publicidad
El presidente Obama visitó una familia en Falls Church, Virginia, donde recordó los beneficios de su plan de reforma de salud.

Entra en vigencia la reforma de salud de Obama a pesar de las dudas

Entra en vigencia la reforma de salud de Obama a pesar de las dudas

Entran en vigencia partes de la ley de reforma de salud

El presidente Obama visitó una familia en Falls Church, Virginia, donde...
El presidente Obama visitó una familia en Falls Church, Virginia, donde recordó los beneficios de su plan de reforma de salud.

Dudan de los beneficios

FALLS CHURCH, Virginia - Aunque según una nueva encuesta de la AP, sólo 30% de las personas están a favor y 40% en contra, la nueva ley de reforma a la salud, que tendrá un costo de un billón de dólares en 10 años, entra en vigor para conceder cobertura de salud a 32 millones de personas que carecen de seguro médico.

Los beneficios de la reforma que entran en vigencia incluyen:

  • Los adultos jóvenes pueden permanecer hasta los 26 años en el plan de salud de sus familias.
  • Vacunas gratuitas para menores.
  • Atención médica preventiva gratuita, como mamogramas y exámenes de colesterol.
  • Fin a los límites de tiempo de las coberturas y eliminación gradual de esos límites.
  • Los planes de salud no cancelan las coberturas a personas que enfermen.
  • Cobertura obligatoria para menores con problemas preexistentes de salud.
publicidad

El presidente Barack Obama defendió su proyecto aprobado hace seis meses, en un momento en el que los estadounidenses dudan de los beneficios de una legislación que los republicanos prometen vaciar de contenido si recuperan el poder.

Obama concurrió a la casa de una familia de la suburbios de Washington, en momentos en que entrarán en vigor varias disposiciones de esta ambiciosa reestructuración del sistema de salud, promulgada el 23 de marzo último tras interminables discusiones.

En Falls Church, Virginia, al oeste de la capital, el presidente tomó a sus conciudadanos como testigos de lo que para él son los progresos de ese plan.

Varias disposiciones de la ley entrarán en vigor el jueves, seis meses después de su promulgación, en particular la prohibición de que los aseguradores privados abandonen a sus clientes cuando se enferman con el pretexto de errores en el formulario de inscripción.

A partir del jueves, las empresas aseguradoras que dominan el mercado de las coberturas médicas tampoco podrán poner un techo a los gastos en que incurra un asegurado, un gran avance, según la Casa Blanca, para pacientes que necesitan tratamientos muy costosos y de larga duración.

Cifras no le favorecen

La campaña de promoción de Obama, a seis semanas de las elecciones legislativas -que se prevén muy duras para los demócratas-, tiene lugar en momentos en que los estadounidenses dudan de los beneficios de la ley.

publicidad

Según un sondeo difundido el 16 de setiembre por The New York Times y CBS, el 49,3% de los interrogados se opone a esta reforma y sólo 37% la aprueba, datos que los republicanos utilizan para denunciar una ley que consideran costosa, liberticida e ineficaz.

No obstante, seis meses después de que Obama firmó la histórica ley sobre la reforma a los servicios de salud, la nación aún no sabe realmente qué contiene.

Más de la mitad de los estadounidenses creen erróneamente que el rediseño de la ley en la materia elevará los impuestos este año para la mayoría de la gente, según halló una encuesta de The Associated Press. Pero eso sería verdad sólo si la mayoría de las personas fueran devotas del bronceado en interiores, que sí fue golpeado con un impuesto a las ventas.

Muchos de quienes querían que el sistema de atención médica fuera renovado no se dan cuenta de que algunas estipulaciones que les interesaban de hecho fueron incluidas.

Y aproximadamente una cuarta parte de quienes apoyaban el cambio no comprenden que lo que casi nadie quería no fue incluido: dicen equivocadamente que la ley establecerá paneles de burócratas para tomar decisiones sobre la atención médica de la gente, grupos que los críticos etiquetaron como "paneles de la muerte".

Confusión e incertidumbre

publicidad

La incertidumbre y confusión equivalen a un veredicto funesto para la campaña del gobierno de Obama que busca ganarse el favor de la opinión pública. Antes de la votación final de la legislación en el Congreso, Obama le aseguró personalmente a los demócratas vacilantes que él promovería lo logrado entre el pueblo estadounidense después de que se aprobara la ley.

Pero no ha funcionado. Y en la recta final antes de las elecciones de medio período presidencial los republicanos están unidos en su pedido para revocar la legislación.

"Estoy insegura sobre un documento tan grande como la ley de atención médica y me pregunto si alguien entiende exactamente qué contiene", dijo Diann Kelley, una jubilada de 61 años que reside en Marietta, Georgia, quien dice estar "algo opuesta" a la legislación. La encuesta de la AP fue realizada por la Universidad de Stanford con la Fundación Robert Wood Johnson.

"El mayor temor es el costo", explicó Kelley. "No estoy segura de que podamos permitirnos emprender algo tan masivo como la reforma a los servicios de salud con la economía como está".

No es que Kelley tenga una opinión negativa sobre todo lo que contiene la ley. La prohibición a que las compañías de seguros nieguen cobertura a gente con problemas de salud preexistentes "es realmente una buena idea", señaló.

publicidad

Entre las preguntas de la encuesta se incluyó un cuestionario de 19 puntos -algunos de ellos en la ley y otros no- que se respondía con "cierto" o "falso". A la gente también se le preguntó qué tanta confianza tenía en sus respuestas.

En la mayor parte del cuestionario, la mayoría dio la respuesta correcta. Pero una cifra grande se equivocó.

Y, correcta o incorrecta, la gente no mostró sentirse segura de lo que había respondido. Dos terceras partes o más estuvieron inseguros sobre sus respuestas en ocho de nueve cláusulas medulares de la legislación.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad