publicidad

Demócratas tomaron la Cámara

Demócratas tomaron la Cámara

Los demócratas ganaron 227 escaños para tomar el control de la Cámara de Representantes por primera vez en 12 años.

"De costa a costa, los estadounidenses votaron por el cambio", declaró Nancy Pelosi, líder demócrata de la cámara baja que será la nueva presidenta de ese cuerpo.

"Hoy hicimos historia. Ahora debemos lograr progresos", agregó.

El actual presidente de la cámara, el republicano Dennis Hastert, fue reelegido para un 11er. término de dos años, pero se espera que dimita como líder del bloque y no se descarta que se retire del Congreso.

"Fue una jornada bastante dura" para los republicanos, reconoció Hastert.

Se informó que el presidente George W. Bush llamará el miércoles a Pelosi.

Hacia las 03:30 de la mañana, los demócratas sumaban 227 bancas, más que suficientes para tener la mayoría, y estaban arriba en otras cinco contiendas. Los republicanos obtuvieron 191 escaños y estaban adelante en 12 disputas electorales.

Se necesitan 218 escaños para controlar la cámara.

Los demócratas capturaron 26 escaños republicanos y ninguno de sus representantes perdió su banca.

Los republicanos sufrieron reveses en todas las regiones del país. Encuestas a boca de urna indicaban que la clase media, que votó en masa por ellos hace dos años, esta vez optó por los demócratas.

"Se acabó la era de irresponsabilidad y empezó una era de reformas reales", declaró el representante Rahm Emanuel, demócrata de Illinois que supervisó la campaña de su partido en la Cámara de Representantes.

publicidad

"Estamos al borde de una gran victoria demócrata", dijo Pelosi, que representa a California.

A la expectativa de Senado

Mientras tanto, en los estados de Virginia y de Montana, donde la elección del próximo senador está todavía en el aire, mantienen la incógnita de en qué manos, republicanas o demócratas, estará el Senado en la próxima legislatura.

En estos momentos, las fuerzas están 49 a 49 y se necesitan 51 para tener el control de la Cámara Alta.

El retraso de Montana se debe a los problemas en las máquinas de recuento y no se sabrá hasta entrada esta mañana si será el demócrata Jon Tester o el republicano Conrad Burns quien se sentará en el Senado.

En Virginia, donde la elección entre el demócrata Jim Webb y el republicano George Allen ha sido la más reñida de la contienda, habrá que esperar a que se contabilicen los votos por correo.

Emisoras de radio locales apuntaban la posibilidad de que pudiera no conocerse al ganador hasta, incluso, el próximo mes de diciembre.

Aunque esta situación puede parecer exagerada, lo cierto es que los dos candidatos están por el momento decididos a esperar al recuento del último voto antes de darse por vencidos.

Entre los derrotados por el llamado de los demócratas a efectuar un cambio se encontraban tres congresistas republicanos en Indiana, tres en Pensilvania, dos en Nueva Hampshire, uno en Carolina del Norte y otro en Kansas.

publicidad

Asimismo, los demócratas ganaron escaños que estaban en disputa en Nueva York, Arizona y en otras regiones del país.

Los escándalos que han azotado a los legisladores republicanos parecieron afectar en mayor medida a los legisladores que buscaban la reelección que la impopularidad del presidente Bush o que la guerra en Irak que dura casi cuatro años.

Los republicanos cedieron un escaño que perteneció a Bob Ney, un legislador de Ohio que renunció tras declararse culpable en un escándalo que involucraba a cabilderos, y otro más de la Florida, que perteneció a Mark Foley, quien también renunció después de que se dio a conocer que había enviado mensajes de contenido sexual explícito a jóvenes empleados del Congreso.

En Pensilvania, los demócratas desbancaron a Curt Weldon, quien se vio inmiscuido en una investigación federal por corrupción, así como a Don Sherwood, quien reconoció tener una relación que duró mucho tiempo con una mujer mucho más joven que él y que lo acusó de intentar asfixiarla.

Durante la noche, Pelosi, quien ha sido abuela en cinco ocasiones, habló brevemente ante un grupo de simpatizantes de su partido en un hotel de Washington, donde agradeció su asistencia.

Pelosi, quien ganó su escaño por undécima ocasión, fue despedida con gritos de "señora presidenta (de la Cámara)" y otros gritaban su nombre: "Nancy, Nancy".

publicidad

Los escándalos, la guerra, y el cansancio general contra el gobierno de Bush parecía haber llevado a los electores a votar en favor de los demócratas, de acuerdo con encuestas efectuadas por la agencia Associated Press y por cadenas de televisión en entrevistas a boca de urna.

Entre los entrevistados, tres de cada cuatro dijeron que la corrupción tuvo un peso importante en su voto y gran parte se inclinó en favor de votar en favor de los demócratas.

En una señal de un descontento entre las bases de republicanos, la mayoría de los evangélicos blancos dijeron que la corrupción tuvo una gran importancia en su voto, y aproximadamente una tercera parte de los entrevistados de ese grupo étnico votó por los demócratas.

En tanto, dos de cada tres votantes consideraron que el tema de la guerra era muy importante para ellos y también se inclinaron en favor de los demócratas, mientras que seis de cada 10 votantes comentaron que no estaban de acuerdo con la guerra.

Una cifra similar de entrevistados señaló que estaban insatisfechos con el trabajo de presidente, y se mostraron más inclinados en favorecer a los demócratas con su voto.

Los 435 escaños de la Cámara de Representantes fueron sometidos a votación en estos comicios.

En el Senado, la oposición demócrata, que ha logrado imponerse en cinco de los nueve asientos más disputados, necesita ganar al menos tres más para arrebatar a los republicanos el control.

publicidad

Pero los cuatro escaños restantes más reñidos se encuentran en Tennessee, Virginia, Missouri y Montana, y en los tres primeros llevan ventaja los candidatos republicanos en el recuento. En Montana aún no hay datos disponibles.

Pasada la medianoche, ningún senador demócrata había sido derrotado.

En el Senado cámara estaban en juego 33 de los 100 escaños que la componen. Hasta el momento, los republicanos tienen 49 escaños, los demócratas 47, y dos independientes.

Aprovechando el desencanto por la guerra de Irak, los demócratas derrotaron a los candidatos republicanos en Ohio y Pensilvania en la lucha por conquistar el control del Senado.

En el Senado, el demócrata Sheldon Whitehouse derrotó a Lincoln Chafee en Rhode Island.

El representante demócrata Sherrod Brown superó al aspirante republicano Mike DeWine en Ohio, un estado donde los escándalos de republicanos devastaron a su partido.

Además, el demócrata Ben Cardin ha derrotado al republicano Michael Steele en Maryland, en una lucha por un escaño en que su ocupante, un demócrata, ha dejado vacante tras jubilarse.

En Pensilvania, el demócrata Bob Casey, hijo de un popular ex gobernador, venció al senador Rick Santorum, un conservador que ocupa el tercer lugar en el liderazgo republicano del Senado.

En Nueva Jersey, el senador Bob Menéndez libró un desafío arduo del republicano Tom Kean Jr., hijo de un ex gobernador, para mantener el escaño en manos demócratas.

publicidad

Menéndez había sido considerado como el más vulnerable de los 17 candidatos demócratas que buscan la reelección en el Senado.

La ex primera dama Hillary Rodham Clinton, aspirante potencial a la Casa Blanca en el 2008, consiguió fácilmente la reelección para un segundo mandato en Nueva York.

El senador Joseph Lieberman, candidato demócrata a vicepresidente en el 2000 pero ahora aspirante independiente luego de perder las elecciones internas del Partido Demócrata, conservó su curul en Connecticut.

Lieberman será uno de los miembros independientes en el nuevo Senado.

El representante Bernie Sanders, que lleva ocho gestiones como legislador y se describe a sí mismo como socialista, ganó la banca al senador Jim Jeffords, un independiente que decidió retirarse.

Lieberman y Sanders han anunciado que se alinearán con los demócratas en el Senado.

En Florida, el senador demócrata Bill Nelson dejó atrás cómodamente el reto de la representante republicana Katherine Harris, que llevaba dos mandatos en la Cámara Baja.

Harris cobró fama nacional en el 2000 cuando, como secretaria de estado de Florida, certificó a Bush como el vencedor de ese estado en la entonces casi estancada competencia presidencial con el demócrata Al Gore.

En tiempos recientes, sin embargo, perdió el favor de los republicanos de Florida, e incluso el gobernador Jeb Bush, hermano del presidente, le pidió que no se postulase.

publicidad

El Partido Demócrata necesita derrocar a por lo menos otros tres republicanos en las competencias reñidas en Virginia, Tennessee, Montana y Missouri para capturar la mayoría en el Senado. En esas contiendas, sin embargo, los republicanos estaban adelante.

Los demócratas también conservaron curules en Wisconsin, Dakota del Norte, Nuevo México, Michigan, Nebraska, Virginia Occidental, Massachusetts, Florida, Delaware y Wisconsin.

Senadores republicanos fueron reelegidos en Indiana, Maine, Mississippi, Wyoming y Texas.

Los demócratas necesitan ganar seis escaños para tomar el control del Senado, que ha sido controlado por los republicanos desde 1995 con un paréntesis de 19 meses entre el 2001 y el 2002.

Las elecciones legislativas del martes designan también a 36 gobernadores. Por el momento, los demócratas han conseguido imponerse a los republicanos en estados clave como Nueva York, Ohio o Massachusetts.

En estos comicios están en juego los 435 escaños de la Cámara de Representantes, así como 33 de los 100 asientos en el Senado, y 36 de los 50 gobernadores estatales.

Aunque no hay un porcentaje general de participación, pues las elecciones son organizadas por los estados, la mayoría de los datos apuntan a que estos comicios han atraído más votantes que en las elecciones legislativas anteriores, en las que se acercaron a las urnas un 40 por ciento de las personas habilitadas para hacerlo.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Está ubicado en la represa Monticello, al norte del Estado de California y a unas dos horas de San Francisco, su trabajo comienza cuando el lago sobrepasa su nivel óptimo así de esta manera ayuda a controlar el nivel del agua evitando catástrofes.
La Conferencia de Acción Política Conservadora desconvocó a Milo Yiannopoulos, quien era editor de Breitbart News, a un acto este viernes al que tiene previsto asistir y hablar el presidente Donald Trump. Tras la polémica Yiannopoulos anunció su dimisión.
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
publicidad