publicidad

El hincha Clovis Fernandes, la historia tierna del Mundial

El hincha Clovis Fernandes, la historia tierna del Mundial

Este hincha brasileño lloró por la derrota de su equipo pero esto no le impidió tener un gesto con los alemanes.

Clovis Fernandes no soltaba su Copa durante el partido entre Alemania y...
Clovis Fernandes no soltaba su Copa durante el partido entre Alemania y Brasil.

Su rostro triste, con las lágrimas rodando de sus mejillas al ver la derrota de Brasil contra Alemania en un 7 a 1, fue una de las imágenes más virales en las redes sociales. Una muestra que el 8 de julio de 2014 era el día negro para el fútbol brasileño. Así captaron a Clovis Fernandes.

Pese a la tortura de cada gol que anotaba Alemania, él no soltaba una réplica de la Copa del Mundo, que sostenía y abrazaba con fuerza.

La imagen estremeció a muchos mientras que en otros tantos provocó burla.

Pero lo que pocos saben es que la historia no terminó aquí y para sorpresa y la admiración de muchos, Clovis Fernandes les dio a todos una lección de amor y moral.

¡Vive aquí la Copa Mundial 2014!

publicidad

Después de tener que soportar uno tras otro gol, Clovis se levantó de su asiento del estadio y al final del encuentro, soltó su tan amado trofeo y se lo obsequió a una aficionada alemana.

"Llévala a la final. Como puedes ver, no es nada sencillo pero ustedes lo merecen. Felicitaciones", fueron sus palabras hacia la chica alemana.

Con una sonrisa le entregó la réplica. La joven lo aceptó y después le dio un abrazo.

Clovis es considerado el fanático número uno de la Selección Brasileña. Siempre apoya a los suyos, no importa el torneo que sea, él está ahí, fiel.

Pero el partido del 8 de julio fue algo que jamás antes había visto: una de las más grandes goleadas hacia su equipo.

Incluso, en un reportaje previo que la FIFA hizo sobre él, fue catalogado como el jugador número 12 de Brasil.

"Soy el que alegra, soy el que grita, soy el que hace promesas", dice en el reportaje.

Desde 1990 es un fiel seguidor de la selección brasileña. Ha asistido a 154 partidos en 66 países.

"Recuerdo que vi el Mundial de México 70 por televisión y mi pasión comenzó a crecer. Me prometí que un día iría a una Copa del Mundo. Mi sueño se volvió realidad en Italia 90, ese fue mi primer Mundial", platica a la FIFA Clovis.

Así es el llamado jugador número 12 de Brasil, un hombre que apoya con todo a su selección pero que también sabe reconocer la derrota y entrega su tesoro más presiado a quien la merece. Un ejemplo de verdadera humildad.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad