publicidad

Escasez de campesinos en Idaho

Escasez de campesinos en Idaho

Varias empresas privadas de Idaho comenzaron a utilizar reclusos para tareas de siembra y cosecha de papas.

Sobra el trabajo

BOISE, Idaho - Varias empresas privadas de Idaho comenzaron esta semana a utilizar reclusos para tareas de siembra y cosecha de papas, debido a que los trabajadores inmigrantes realizaban estas funciones se han ido del estado.

Entérese de la reforma migratoria

En recientes declaraciones a los medios locales, el teniente Jim Woolf, del Departamento Penitenciario de Idaho, indicó que "la reducción en la fuerza laboral de los trabajadores inmigrantes ha incrementado en casi diez veces el uso de reclusos" en tareas agrícolas en los campos de este estado.

Según Woolf, hace seis años habían sólo 18 reclusos del programa de rehabilitación laboral de las prisiones de Idaho trabajando en una planta procesadora de papas, el principal producto agrícola de este estado.

En la actualidad, se estima que 120 presos cumplirán esas funciones, el número máximo que aparentemente el sistema penitenciario de Idaho podría destinar a estas tareas.

"Conozco varias plantas procesadoras de papas que quisieron tener un equipo de 15 a 20 presos para compensar por la escasez de mano de obra. Pero no tenemos tantos presos", comentó Woolf.

Por qué se fueron

Por su parte, Tom Sessions, supervisor de la empresa SunGlo en la localidad de Sugar City, manifestó que en un primer momento su compañía contrató a estudiantes universitarios, pero finalmente se decidió despedirlos y gestionar la contratación de los reclusos.

publicidad

Una de las razones por la que los trabajadores latinos dejaron Idaho es la entrada en vigor de una ley (S07-1157) que elimina beneficios sociales (excepto prestaciones de emergencia) para personas que no puedan comprobar que están legalmente en el país.

Pero, según Sessions, muchos trabajadores inmigrantes (la mayoría de ellos mexicanos) se fueron a otros estados atraídos por los altos salarios que paga la industria de la construcción, especialmente en los centros turísticos del vecino estado de Wyoming.

Cambiaron de oficio

Por otro lado, en septiembre del 2006, poco después de anunciarse la construcción de una muralla en la frontera entre México y Estados Unidos, numerosos trabajadores mexicanos dejaron Idaho, dejando a los agricultores de la zona con un 30 por ciento menos que los trabajadores necesarios.

La situación se complica porque las mujeres y los jóvenes de Idaho, que hasta hace una generación trabajaban mayormente en el campo, ya no lo hacen. Asimismo, el índice de desempleo en Idaho se mantiene cerca del 3 por ciento, por lo que pocas personas buscan realizar tareas agrícolas.

Idaho es el segundo estado de la región en usar presos para trabajar en el campo, ya que Colorado comenzó a hacerlo en mayo pasado.

De acuerdo con datos de la Oficina del Censo, un 9 por ciento de los 1,4 millones de residentes de Idaho son hispanos. Y la Federación por la Reforma Inmigratoria en Estados Unidos (FAIR, en inglés) estima que 34 mil inmigrantes indocumentados viven en este estado.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad