publicidad

Escuelas hacinadas en NY

Escuelas hacinadas en NY

Miles de estudiantes en Nueva York asisten a aulas hacinadas en escuelas públicas de bajo rendimiento escolar, lo que afecta el aprendizaje.

Más salones

NUEVA YORK - Miles de estudiantes en Nueva York asisten a aulas hacinadas en escuelas públicas de bajo rendimiento escolar, lo que afecta su proceso de aprendizaje y enfrenta a los maestros el reto de enseñar en condiciones poco óptimas, según un informe dado a conocer hoy.El sistema de educación pública en la Gran Manzana, en manos del alcalde Michael Bloomberg desde 2003, cuenta con 1.456 escuelas y de ellas 408 están consideradas de bajo rendimiento por el estado y fueron evaluadas para un estudio dado a conocer hoy por la organización sin ánimo de lucro Campaña por la Equidad Fiscal.

El reporte "Una butaca propia, reducción del tamaño de clases en las escuelas de más bajo aprovechamiento en Nueva York", está apoyado por varias organizaciones comunitarias y la Federación de Maestros.

Ese sindicato, que representa a los educadores del sistema público, señaló que persiste superpoblación en las escuelas, ubicadas en su mayoría en El Bronx, Brooklyn y Queens, condados de gran población hispana y afroamericana y que se han convertido en el hogar para nuevos inmigrantes.

El informe determinó que se necesitan 2.522 salones para reducir el tamaño de las clases, ya sea utilizando espacio disponible en las propios edificios donde ubican las aulas, el de otras escuelas cercanas o construyendo escuelas.

publicidad

Del total de 408 escuelas de bajo rendimiento, sólo 62 ya tienen clases reducidas; en 152 se puede reducir con 537 salones disponibles en sus propios edificios, 43 de éstas pueden utilizar 152 aulas en escuelas cercanas, mientras que 122 aún necesitarán 1.546 salones, de acuerdo con el reporte.

También señala que 122 escuelas necesitan 157 salones para expandir el programa de Prekindergarten a día completo para niños de cuatro años; dos escuelas secundarias alternativas necesitan salones pero el informe no recomendó estrategia para estas por la naturaleza de su programa y 27 escuelas no tienen información sobre el tamaño de sus clases.

Aunque estas 408 escuelas son la tercera parte de todas las escuelas de la ciudad, tienen el 42 por ciento (436.888) de toda la matrícula del sistema público, de 1,1 millón de estudiantes.

"A más de una década tras el comienzo de la demanda de la Campaña por la Equidad Fiscal y entrando al primer año de la implantación de la nueva ley educativa que surgió tras la decisiva victoria en corte, los estudiantes de la ciudad de Nueva York aún están por beneficiarse del tamaño reducido de clases", dijo hoy en conferencia de prensa Geri D. Palast, directora ejecutiva de esta organización.

El dinero no llega

Palast se refirió a la demanda que la Campaña por la Equidad fiscal presentó en corte por la discriminación en la asignación de fondos para las escuelas de bajo rendimiento académico y a la victoria que obtuvieron, que desembocó en la nueva ley educativa.

publicidad

El informe señala que del jardín de infantes al quinto grado, el tamaño de clases debe ser de 20 estudiantes; de sexto a octavo de 23 alumnos y de noveno a duodécimo no debe sobrepasar los 24.

Sin embargo, en muchos planteles pueden haber 30 o 40 alumnos, según las denuncias.

De acuerdo con defensores de la comunidad hispana, las escuelas hacinadas se ubican en sectores de mayoría latina lo que consideran contribuye a la deserción escolar, la violencia en los planteles y que muchos maestros estén dejando el sistema público en Nueva York.

"Estamos viendo que el dinero no está llegando a las escuelas donde asisten nuestros estudiantes latinos" sino a las de la zona de Manhattan de alto ingreso económico, comentó Lillian Rodríguez López, presidenta de la Federación Hispana, que agrupa al menos un centenar de organizaciones latinas.

"Ellos (el Departamento de Educación) están mejorando desde el Kindergarten al tercer grado, que es importante, pero la pérdida de estudiantes es del noveno hasta el duodécimo. El problema es que van a escuelas superiores donde hay violencia de pandillas, no tienen atención la atención debida y ni los recursos necesarios", comentó.

Por su parte, Ana María Arcilla, de la Coalición del Inmigrante en Nueva York destacó que los estudiantes hispanos e inmigrantes tienen una de las tasas de deserción escolar más altas en la ciudad.

publicidad

"La mitad de los niños que aprenden inglés no se graduan y parte de la razón es porque no reciben los servicios que necesitan y porque están en las escuelas más hacinadas. Esto es una crisis en una ciudad de inmigrantes como Nueva York", afirmó. "Si se pone en práctica las recomendaciones van a tener educación más individualizada, van a poder hacer más preguntas y van a estar en un espacio que es mejor para el aprendizaje", destacó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad