publicidad
Miles de jóvenes hispanos seguirán a la espera de la aprobación del Dream Act.

Hay que seguir soñando con el Dream Act

Hay que seguir soñando con el Dream Act

Hay que seguir soñando con el Dream Act

Miles de jóvenes hispanos seguirán a la espera de la aprobación del Drea...
Miles de jóvenes hispanos seguirán a la espera de la aprobación del Dream Act.

'Juegan con nuestras vidas'

Gaby Pacheco ha pasado incontables horas durante los últimos seis años tratando de convencer a los legisladores de aprobar el llamado DREAM Act. Ella ha narrado su historia personal, ha celebrado vigilias, ha organizado bancos telefónicos, y junto con otros “soñadores” marchó hasta Washington a pie recogiendo firmas en apoyo a su causa.

Lo único que pide es una oportunidad para crecer, para contribuir y ser miembro productivo de la sociedad en este país que ella considera suyo. Fue traída desde Ecuador por sus padres siendo una niña. Se ha destacado superando todas las expectativas, obtuvo tres títulos pagando sus propios gastos, especializándose en educación para niños con necesidades especiales.

publicidad

Para Gaby el que el DREAM Act fuera aprobado seria “como si prendieran una luz en un cuarto muy oscuro y cuando prendan esa luz hay tantas cosas brillantes, hay muchos talentos, muchos deseos de hacer cosas grandes. Tengo el deseo de abrir un centro de terapias musicales para niños autistas,” dice.

Por ahora su vida se ha topado con pared. Sus sueños y los de cientos de miles de jóvenes estudiantes indocumentados en su misma situación son rehenes de la política en su peor manifestación.

La Cámara de Representantes aprobó el DREAM Act la semana pasada, como se esperaba, con un puñado de Republicanos que lo apoyaron. Pero en el Senado aún está en el limbo. Los republicanos del Senado se comprometieron a bloquear toda la legislación propuesta por los Demócratas, a menos que estos aprueben recortes de impuestos para los estadounidenses más ricos. Sin embargo, si esto sucediera no existe garantía de que los Republicanos apoyen la medida que muchos consideran una forma de amnistía.

“Se trata de un juego político, que están jugando con nuestras vidas,” dice Felipe Matos, otro estudiante indocumentado que se volvió activista. Llegó a Estados Unidos desde Brasil a los 14 años de edad. “Si tomas un cuchillo y te cortas, sangras lo mismo que todos los demás. Todos somos iguales. La única diferencia es un pedazo de papel.”

Al igual que Gaby, Felipe se ha destacado en sus estudios. Obtuvo un diploma en Estudios Internacionales en el Miami-Dade College, donde se convirtió en presidente del cuerpo estudiantil, representante ante la junta directiva, fue el mejor estudiante en el estado de Florida y entre los 20 primeros en el país. Para sus compañeros era sólo un joven con cualidades de liderazgo que hablaba inglés perfecto.

publicidad

Sin embargo, al no tener acceso a una licencia de conducir tuvo que luchar tomando dos autobuses para un viaje de dos horas que dura apenas 20 minutos si lo hiciera en un automóvil y no poder obtener una tarjeta de biblioteca para la investigación de su trabajo. A Felipe le gustaría convertirse en un profesor de biología, pero tendría que tener por lo menos seis meses de experiencia práctica. Ahora está trabajando en su licenciatura en administración de empresas.

Aunque mínima, hay una luz de esperanza al final del túnel. El Senador Harry Reid, autor de la propuesta del DREAM Act, aplazó la votación por una semana para volver a introducir la versión de la Cámara en lugar de la suya. Eso da un poco más de tiempo para las negociaciones, conciliaciones y cabildeo.

Miembros del Senado que se oponen al DREAM Act podrán tener en cuenta que, según una encuesta realizada por “First Focus” 70 por ciento de los estadounidenses lo apoyan, al igual que el Secretario de Defensa Robert Gates y el General retirado Colin Powell.

También podrán tener en cuenta que la Oficina Presupuestaria del Congreso estima que el DREAM Act podría reducir el déficit de $2.2 billones y aumentar los ingresos por $1.7 billones para el 2020. Y que, según el Centro de Integración y Desarrollo de Norteamérica de UCLA, los ingresos totales de los beneficiarios del DREAM Act en el transcurso de sus vidas laborales serían de entre $1.4 billones y $3.6 billones.

publicidad

Para Gaby Pacheco un fracaso en la aprobación del DREAM Act significa “seguir caminando como un zombi o seguir caminando como una persona sin alma, casi muerta, porque teniendo todas esas habilidades de hacer cosas no puedo ejercer.”

Para Felipe será un llamado a la acción. “Con el temor, uno tiene dos opciones. Uno puede tener un temor que te paraliza o uno puede tener un temor que te da un empuje mayor para trabajar, para luchar.” Felipe no pierde la esperanza de ser profesor algún día. “La única vía para salir de la pobreza es a través de la educación. Esa es la batalla que más tendré que librar.” Esperemos que el Senado haga lo correcto y convierta en realidad el sueño de estos y otros soñadores.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Está ubicado en la represa Monticello, al norte del Estado de California y a unas dos horas de San Francisco, su trabajo comienza cuando el lago sobrepasa su nivel óptimo así de esta manera ayuda a controlar el nivel del agua evitando catástrofes.
La Conferencia de Acción Política Conservadora desconvocó a Milo Yiannopoulos, quien era editor de Breitbart News, a un acto este viernes al que tiene previsto asistir y hablar el presidente Donald Trump. Tras la polémica Yiannopoulos anunció su dimisión.
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
publicidad