publicidad

Funcionarios y organizaciones repudian boicot al censo

Funcionarios y organizaciones repudian boicot al censo

Sería "como dispararse en el propio pie", pues el no dejarse contar restaría recursos a las comunidades de los residentes.

"Como dispararse en el propio pie"

LOS ÁNGELES, California  - Una coalición nacional de funcionarios electos, organizaciones sindicales, comunitarias, religiosas y medios de comunicación en español condenó el jueves la idea de boicotear el censo del próximo año para presionar o protestar en favor de una reforma migratoria.

"Es ridículo. No se ganan nada con no participar en el censo", puntualizó el alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, en una de las seis conferencias de prensa que se realizaron en el país con el fin de anunciar los planes coordinados de la coalición para asegurar el conteo de la mayor cantidad posible de hispanos en el censo. "Un boicot no tendría ningún sentido".

Algunos líderes comunitarios han propuesto boicotear el censo no haciéndose contar, a modo de presionar al gobierno federal para que apruebe una reforma migratoria integral que beneficie a unos 12 millones de indocumentados.

Pero la idea del boicot es como dispararse en el propio pie, pues los propósitos principales del censo son hacerse visibles y conseguir mayor representación, explicó Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos

Humanos de los Inmigrantes en Los Ángeles, integrante a su vez de la red "Ya es hora", detrás de la campaña "Ya es hora, ¡hágase contar!".

publicidad

"Parte del ser contados tiene que ver con que se nos vea, que reconozcan que pagamos impuestos y que nos asignen los fondos apropiados", indicó Salas, quien como parte de otra campaña nacional aboga por una reforma migratoria integral.

"El censo nos ayuda a saber quiénes somos, quiénes son legales, inmigrantes, hijos de inmigrantes, para así ser representados debidamente".

La información recabada cada 10 años en el censo sirve para que el gobierno asigne fondos para servicios públicos y demarcaciones de distritos políticos, que contribuyen a determinar la tendencia política de un área congresal.

"El censo tiene una relación directa con dólares, fondos del gobierno", explicó el concejal de Los Ángeles, Ed Reyes. "Cuanta más gente haya en un área, más representación debe tener".

El conteo nacional a realizarse en abril del 2010 pedirá información privada como nacionalidad pero no preguntará si una persona está ilegal en el país. Aparte, la información recabada no será compartida con ninguna agencia del gobierno.

"No tenga miedo de ser contado, tenga miedo de no ser contado", agregó Reyes.

Los miembros de la coalición resaltaron que irónicamente es el grupo de indocumentados el que es más difícil de contar y hacer participar, por lo que planean realizar una campaña informativa para que se hagan contar, que incluye ayuda para llenar los formularios del censo.

publicidad

"Todos valemos para ser contados, independientemente de nuestra raza, creencia o estatus migratorio", apuntó el cardenal de Los Angeles Roger Mahony. "El censo es confidencial".

El anuncio ocurre el mismo día que el Departamento de Comercio, que administra la Oficina del Censo, dijo que no pedirá un alto a las redadas migratorias para promover la participación de residentes de comunidades difíciles de contar.

La campaña, que cuenta con el teléfono gratuito y bilingüe 877-El censo, fue anunciada en conferencias de prensa en Washington, Nueva York, Miami, Phoenix, Houston. La coalición está conformada por organizaciones y empresas como Univision Communications, impreMedia, Instituto del Grupo Hispano del Congreso, Entravision Communications, La Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos, la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Nombrados, el Concejo Nacional de La Raza, y el Sindicato Internacional de Empleados de Servicio.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad