publicidad
De los 50 Estados de EEUU, 21 de ellos no restringen a los niños menores de 18 años el acceso a las armas.

El accidente en Arizona genera debate sobre las políticas en los campos de tiro

El accidente en Arizona genera debate sobre las políticas en los campos de tiro

De los 50 Estados de EEUU, 21 de ellos no restringen a los niños menores de 18 años el acceso a las armas.

De los 50 Estados de EEUU, 21 de ellos no restringen a los niños menores...
De los 50 Estados de EEUU, 21 de ellos no restringen a los niños menores de 18 años el acceso a las armas.

Estados donde los niños pueden comprar armas

publicidad

Una niña de nueve años provocó la muerte de su instructor de tiro con un subfusil Uzi accidentalmente en Arizona. No es la primer tragedia de este tipo. En 2008, un niño de Massachusetts de ocho años murió después de dispararse a sí mismo en la cabeza con una Uzi cuando se disponía a tirar contra una calabaza. En ambos casos, los pequeños no pudieron controlar la fuerza de la subametralladora.

Lindsey Zwicker, del Centro de Leyes para la Prevención de la Violencia Armada de San Francisco, dijo al diario en línea CBC News, que la tragedia de 2008 llevó a Massachusetts a aprobar una ley que prohíbe a cualquier menor de 16 años a manipular ametralladoras en campos de tiro.

Pero muchos se preguntan si la tragedia ocurrida en Arizona llevará a los campos de tiro a revisar sus políticas con menores tras la muerte del instructor.

Ver: Estados donde los niños pueden comprar armas

Actualmente, 28 estados y el Distrito de Columbia tienen leyes que regulan el acceso de los niños a las armas. Sin embargo, 21 estados, entre ellos Arizona, no cuentan con ninguna ley que restrinja el acceso a las armas a menores de 18 años, mientras estén siendo supervisados por sus padres.

La muerte de Charles Vacca, instructor de la niña de 9 años, fue videograbada por los propios padres de la chiquilla.

De acuerdo a la oficina del Alguacil del Condado Mojave, el funesto incidente se originó cuando la niña apretó el gatillo y el arma se levantó por los culatazos, tras lo cual hirió en la cabeza al instructor, de 39 años, quien falleció horas después.

publicidad

"Este caso destapa un grave problema, que nosotros como padres de familia estamos permitiendo que nuestros hijos tengan acceso a armas de fuego a edades tan tempranas", dijo hoy a Efe José Guzmán, director de la organización Padres y Parientes de Hijos Asesinados en Arizona.

A juicio de Guzmán, los niños de hoy en día desde muy temprana edad muestran inquietud por usar armas reales, en gran parte a causa de los videojuegos. Y resaltó que a esa edad no se tiene la capacidad mental ni física para manejar un arma, mucho menos un subfusil que cuenta con más de 30 tiros en el cargador.

 

Análisis del poder de una UZI en manos de una niña de 9 años Univision

"Esperamos que a raíz de este lamentable accidente el Gobierno Federal y el estado tomen medidas para regular la edad en la que un niño puede ir a un campo de tiro y practicar con armas de fuego", dijo Guzmán.

Los estándares de seguridad

Guzmán consideró que la misma regulación que prohíbe en EEUU la venta de alcohol o cigarrillos a menores de 21 años de edad debería ser aplicada también en los campos de práctica de tiro.

"Esta es una alerta no solo para el país, sino para todos los padres de familia sobre la relación que fomentamos nosotros mismos entre nuestros hijos y las armas de fuego", advirtió el activista, cuyo hijo fue asesinado por un joven de 15 años de edad con un rifle AK-47.

publicidad

Gerry Hills, fundador de Arizonans for Gun Safety, un grupo que busca reducir la violencia con armas de fuego, dijo a la agencia The Associated Press que fue irresponsable dejar que la niña manejase un arma tan poderosa y que se necesitan regulaciones más estrictas sobre niños y armas de fuego.

"Tenemos mejores estándares de seguridad para quién se monta en la montaña rusa en un parque de diversiones", dijo Hills. Acerca de los padres de la niña, dijo: "No veo ninguna razón en el mundo por la que vas a permitir que una niña de 9 años poncha sus manos en una Uzi".

Sam Scarmardo, que opera el campo de tiros en el desierto, dijo el miércoles que los padres habían firmado dispensas en las que dijeron que entendían las reglas y estaban cerca, tomando un video de su hija, cuando ocurrió el accidente.

Jace Zack, de la oficina del fiscal del condado Mohave, dijo que el instructor fue probablemente la persona más en lo criminal en el incidente por haber permitido que la niña manejase el arma sin entrenamiento.

"Los padres no son culpables", dijo Zack. "Ellos confiaron en que el instructor sabía lo que estaba haciendo, y la niña no podía haber comprendido los peligros potenciales".

Con información de AP y Efe

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad