publicidad
.

Derecho a manifestar en funerales de soldados llegó a la Corte Suprema l...

Miembros de la iglesia Bautista de Westboro manifiestan frente a la Corte mientras los jueces escuchan los argumentos en favor y en contra de sus prácticas de demostrar en funerales de soldados.

Derecho a manifestar en funerales de soldados llegó a la Corte Suprema

Derecho a manifestar en funerales de soldados llegó a la Corte Suprema

Derecho a manifestar en funerales de soldados llegó a la Corte Suprema

Miembros de la iglesia Bautista de Westboro manifiestan frente a la Cort...
Miembros de la iglesia Bautista de Westboro manifiestan frente a la Corte mientras los jueces escuchan los argumentos en favor y en contra de sus prácticas de demostrar en funerales de soldados.

Castigo de Dios por los gays

WASHINGTON, DC - La Corte Suprema de Justicia escuchó hoy un caso que enfrenta los derechos a la intimidad de las familias que entierran a un ser querido con la libertad de expresión durante una manifestación.

El caso surgió después de que en 2006 los feligreses de la Iglesia Bautista de Westboro -una congregación radical con sede en Topeka, en Kansas- organizaran una manifestación a cien metros de donde se celebraban las exequias por el soldado Matthew Snyder, muerto en Irak, en la localidad de Westminster, en Maryland.

Los manifestantes llevaban pancartas en las que se podían leer mensajes como "Dios te Odia" o "Gracias a Dios por los soldados muertos".

Los feligreses de Westboro, encabezados por el pastor Fred Phelps, consideran que la muerte de los soldados estadounidenses es un castigo de Dios por la homosexualidad y han participado en centenares de manifestaciones similares por todo el país.

publicidad

La familia del soldado muerto demandó en 2007 a la congregación por violación de la intimidad, conspiración civil y daños emocionales provocados.

Los familiares alegan que Snyder no era homosexual y los manifestantes no debían haber estado en las cercanías del entierro.

"Fue inhumano. Sólo tenía una ocasión para enterrar a mi hijo y me la arrebataron", declaró el padre del soldado, Matthew Snyder, a la prensa estadounidense.

Un tribunal de primera instancia falló en favor de la familia y condenó a la congregación a pagar $10.9 millones en concepto de compensación. Esta cantidad se rebajó posteriormente a cinco millones.

La congregación apeló y un tribunal de segunda instancia falló en su favor y revocó los pagos, al considerar que los feligreses tenían derecho a manifestarse bajo la primera enmienda de la Constitución de EU, que protege la libertad de expresión.

La Corte Suprema se pronunciará sobre el caso en los próximos meses.

Un total de 48 estados y 42 senadores, así como asociaciones de militares y veteranos se han declarado en favor de Snyder y han pedido al máximo tribunal del país que proteja los funerales del "terrorismo psicológico" de la congregación.

Por su parte, numerosos medios de comunicación, que subrayan que no están de acuerdo con las ideas de la congregación, piden a la Corte que apoye a la Iglesia, al considerar que de otro modo se coartaría la libertad de expresión.

publicidad

Preguntado hoy al respecto, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, declinó pronunciarse e indicó que "es algo que van a decidir los tribunales".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
La nueva sheriff del condado de Travis, Sally Hernández, desató una pelea con el gobernador Greg Abbott al anunciar que su condado no cumplirá ciertos 'detainers' de inmigrantes: "Nuestra cárcel no puede ser vista como un tanque de retención de ICE".
El presidente Donald Trump firmó para iniciar el retiro del propuesto Acuerdo Transpacífico, cumpliendo así con otra de sus promesas de campaña y 18 muertos es el saldo de un sistema de tormentas que han afectado al sur de Georgia y Mississippi.
El portavoz del gobierno de Trump intenta suavizar su relación con los medios tras unas declaraciones polémicas sobre la comparación de multitudes que asistieron a la toma de posesión de Donald Trump el pasado 20 de enero y la de Barack Obama en enero de 2009.
El incidente ocurrió en un avión de Alaska Airlines que cubría la ruta de Baltimore a Seattle. El video fue publicado por Scott Koteskey, un partidario del presidente Donald Trump que venía de celebrar la investidura del magnate inmobiliario.
publicidad