publicidad

El hispano Jesse Joe Hernández fue ejecutado en Texas

El hispano Jesse Joe Hernández fue ejecutado en Texas

Jesse Joe Hernández se convierte en el reo número 480 ejecutado en Texas. Fue condenado a muerte por asesinar a un niño de 10 meses.

Fue condenado a muerte por asesinar a un niño de 10 meses

TEXAS.- Jesse Joe Hernández, de 47 años, recibió hoy en la noche la inyección letal en la prisión de Huntsville, Texas, por el asesinato de Karlos Borjas cometido hace 11 años.

A pesar de que la Corte Suprema de Estados Unidos apeló la decisión y pidió bloquear la ejecución, la Procuraduría de Texas rechazó la petición. Hernández, delincuente sexual, fue condenado a muerte por asesinar a golpes a un bebé de 10 meses de edad mientras trabajaba como niñero en una casa de Dallas.

Acorde a información publicada por EFE, Hernández fue declarado muerto por las autoridades estatales las 18:18 hora local diez minutos después de que se le aplicara la inyección letal. momentos antes, Hernández agradeció a su familia y amigos:

"Díganle a mi hijo que lo quiero mucho", dijo el reo antes de ser ejecutado. "Dios los bendiga a todos. Continúen caminando con Dios.

Hernández aceptó su culpabilidad en el homicidio

En el momento de los hechos, el niño fue llevado a un hospital de Dallas con una fractura de cráneo y contusiones en la cabeza, el abdomen y uno de los muslos, pero una semana después murió. Cuando se inició la investigación, se encontraron muestras de ADN de Jesse Joe en la sangre de Karlos, así como en una almohada y en la ropa del niño.

publicidad

Inicialmente, Hernández negó haber golpeado al niño, pero después reconoció que le había pegado al menor con una linterna.

A raíz de la muerte de Karlos, la madre perdió la custodia de su otra hija, debido a que los fiscales argumentaron que ella había cometido un error al confiar el cuidado de los niños a la persona equivocada, por lo que la niña fue entregada a su abuela.

Pero este no era el primer crimen de Hernández, ya que años antes había salido de la cárcel tras haber recibido una sentencia de tres años por indecencia con un niño y posesión de cocaína. La ex esposa y novia de Hernández también colaboraron al declarar que él había golpeado y abusado de sus hijos.

Sin embargo, Hernández fue puesto en libertad condicional durante 10 años pero tuvo que ser llevado a prisión por violar los términos de libertad condicional y por no registrarse como delincuente sexual.

La ejecución de Hernández es la tercera de 2012 realizada en Texas.

¿Apoyas la pena de muerte? ¡Opina en nuestros Foros!

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad