterar del orden público con un artefacto falso al hombre que abandonó una mochila en la línea de meta de la maratón de Boston en la conmemoración del atentado que causó hace un año 3 muertos y más de 260 heridos.

El hombre fue detenido después de que un agente se percatara de su extraño comportamiento y su peculiar vestimenta, toda negra y con un velo del mismo color cubriendo su rostro, informó el jefe de la policía de la ciudad, Randall Halstead.

Opina sobre esta nota en nuestros foros

El sospechoso, que dejó caer su mochila cuando el agente le llamó la atención, según su relato, se enfrenta ahora a cargos por posesión de un artefacto falso, perturbar la tranquilidad y alterar el orden público.

Fotos: Boston conmemora el trágico atentado en el maratón

El incidente despertó todas las alarmas en un día muy sensible para Boston, una ciudad que quedó traumatizada tras la tragedia de la maratón del año pasado.

La alerta saltó por dos mochilas abandonadas cerca de la línea de meta, pero Halstead aclaró que el detenido sólo poseía una de ellas y no dio más detalles sobre el contenido ni el dueño de la segunda.

Ambas fueron detonadas de manera controlada por los artificieros para abortar un posible atentado.

Encuentran nuevamente mochilas solas en el maratón Boston /Univision

De momento Halstead sólo ha precisado que una de ellas contenía una olla para hacer arroz, pero no especificó cuál.

El suceso obligó a evacuar la zona

Fuentes consultadas por algunos medios estadounidenses apuntan a que la segunda mochila contenía material periodístico y era de un reportero que la dejó en el camino después de que saltara la alarma.

El suceso obligó a evacuar la zona y movilizar a artificieros en el día en que se conmemora el aniversario del atentado con dos bombas colocadas en ese mismo lugar y que mataron a tres asistentes.

La ciudad de Boston recordó y rindió honor a las víctimas del ataque terrorista

Un robot fue enviado a inspeccionar las mochilas abandonadas y las detonó por precaución, sin más consecuencias que el temor revivido un año después de la tragedia de la última maratón.

La policía acordonó la zona de la Calle Boylston pocas horas después de que las autoridades del estado de Massachusetts, Boston y el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, realizaran ofrendas en la zona.

publicidad

La línea de meta y la estación de Copley fueron cerradas temporalmente y también los negocios de la calle Boylston, para despejar la zona y mantener a todo el mundo protegido.

El testimonio de un padre, víctima del atentado del Maratón de Boston /Univision

Dada a la fuerte presencia de medios de comunicación por el aniversario de los atentados, varios técnicos fueron testigos de cómo una personas gritaba "Boston Strong" (Boston Fuerza) antes de dejar la mochila.

Aún se desconocen las razones por la que el detenido colocó al menos una de las mochilas en la línea de meta de la maratón, que este año se celebrará el 21 de abril.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
publicidad