publicidad
.

El castigo corporal persiste en las escuelas de EU amparado por la ley l...

El castigo corporal persiste en las escuelas de EU amparado por la ley

El castigo corporal persiste en las escuelas de EU amparado por la ley

El castigo corporal para imponer disciplina es todavía legal y frecuente en 20 estados en escuelas de EU.

Caso del video

WASHINGTON, DC - Una pala de 40 centímetros sigue siendo el objeto más temido del despacho del director para miles de estudiantes en EU, donde el castigo corporal para imponer disciplina es todavía legal y frecuente en 20 estados.El vídeo que mostró esta semana en Internet cómo una profesora, Sheri Lynn Davis, abofeteaba y daba patadas a un estudiante de 13 años en un colegio de Houston, Texas, ha revivido las críticas a la legalidad del castigo corporal en los colegios estadounidenses.

La brutal paliza, por la que la profesora ya ha sido despedida y que la llevará ante los tribunales, es "triste", manifestó a EFE Nadine Block, directora ejecutiva del Centro de Disciplina Efectiva, pero también una "excepción" porque la mayoría de agresiones "no salen a la luz".

"La mayoría de casos no son como éste. Los castigos suelen ser con una pala en el despacho del director, donde nadie los ve ni los puede grabar en móviles. Los padres muchas veces no lo saben y es siempre la palabra de un niño contra la de un adulto", aseguró.

Hasta 223,190 estudiantes en Estados Unidos sufrieron castigos corporales en el colegio durante el curso 2006-2007, de los que entre 10,000 y 20,000 requirieron tratamiento médico, según estadísticas del Departamento de Educación.

Estos castigos están amparados por una sentencia de 1977 de la Corte Suprema que reconoció que azotar el trasero o golpear con una vara a los estudiantes está justificado en escuelas, siempre y cuando las leyes estatales o locales no digan lo contrario.

publicidad

Desde entonces, treinta estados lo han prohibido, pero el resto, la mayoría en el sur y suroeste del país, lo permite y cada escuela puede decidir si impone estas medidas.

La mayoría de los castigos se justifican en infracciones como no ajustarse al código de vestimenta, llegar tarde, hablar durante la clase o ser "irrespetuoso".

Casi un 40 por ciento de los casos ocurre en Mississippi y Texas, donde llegan a ser tan habitual que sólo en el primero hubo 57,953 castigos corporales en 110 de los 152 distritos escolares del estado durante el curso pasado.

Si esto pasa en Mississippi es porque "una mayoría de profesores y padres están de acuerdo y apoyan este tipo de castigos", según Block, quien apunta que esto "está cambiando, pero no muy rápido".

Miles de casos

"Los padres creen que funciona. Ellos mismos recibieron castigos cuando fueron a la escuela. Forma parte de la historia. Es una costumbre que no ha sido cuestionada", señala.

Y si intentan denunciar a las escuelas, las familias "no suelen tener mucho éxito", indica, porque tienen que demostrar que era una agresión y, para ello, que no se trataba de una medida disciplinaria y que la herida es permanente, como un hueso roto.

En algunos estados como Indiana, incluso los profesores cuentan con "inmunidad" para castigar de esta manera gracias a una ley que el Congreso estatal aprobó el año pasado.

publicidad

Block, quien es también psicóloga escolar, explica que además de sufrimiento físico, los niños reaccionan habitualmente con enfado y se vuelven más agresivos.

"Los niños no entienden por qué se les pega. No tienen la oportunidad de defenderse. Lo más frecuente es que se enfaden y algunos de ellos mantendrán esa rabia por muchos años contra los adultos", explica.

La controversia aumenta cuando se desvela el perfil de los castigados: niños de familias de pocos recursos, minorías y con discapacidades, de preescolar a secundaria en escuelas de áreas rurales.

La disparidad racial se dispara hasta doblarse entre afroamericanos y blancos, según el Departamento de Educación, que estima que un 36% de los castigados son afroamericanos, aunque representen un 17% de todos los estudiantes en colegios públicos.

La pala más habitual y más temida es la que cuenta con agujeros, que evitan la resistencia del viento y hacen que el golpe sea efectivo y más doloroso, según un comité del Congreso que debatió el castigo corporal.Pero algunas escuelas, como indica el reglamento de la Academia Cristiana Berean de Milford, Massachusetts, "los maestros son instruidos (sobre cómo utilizarla) para no infligir heridas".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad