publicidad

Demócratas critican nuevo impuesto sobre seguros médicos incluido en plan de reforma

Demócratas critican nuevo impuesto sobre seguros médicos incluido en plan de reforma

Demócratas descontentos con la versión del plan de salud objetaron una provisión que temen golpeará a la clase media..

Ataque a la clase media

WASHINGTON, DC - Senadores demócratas descontentos con la última versión del proyecto de ley de atención médica objetaron muchos de los detalles de la propuesta, en especial una provisión que temen golpeará a la clase media estadounidense.La oposición surge un día después de que el presidente del comité de Finanzas del Senado, Max Baucus, dio a conocer un proyecto de ley que transformaría el sistema de salud del país.

La propuesta, esperada por mucho tiempo, exige que casi todos los estadounidenses adquieran un seguro médico, obliga a las aseguradoras a que cubran a personas con aflicciones médicas pre-existentes y espera reducir los costos.

El proyecto ha dado un nuevo impulso al objetivo número uno en la agenda doméstica del presidente Barack Obama, quien quiere ampliar la cobertura médica y controlar sus costos.

Para poder pagar los $856,000 millones que costaría aplicar el proyecto de ley en la próxima década, Baucus propuso un nuevo impuesto sobre los planes más costosos de las aseguradoras, aquellos que se ubican entre los $21,000 por familia y $8,000 por individuo.

El senador dijo que sólo una minoría de estadounidenses posee esos seguros. Sus asistentes indicaron que entre 8% de los ciudadanos podrían verse afectados.

No obstante, otros senadores demócratas temen que el impuesto perjudique a la clase media, desde mineros en West Virginia hasta bomberos en New York. Los sindicatos tampoco están contentos con la medida.

publicidad

Los senadores demócratas John Kerry y Jay Rockefeller, miembros del comité de Finanzas, al igual que otros legisladores, manifestaron que quieren restringir el impuesto antes de aprobar el proyecto.

"Queremos que sea más justo para los trabajadores, para que no se vean arrastrados por esta medida hasta el punto en el que no tengan los salarios para pagar por esto", le dijo Kerry a los reporteros luego de una reunión privada del comité, que votará el martes.

Por su parte, el senador Kent Conrad dijo que la medida disminuirá los costos a largo plazo, pues motivará a las compañías a buscar planes de salud más baratos.

Pelosi, preocupada

Mientras tanto, la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo el jueves que la retórica antigubernamental sobre la reforma de salud resulta preocupante y le recuerda el debate violento acerca de los derechos de los gays que se dio en San Francisco en la década de 1970.

Cualquiera que recurra a un retórica de odio o violencia debe asumir la responsabilidad por las consecuencias, dijo Pelosi a la prensa.

"Tengo preocupaciones por cierto lenguaje que se usa, porque yo misma vi esto a finales de los 70 en San Francisco", dijo Pelosi, quien al abordar este tema comenzó a hablar más lentamente. "Este tipo de retórica fue muy atemorizante", y generó un ambiente en el que se dio la violencia.

publicidad

Dan White, quien fue miembro de la junta local de San Francisco, fue hallado culpable de los asesinatos del alcalde George Moscone y de Harvey Milk, otro integrante de la junta y activista por los derechos de los gays.

Otros activistas y varias personas vieron un vínculo entre los asesinatos, ocurridos en 1978, y el debate enconado sobre los derechos de los homosexuales que se dio en los años anteriores.

Durante una confesión vaga, White dijo, "vi que la ciudad iba en cierto modo cuesta abajo". Sus abogados argumentaron que el acusado sufría en la época una enfermedad mental. White se suicidó en 1985.

Pelosi es parte de una generación de demócratas de California en la que han dejado huella los asesinatos. Residente en San Francisco, Pelosi ha sido activista demócrata por años y conoció tanto a Milk como a Moscone. Cuando fueron asesinados, Pelosi era presidenta de su partido en el norte del estado.

El jueves, Pelosi respondió una pregunta sobre si le preocupaba el ambiente actual. El periodista que le hizo la pregunta no se refirió a los asesinatos de Milk o de Moscone, ni a la turbulencia de hace tres décadas en San Francisco.

Fue Pelosi quien sacó a colación esos temas, y se mostró emotiva al hacerlo.

"Desearía que todos, otra vez, moderáramos nuestro entusiasmo en algunas de las declaraciones que hacemos", dijo. Algunas personas que escuchan estos mensajes "no son tan equilibradas como supondría la persona que los emite".

publicidad

"Nuestro país es grande porque la gente pude decir lo que piensa y cree", añadió. "Pero también pienso que se debe asumir la responsabilidad por cualquier incitación que esto cause".

La oficina de Pelosi no respondió de inmediato a una solicitud de ejemplos de declaraciones actuales que recordarían la retórica de los 70 en San Francisco

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad