publicidad

Entre el miedo y la esperanza

Entre el miedo y la esperanza

Jorge Ramos opina sobre la nueva propuesta de reforma migratoria de los representantes Luis Gutierrez y Jeff Flake.

Las redadas son una lotería. Le pueden tocar a cualquiera en Los Angeles, Chicago, Houston, Miami y Nueva York. Pero se están realizando también en lugares como New Bedford, Massachusetts.

En el fondo, las redadas son absurdas; es imposible deportar a sus países de origen a millones de personas. Pero han logrado su objetivo de aterrorizar a una población inocente.

Es importantísimo recordar que los arrestados en estas redadas –las peores desde los años 80- no son criminales ni terroristas. Se trata, simplemente, de trabajadores que alimentan y benefician a los norteamericanos, y que hacen las labores que ellos no quieren realizar.

Cada minuto entra uno

Se equivocan los que creen que las redadas van a asustar a los inmigrantes que quieren venir al norte. Vean al sur.

Cada minuto entra un inmigrante indocumentado a Estados Unidos. Cada año tenemos medio millón de ejemplos de que el hambre es más fuerte que el miedo.

Este ambiente cargado de terror es muy parecido al que me tocó vivir en Los Angeles, California, antes de la amnistía migratoria de 1986. Los inmigrantes no se atrevían a ir al supermercado o a las iglesias, ni dejaban ir a sus hijos a las escuelas por temor a las redadas.

Pero al igual que hace un cuarto de siglo, la esperanza está surgiendo del miedo.

Los congresistas Luis Gutiérrez y Jeff Flake acaban de presentar en la Cámara de Representantes un proyecto de ley que está pintado con amarillo de esperanza.

publicidad

No es perfecto. Tiene un montón de castigos y multas. Seguramente será desmenuzado y hecho pedacitos. Pero es lo único concreto que tenemos por el momento para legalizar a los indocumentados. No hay más.

Gutierrez y Flake proponen darle una visa temporal a todos aquellos indocumentados que llegaron a Estados Unidos antes del 1 de junio del 2006 y cumplan varios requisitos más.

El más tramposo de todos obligaría a estos indocumentados a salir de Estados Unidos para luego regresar legalmente.

Punto clave

Es burocracia pura. Dudo mucho que un indocumentado pobre, con empleo, casa e hijos, que lleva años viviendo escondido, acepte salir de Estados Unidos con la simple promesa de que lo van a dejar regresar.

El problema es que no tenemos otra alternativa. Si ese proyecto se llegara a aprobar, un indocumentado se podría convertir en ciudadano norteamericanos 8 o 9 años después de iniciar sus trámites de legalización. Es un maratón. Pero vale la pena.

Tomo el proyecto Gutiérrez-Flake porque no hay otro, porque es un primer paso, porque si no nos apuramos nos vamos a quedar, otra vez, sin nada. Sin legalización. Sin esperanza.

Así que me quiero agarrar a esa ínfima posibilidad de que avance este proyecto de legalización en la Cámara de representantes, luego en el Senado y que, finalmente, sea firmado por el Presidente Bush. Sé que me estoy agarrando de un hilito. Pero no veo otra solución a corto plazo para sacar a millones de personas de condiciones cercanas a la esclavitud.

publicidad

Tengo prisa. No podemos esperar. Si este año, digamos para agosto o septiembre, no se aprueba una nueva ley migratoria, habrá que esperar hasta el 2010 para retomar el tema.

Año de elecciones

El 2008 será un año electoral y el nuevo presidente no se va a aventar la bronca migratoria durante su primer año de gobierno en el 2009.

Mi esperanza se basa, también, en la actitud propositiva de muchos inmigrantes. Un ejemplo. El locutor Eduardo Sotelo, mejor conocido como 'El Piolín' y que tiene uno de los programas de radio más escuchados de Estados Unidos -en inglés y en español- está iniciando una campaña para enviar millones de firmas en apoyo a una legalización a los 535 congresistas que pueden aprobar una nueva ley.

El Piolín y sus oyentes han aprendido cómo funciona este país. Y en eso se basa mi esperanza.

Dejen de perseguir

Mientras tanto, Estados Unidos, la única superpotencia mundial, tiene que encontrar la manera de dejar de perseguir, dentro de su territorio, a sus habitantes más vulnerables.

Es una contradicción injustificable que millones vivan con miedo en el llamado país de la libertad.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
publicidad