publicidad

Human Right Watch pide a EU más compromiso con Derechos Humanos

Human Right Watch pide a EU más compromiso con Derechos Humanos

Human Right Watch pidió al próximo presidente que se comprometa a respetar y defender los derechos humanos.

Credibilidad minada

WASHINGTON - La organización Human Rights Watch (HRW) pidió al próximo presidente de Estados Unidos, que será elegido el próximo 4 de noviembre, que se comprometa a respetar y defender los derechos humanos.Human Rights Watch señaló en un comunicado que el próximo presidente, bien sea el demócrata Barack Obama o el republicano John McCain, asumirá su cargo en un momento en el que "la credibilidad y la eficacia de Estados Unidos en la lucha contra los derechos humanos en el extranjero se ha visto minada por las acciones del actual Gobierno".

La organización denuncia la "metódica falta de respeto por los derechos humanos" de la administración del republicano George W. Bush, sobre todo en el caso de los detenidos en Guantánamo durante la campaña contra el terrorismo global.

Algo que, según la organización, ha supuesto un "ejemplo negativo para los gobiernos abusivos de todo el mundo".

Cuatro directrices

Por eso, hace una propuesta para que el próximo presidente se comprometa a cumplir cuatro directrices tras asumir su cargo: asegurarse de que en la campaña de lucha contra el terrorismo se cumplan los derechos humanos y el respeto a las normas humanitarias.

Los otros puntos son hacer de los derechos humanos un pilar central de la política exterior, reincorporarse a las leyes de la comunidad internacional en esta materia y extender la defensa de los derechos humanos en los asuntos internos del país.

publicidad

En este sentido, HRW pide la abolición de la pena de muerte en todo el país, que se investiguen las discriminaciones raciales detectadas en la aplicación de la justicia y que se trate a todo el mundo igual independientemente de su raza o de su orientación sexual.

La organización también demandó al Congreso a que modifique la ley que permite la deportación inmediata de cualquier inmigrante con una condena penal por el nuevo sistema de audiencias, que establece la expulsión del país sin sopesar sus consecuencias.

A cambiar la imagen

Para "deshacer el daño hecho", aboga por el cierre de Guantánamo y que se envíe a los detenidos a sus países o sean reubicados en cárceles estadounidenses o de terceros países, con condiciones adecuadas.

También, rechaza la "detención preventiva" (detención sin audiencia) que se aplica en el caso de los sospechosos de terrorismo y considera que debe ser un juez civil y no una corte militar quien siga estos casos.

Asimismo, pide el fin de las "detenciones secretas" de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), así como la prohibición formal de las torturas, el trato cruel y denigrante durante los interrogatorios.

En el ámbito internacional, solicita al próximo presidente que "vuelva al marco internacional de derechos humanos" y gestione un asiento en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en mayo de 2009, así como que firme acuerdos internacionales que no ha suscrito la administración Bush.

publicidad

Poca coherencia

Según HRW, el Gobierno de Bush ha centrado sus críticas en sus viejos adversarios como Irán y Cuba, pero ha sido "poco coherente" con aliados como Egipto y Pakistán, donde denuncian abusos en los derechos humanos.

Consideran que es necesario que la política exterior de Estados Unidos cambie con países como Pakistán, Rusia, China, Afganistán, Uzbekistán y Colombia.

En este último caso, considera que la administración Bush ha forjado estrechos vínculos con un gobierno "que no ha estado dispuesto a frenar a la brutalidad de los paramilitares".

El próximo Gobierno, indica, debería prestar apoyo a Colombia para que frene la violencia de ambos lados del conflicto, mientras condicionan el Tratado de Libre Comercio entre ambos países al desmantelamiento de los paramilitares y el fin de la violencia.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad