publicidad

El ex presidente Bill Clinton salió del hospital tras intervención cardíaca

El ex presidente Bill Clinton salió del hospital tras intervención cardíaca

El ex presidente Bill Clinton abandonó el hospital neoyorquino en el que fue sometido a una intervenci'on cardíaca.

Desvío coronario

NUEVA YORK - El ex presidente Bill Clinton abandonó el viernes el hospital neoyorquino en el que fue sometido a una intervención cardíaca, dijo uno de sus allegados.

No es la primera vez que Clinton sufre problemas en el corazón. En 2004 recibió un cuádruple 'bypass' coronario.

¿Quieres saber cómo prevenir un infarto? Aquí tienes las respuestas.

El ex presidente del Comité Nacional Demócrata Terry McAuliffe dijo a la cadena de televisión CBS que Clinton fue dado de alta del Hospital Presbiteriano de Nueva York tras ser sometido a una angioplastia.

Clinton vive en Chappaqua, una población del condado de Westchester, a unos 56 kilómetros (35 millas) al norte de Nueva York.

El cardiólogo Allan Schwartz dijo que Clinton podría regresar al trabajo el lunes.

Clinton fue sometido a una operación de cuádruple desvío coronario en el mismo hospital hace más de cinco años. El jueves, le fueron insertadas dos cánulas en una arteria, mediante la angioplastia.

Malla metálica

La cánula intraluminal coronaria, conocida como "stent", es un dispositivo autoexpandible de malla metálica, utilizado para mantener abierta una arteria después de que es destapada en un procedimiento de angioplastia.

Los médicos insertan la cánula mediante un vaso sanguíneo en la ingle, hasta la arteria bloqueada, antes de inflar una especie de globo para aplanar la obstrucción.

publicidad

Luego, deslizan el "stent" hasta su lugar.

Viaje aplazado

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, viajó de Washington a Nueva York después de que su marido fuera hospitalizado tras sentir dolores en el pecho.

La secretaria de Estado tenía previsto viajar el sábado a Qatar y Arabia Saudí, para reunirse con las autoridades de esos países y participar en un foro sobre las relaciones de Estados Unidos con el mundo islámico.

Bill Clinton, tras dejar la presidencia el 20 de enero de 2001, se convirtió en una figura casi omnipresente en la escena internacional, prácticamente a la par de su esposa Hillary.

Al igual que el ex presidente Jimmy Carter (1976-1981), premio Nobel de la Paz en 2002, Bill Clinton ha buscado poner su imagen al servicio de las causas que considera importantes.

Misiones recientes

En agosto del año pasado sorprendió al viajar a Corea del Norte y, tras una reunión de tres horas con el líder Kim Jong-Il, lograr la liberación de dos periodistas estadounidenses que habían sido condenadas a 12 años de trabajos forzados por ingresar ilegalmente a territorio norcoreano.

Tras aceptar en 2009 el cargo de enviado especial de la ONU para Haití, Clinton viajó dos veces desde el terremoto del 12 de enero que dejó más de 270 mil muertos y un millón de personas sin hogar en el país más pobre de las Américas.

publicidad

"Está de buen ánimo y seguirá enfocado en el trabajo de su Fundación y en los esfuerzos humanitarios en favor de Haití y de la reconstrucción a largo plazo", aseguró su portavoz en un comunicado emitido tras la intervención quirúrgica del jueves.

Juicio político

Los escándalos sexuales que protagonizó durante su gestión al frente de la Casa Blanca, en especial el que lo relacionó con la becaria Mónica Lewinsky, lo llevaron a enfrentar un juicio político del que salió airoso pero con la reputación bastante mancillada entre sus compatriotas.

Nacido en Arkansas (sur), Clinton entró en la historia de Estados Unidos en noviembre de 1996, al convertirse en el primer presidente demócrata reelegido desde Franklin Delano Roosevelt.

Todo un éxito para este hombre de origen humilde, cuya ambición política empezó a ser satisfecha en 1992, cuando se convirtió con 46 años en el presidente estadounidense más joven desde John F. Kennedy. Antes de eso se desempeñó como gobernador de Arkansas.

Poco antes de dejar la Casa Blanca, en 2001, un cortometraje realizado para la cena de los corresponsales de prensa en Washington lo mostraba en su hogar, como jefe de Estado desocupado, lavando la vajilla, preparando el almuerzo de su esposa recién elegida senadora por Nueva York.

Aunque era simplemente una humorada, queda claro que el ex presidente odia la inactividad: desde entonces no ha parado en especial con las conferencias que dicta, generalmente muy bien remuneradas y que le permiten colectar fondos para causas humanitarias, como la de su fundación, creada en 2003 y dedicada a la lucha contra el VIH/sida y la pobreza mundial.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad