publicidad

Disturbios en Argentina tras la final del Mundial dejan 20 heridos

Disturbios en Argentina tras la final del Mundial dejan 20 heridos

Se desata la violencia en Buenos Aires y plazas de La Plata y Córdoba. Reportan 20 heridos y 50 detenidos.

Las celebraciones por el subcampeonato conseguido por la Selección Argentina de futbol en el Mundial de Brasil 2014 se tornaron violentas la noche de este domingo en Buenos Aires, y plazas de La Plata y Córdoba.

Según informes preliminares, aficionados alcoholizados provocaron incidentes en los alrededores del Obelisco de esta capital, donde miles de personas festejaban a su selección pese a la derrota ante Alemania por 1-0 en la final del Mundial Brasil-2014.

Opina sobre esta noticia en los Foros de Univision. 

La policía arrestó a unas 50 personas y al menos 20 resultaron heridas en los incidentes protagonizados en la capital argentina, según informes de Notimex.

Los detenidos que se encontraban en la zona del Obelisco, provocaron desmanes y se enfrentaron con la policía, informó la agencia Télam.

Fotos:  Decenas de hinchas tras las rejas por los disturbios en Argentina

Según versiones, en los alrededores de la Plaza de la República de esta capital donde se realizaban los festejos, se registró "venta de alcohol ambulante sin ningún tipo de control".

En tanto, la policía arrojó agua desde camiones hidrantes y reprimió a los individuos que rompieron y robaron locales comerciales, destrozaron un teatro, golpearon a trabajadores de prensa, y agredieron con botellas y piedras a los uniformados.

Los enfrentamientos a golpes y con piedras se habrían registrado entorno al Obelisco en Buenos Aires, y en las plazas de La Plata y Córdoba.

publicidad

La gran mayoría de las personas que se reunieron en este centro emblemático de las celebraciones argentinas se dispersaron tras el inicio de los incidentes. Familias con niños intentaron refugiarse en restaurantes o ingresar a los lobby de los hoteles de la zona para protegerse del efecto de las bombas lacrimógenas. Aunque en calles aledañas seguían las caravanas de autos y muchedumbres expresando "mucho orgullo" por el seleccionado de Alejandro Sabella.

Al contrario de lo que pudiese imaginarse de una derrota en una final de Copa del Mundo, los aficionados argentinos aplaudieron tan pronto terminó el partido, muchos lloraron y luego un ambiente de fiesta empezó a sentirse en toda la capital y varias provincias.

Leer:  Los jugadores argentinos desahogaron su dolor en 140 caracteres

Sin críticas ni reproches las frases más comunes eran "gracias por hacernos soñar", "orgullosos de ustedes como verdaderos guerreros" y "los esperamos, héroes".

La selección de Argentina vivió el domingo en el estadio Maracaná de Rio de Janeiro la tercera final de un Mundial contra Alemania -algo inédito en la historia-, con dos victorias ahora para los germanos, que también se impusieron 1-0 en Italia-1990, y una para la Albiceleste, 3-2 en México-1986.

Para Argentina significó también la tercera derrota en una final de la Copa del Mundo.

publicidad

En las ciudades de La Plata, ubicada a 50 kilómetros al sur de Buenos Aires, y de Córdoba, a 800 kilómetros al norte de la capital argentina, la celebración también terminó en incidentes y con personas detenidas por la policía. 

También hubo conatos de pelea en Copacabana

Tampoco fue fácil para los más de 20 mil aficionados que asistieron  a la final del Mundial en la fiesta montada por la FIFA en la playa de Copacabana de Río de Janeiro, pues luego de provocaciones de hinchas brasileños decidieron abadonar el lugar.

La Fan Fest fue escenario de una ruidosa y vibrante fiesta argentina hasta que terminó el tiempo reglamentario, cuando comenzaron a verse caras de preocupación entre los albicelestes, y pasó a vivir un ambiente de funeral, marcado por el silencio, cuando Mario Götze anotó en la prórroga el gol con que Alemania venció la final y conquistó su cuarto título mundial.

Al final del partido se registraron algunos incidentes y conatos de pelea entre aficionados brasileños, que claramente apoyaron a Alemania, y los argentinos, que inicialmente aplaudieron a su selección en medio del llanto de varios pero que inmediatamente después salieron a las prisas del recinto para huir de las provocaciones.

Fue el turno de los brasileños, que se sintieron mayoría en la Fan Fest y festejaron la victoria alemana al ritmo del Monobloco, la banda de carnaval que animó la fiesta en la playa más famosa de Brasil al final del Mundial.

publicidad

La fiesta brasileño-alemana y las provocaciones irritaron a grupos de argentinos que estaban en Copacabana y a los que, a empujones y debajo de una lluvia de objetos lanzados al aire, la policía no les permitió invadir la Fan Fest.

Algunos incidentes se registraron una vez concluido el partido y cuando los brasileños comenzaron a gritar el nombre de Pelé y a pedirle a los vecinos que regresen a casa.

Los incidentes se extendieron al paseo marítimo de Copacabana y a las calles próximas a la Fan Fest, tomadas por argentinos que respondían a las provocaciones brasileñas, lo que exigió la intervención de la policía numerosas veces.

Pese a la derrota, los argentinos no dejaron de entonar el provocativo himno con que animaron a su selección durante todo el Mundial y que relata todas las victorias argentinas sobre Brasil en mundiales.

La tristeza argentina en Río de Janeiro se extendió al Sambódromo, en donde las autoridades cariocas instalaron otra gigantesca pantalla de televisión para acomodar a parte de los 100 mil aficionados del país vecino que llegaron a la ciudad para ser testigos de la final del Mundial.

En el Sambódromo, templo del samba y del carnaval, el silencio reinó tras la victoria alemana entre los miles de argentinos acampados en el local y en el que no había brasileños para provocarlos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Como muchos niños en este país, Arlette Espaillat lucha para mejorar su nivel de comprensión de lectura. Esto es particularmente difícil para Arlette, ya que se mudó a Estados Unidos de la República Dominicana hace dos años, y todavía no puede leer al nivel que los expertos recomiendan para su grado. Esta es su historia.
publicidad