publicidad

El Servicio Secreto de Obama endurece las normas sobre el alcohol

El Servicio Secreto de Obama endurece las normas sobre el alcohol

Agentes no podrán beber alcohol en las 12 horas previas a su incorporación al trabajo y tampoco las 24 anteriores.

"Tolerancia cero"

El departamento de operaciones especiales del Servicio Secreto del presidente de EEUU, Barack Obama, volvió a endurecer las normas sobre la ingesta de alcohol de sus agentes a raíz de los últimos escándalos en los viajes oficiales a Ámsterdam y Miami, informó el Washington Post.

A partir de ahora, los agentes no podrán beber alcohol en las 12 horas previas a su incorporación al trabajo y tampoco en las 24 anteriores a la llegada de Obama a la ciudad en todos los viajes oficiales, señaló el rotativo.

Asimismo, y para dejar clara su "tolerancia cero" ante las conductas inapropiadas de sus agentes, la directora del Servicio Secreto, Julia Pierson, ha degradado al supervisor de operaciones especiales, Dan Donahue, y reasignado a unos doce empleados de ese departamento.

Dos agentes del Servicio Secreto tuvieron un accidente de tráfico el 7 de marzo y se les sometió a pruebas de alcoholemia durante una visita de Obama a Miami (Florida), incidente tras el cual sus superiores los enviaron de vuelta a Washington.

La noticia de ese suceso llegó en plena polémica por la información que había publicado esa misma semana también el Post, que reveló que otros tres agentes del Servicio Secreto fueron enviados de vuelta a EEUU y suspendidos temporalmente el domingo anterior por salir de copas en Ámsterdam (Holanda), donde debían proteger a Obama cuando llegara el lunes en el marco de su gira europea.

publicidad

"El personal está siendo reasignado como resultado de las rotaciones de los empleados y también como resultado de las evaluaciones efectuadas tras los dos incidentes recientes de mal comportamiento", confirmó al Post el portavoz del Servicio Secreto, Ed Donovan.

"La directora Pierson mantiene su política de tolerancia cero respecto a los incidentes de mal comportamiento y continúa evaluando las mejores prácticas para los empleados -de la agencia-", añadió.

Los escándalos

Los últimos incidentes violan las nuevas reglas que el Servicio Secreto, encargado de la seguridad presidencial, adoptó tras el escándalo de prostitución ocurrido en abril de 2012 durante la Cumbre de las Américas en Cartagena de Indias (Colombia).

En aquel incidente estuvieron implicados al menos 12 agentes que llevaron prostitutas a sus habitaciones del hotel antes de la visita de Obama con motivo de la cita internacional.

Con este escándalo en mente sumado al incidente de Miami, que no trascendió públicamente hasta el 26 de marzo, el supervisor del Servicio Secreto George Hartford advirtió a los agentes en Ámsterdam que podían salir siempre que su conducta fuera la adecuada, según relataron entonces las fuentes del Post.

Sin embargo, el escenario que encontró a la mañana siguiente fue el aviso de que uno de los agentes, de 34 años, había sido hallado inconsciente y en estado de embriaguez en los pasillos del hotel.

publicidad

El personal del hotel alertó a la Embajada de Estados Unidos en los Países Bajos, que a su vez avisó de lo ocurrido a la dirección del Servicio Secreto, incluida Pierson.

Ese suceso, unido al incidente en Miami, ha resucitado las críticas al Servicio Secreto que surgieron con fuerza tras el incidente en Colombia. Se cuestiona la cultura interna del Servicio, dominado por hombres, que desde el año pasado y tras el escándalo en Cartagena dirige por primera vez una mujer, Julia Pierson.

Las reglas del Servicio Secreto estipulaban hasta ahora, cuando se han incorporado nuevas restricciones, que cualquiera de sus miembros que esté en un viaje oficial tiene prohibido beber alcohol en las diez horas previas al desplazamiento.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad