publicidad

El patrón de los octavos

El patrón de los octavos

Columna del periodista Martín Caparrós sobre el partido de Argelia y Alemania y el futuro de Argentina.

Por Martín Caparrós

Uno, por suerte, se equivoca. Pensé que el Alemania-Argelia no valía la pena y estuve a punto de dejarlo pasar. Lo miré por deformación profesional, sin esperanzas; para ir viendo, si acaso, cómo los alemanes se irían convirtiendo en ese equipo intratable que suelen. Y terminé viendo el mejor partido del Mundial.

Tuvo todo: dos equipos lanzados, la máquina contra la voluntad, el ida y vuelta sin cuartel, los toques elegantes, la fuerza sin medida, ocasiones de goles y más goles, las salvadas, dos arqueros increíbles diferentes, un alemán acalambrado, el ramadán. Argelia jugaba uruguayo pero sin mordiscos; Alemania, como es lógico, jugaba alemán "y ninguno de los dos prevalecía. Hasta que un gol muy raro y la fatiga extrema de los musulmanes "que dijeron respetar su ayuno religioso de comida y agua" terminó definiéndolo como la lógica mandaba.

Fue dramático y único y fue, al mismo tiempo, el mejor ejemplo de estos octavos de final. Donde se acabó el juego alegre del principio, el record de goles, esas cosas. Donde el guión se repitió una y otra vez: un equipo “grande” "Alemania, Brasil, Holanda, Francia" que sufre frente a uno más chico que de un modo u otro lo domina o neutraliza, le maneja el partido, lo asusta hasta que por fin en un par de arrebatos el grande pone orden, mete el gol o los goles necesarios, gana. Es, decíamos ayer, el peso de la historia y es, también, la forma en que la diferencia se manifiesta en este fútbol: un equipo al límite aguanta mientras aguanta contra uno superior que sabe que lo es, tiene confianza, y termina por llevárselo. Pero, cada vez, con un susto importante.

publicidad

En unas horas, Argentina tiene su partido de octavos "y el patrón podría repetirse. Ojalá no. No se sabe cómo jugará. Si fuera político, Alejandro Sabella sería un político democrático "o, dirían algunos, uno acomodaticio. Uno que tiene sus ideas pero es capaz de abandonarlas cuando queda claro que hay una mayoría importante que prefiere otras. Al principio quiso armar un equipo con cinco defensores, tres mediocampistas y dos delanteros y se resignó, frente a la aclamación popular y las quejas de sus muchachos, a jugar el 4-3-3 que todos le pedían. Ahora, cuando ese consenso se rompió por la lesión de Agüero, duda "o vuelve a sus ideas más conservas. Quizá sabe lo que quiere; no termina de dejarlo claro. Así que, con Lavezzi delantero o con Maxi volante, será una Argentina diferente la que tendrá que enfrentar, contra Suiza, el patrón de terror de los octavos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Like most children in this country, Arlette Espaillat is fighting to improve her reading comprehension skills. This is especially difficult for Arlette: she moved to the US from the Dominican Republic only two years ago, and she cannot yet read at the level that experts recommend for her grade. Here is her story.
publicidad