publicidad
Familiares del inmigrante guatemalteco muerto a balazos por la policía en Los Angeles, reclaman justicia.

Esposa de guatemalteco muerto por la policía en Los Angeles pide justicia

Esposa de guatemalteco muerto por la policía en Los Angeles pide justicia

Esposa de guatemalteco muerto por la policía en Los Angeles pide justicia

Familiares del inmigrante guatemalteco muerto a balazos por la policía e...
Familiares del inmigrante guatemalteco muerto a balazos por la policía en Los Angeles, reclaman justicia.

Sus restos llegaron a Guatemala

GUATEMALA - La esposa de Manuel Jamines Xum, el guatemalteco muerto a tiros el 5 de septiembre en Los Angeles tras una breve confrontación con la policía de esa localidad estadounidense, y los tres hijos de la pareja exigieron el martes que la justicia castigue al responsable del crimen.

Isabela Marroquín Tambriz y los hijos de 13, 12 y 9 años que procreó con Jamines llegaron al aeropuerto La Aurora de la capital guatemalteca para recibir el ataud con los restos de su pariente, cuya muerte desató varios días de motines de la comunidad hispana en la costa oeste de Estados Unidos.

En Guatemala la llegada del feretro solamente movilizó a unos 25 indígenas de Nahualá, la comunidad de donde era originario Xun, situada a unos 160 kilómetros al oeste de la capital, mientras el ministerio de Relaciones Exteriores emitió un comunicado en el que también exigió que la justicia aclare el crimen.

publicidad

"Queremos justicia. Mi esposo era una persona honrada y trabajadora. Estábamos esperando su regreso pero no en una caja", dijo una sollozante Marroquín, cuando junto a sus tres hijos y ataviada con un colorido traje típico esperaba la entrega de los restos de su marido.

Jamines de 37 años, residía desde hace seis en Los Angeles hasta que en el suburbio de Westlake, el 5 de septiembre, el agente Frank Hernandez presuntamente le acertó dos disparos en la cabeza.

La policía acusó a la víctima de resistirse a ser arrestado tras agredir a dos mujeres con un cuchillo. Sin embargo, líderes comunitarios acusaron a las autoridades de actuar con fuerza desmedida ante la amenaza que representaba el guatemalteco que al parecer se encontraba ebrio cuando protagonizó una breve confrontación con los agentes.

La muerte del inmigrante causó disturbios y enfrentamientos por más de cinco días entre policías y manifestantes. La Policía arrestó a más de 30 personas y disparó en varias ocasiones balas de plástico para retomar el control de las calles.

El jefe de la policía de Los Ángeles, Charlie Beck, que al principio justificó al policía que mató a Jamines diciendo que Hernandez, prometió después a integrantes de la comunidad una investigación a fondo para aclarar los hechos.

Hernandez estuvo involucrado en dos tiroteos anteriores en 1999 y 2008.

publicidad

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala informó que contrató a abogados en Estados Unidos para asesorar a la familia de Jamines en caso que quieran demandar a la Policía de Los Ángeles.

"Cuando haya un informe de lo que ocurrió, si la familia quiere demandar estarán los abogados, que serán pagados por Cancillería pero todo será a titulo de la familia", dijo a AP la vocera de cancillería Andrea Furlán.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad