publicidad

Diez mandamientos para los conductores

Diez mandamientos para los conductores

María Elena Salinas opina sobre los nuevos 10 mandamientos para los conductores promulgados por El Vaticano

No es necesariamente una nueva versión de pautas morales para los fieles, sino una lista de las reglas con las que espera devolver la cortesía a las carreteras, y en el proceso, alguna nueva relevancia a la iglesia.

En otras palabras, la Iglesia Católica cree que la conducta agresiva en las carreteras o el manejar bajo la influencia del alcohol deben agregarse al aborto, al control de la natalidad, al divorcio, al matrimonio entre personas del mismo sexo, y a la homosexualidad como asuntos de moral que deben ser atendidos por la iglesia.

Así como el famoso conjunto de reglas escritas por Dios, según la Biblia, y presentado por Moisés al pueblo de Israel grabados en dos pedazos de piedra, estos mandamientos tienen la intención de servir de guía para los fieles mientras están detrás del volante.

Decálogo del conductor

Sin embargo, fueron presentados de una manera mucho más mundana, a través de un documento distribuido a los obispos en todo el mundo.

"Pautas para el Cuidado Pastoral en las Carreteras":

No matarás.

La carretera debe ser un instrumento de comunión entre las personas y no de daño mortal.

Cortesía, propiedad y prudencia te ayudan a superar los imprevistos.

Sé caritativo y ayuda al prójimo en la necesidad, especialmente si es víctima de un accidente.

El automóvil no debe ser usado como expresión de poder y dominio y ocasión de pecado.

publicidad

Convence con caridad a los jóvenes y a los no tan jóvenes a que no se pongan al volante cuando no están en condiciones de hacerlo.

Brinda apoyo a las familias de las víctimas de los accidentes.

Reúne a la víctima con su agresor en un momento oportuno para que puedan vivir la experiencia liberadora del perdón.

En la carretera protege al más débil.

Siéntete responsable de los demás.

Cualquiera que haya estado en el Vaticano probablemente entenderá lo que pudo haber llevado a la iglesia a proponer una lista como ésta.

El cruzar hacia la Plaza de San Pedro desde la Via Della Conciliazione, con los taxis volando por enfrente, representa un gran desafío.

Además, un pequeño apoyo espiritual sería también útil al manejar en algunas ciudades alrededor del mundo donde las señales de tránsito parecen más sugerencias que reglas.

Problema de salud

Varios expertos coinciden en que el permanecer atascado durante horas en una carretera es una de las mayores causas de estrés. Y el estrés, definitivamente, puede conducir a una conducta no muy gentil en las carreteras.

Los mandamientos números 5 y 8 en la lista son particularmente interesantes. ¿De cuando a acá alguien ha necesitado un auto para expresar su poder y dominación o cometer un pecado ocasional?

Además, todos sabemos que perdonar es una virtud, pero supongo que la última cosa que usted querrá hacer es reunirse con la persona que le choco su carro, atropello a su perro con su carro o se le atravesó en la salida.

publicidad

Muertos por miles

Los Diez Mandamientos para los Conductores fueron presentados por el cardenal Renato Martino, jefe de la oficina de migración y tránsito del Vaticano, quien citó como motivación cifras alarmantes de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Se calcula que cada año mueren en el mundo 1.2 millones de personas y 50 millones resultan heridas en accidentes de tránsito. Sin duda muchos de esos accidentes son resultado de la imprudencia, la descortesía y la irresponsabilidad.

Probablemente no es función de la Iglesia Católica el tratar de llevar la cortesía a las carreteras. Pero no sería mala idea que los departamentos de vehículos motorizados (DMV, por sus siglas en inglés) adoptaran algunas de estas pautas para personas de todas las religiones y además las incluyeran en los manuales de instrucción en escuelas de manejo en todo el mundo.

No hacerlo, seria un pecado.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad