publicidad

Futuro sombrío para nuestra juventud

Futuro sombrío para nuestra juventud

María Elena Salinas opina sobre reciente informe que indica que más de un millón de jóvenes en EU abandonan las escuelas.

Algunos de los hallazgos son perturbadores. Cada 26 minutos un joven en Estados Unidos deja sus estudios de secundaria. A nivel nacional sólo siete de cada 10 estudiantes terminan la secundaria.En 17 de las 50 ciudades más grandes del país, menos de la mitad de los estudiantes se gradúan. Con razón el estudio lleva como titulo, muy apropiadamente, "Ciudades en crisis".Entre otras cosas, el estudio, que se concentró en los niveles de graduación, muestra que en las áreas urbanas los jóvenes tienen un 15 por ciento menos probabilidades de graduarse que en los suburbios.Los más golpeadosLas ciudades más golpeadas son Baltimore, Cleveland, Detroit e Indianápolis, donde menos del 35 por ciento de los estudiantes reciben diploma de graduación.Los más afectados son los varones y las minorías. El reporte dice que los niveles de graduación de los varones son 8 por ciento menores a los de las mujeres. Además, la diferencia entre los blancos que se gradúan y miembros de las minorías puede llegar en algunas partes al 25 por ciento.Un estudio presentado durante la conferencia anual del Consejo Nacional de La Raza (NCLR) el verano pasado, mostraba que la educación es el principal tema en la mente de los votantes hispanos y que la deserción escolar entre los jóvenes latinos su mayor preocupación.Sin embargo, no escuchamos a los pre-candidatos presidenciales refiriéndose al tema.

publicidad

La

administración del Presidente George Bush reaccionó al nuevo reporte

anunciando la implementación de nuevas normas para calcular la

deserción escolar.La Secretaria de Educación, Margaret

Spellings, dijo en una rueda de prensa que de ahora en adelante los

estados tendrán que utilizar una misma fórmula para reportar los

niveles de graduaciones.Hasta la fecha, cada estado usaba su

propio sistema, a menudo basándose en información poco confiable. En

algunas escuelas, por ejemplo, se cuenta a un joven como desertor sólo

si él o ella se registran como tal, lo que lleva a pensar que la

magnitud del problema podría ser mas grave de lo pensado.Los

cambios propuestos parecen ser lo más cercano a un reconocimiento, por

parte de la administración, de que la llamada ley "No child left

behind", (que ningún niño se quede atrás) no es tan efectiva como

reclaman, y de hecho esta dejando a muchos niños a la deriva.Sacándole la vueltaLa

publicidad

ley de educación pretende castigar a las escuelas públicas que no

cumplen con ciertos requisitos académicos, limitando sus fondos

federales. No sería sorprendente que algunos distritos escolares estén

buscando formas creativas para evitar ser sancionados.La

secretaria Spellings se refirió a la crisis de deserción escolar como

la "epidemia silenciosa". Pero en realidad ha habido gritos de alarma

durante varios años que evidentemente han caído en oídos sordos.Buscar

fórmulas en común para medir los niveles de graduación no suena como

una solución, pero como dijo Spellings, "al presidente Bush le gusta

decir que no se puede resolver un problema sin primero diagnosticarlo".Buscando solucionesEsperemos que encuentren un diagnostico pronto y que identifiquen la fuente de la epidemia para empezar el tratamiento.Para

los estudiantes, las consecuencias de no tener una educación básica son

muy serias. Los desertores están doblemente más propensos a estar

desempleados, tres veces mas predispuestos a vivir en la pobreza y ocho

veces con mayor posibilidad de terminar en la cárcel.Si cree

que el futuro de los jóvenes esta sombrío, piense en lo que representa

publicidad

para la productividad de nuestro país el tener una población sin la

educación necesaria para competir en una economía global cada vez mas

competitiva.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad