publicidad

Demandan mejor educación para minorías en New Jersey

Demandan mejor educación para minorías en New Jersey

Alumnos de escuelas de bajo rendimiento en NJ quieren más recursos para asistir a otras de mayor calidad.

Más recursos

NEWARK, New Jersey - Una demanda colectiva presentada por un padre afroamericano pretende que los estudiantes de escuelas de bajo rendimiento reciban parte del dinero público para asistir a otras de mayor calidad, lo que podría beneficiar a las minorías.

La demanda "Crawford v. Davy" indica que la educación inadecuada que proveen las escuelas viola los derechos civiles de los alumnos y su derecho a una formación académica eficiente, lo que afecta a los más de 60,000 alumnos de las 96 escuelas de 25 Distritos Escolares del estado conocido como "Jardín".

El caso presentado en el 2006, en el Tribunal Superior de Newark, fue desestimado el año pasado, bajo el argumento de que se trata de un proceso que debe ser ventilado en el Legislativo estatal.

Sin embargo, los abogados y activistas hispanos afirman que seguirán luchando.

Julio Gómez, abogado del estudio Perez & Bombelyn, de New Brunswick, y representante de los demandantes, dijo a Efe que pese a que el proceso de apelación es lento y largo, los jueces están estudiando el caso, aunque no será fácil lograr una decisión favorable.

"La justicia afirma que el remedio para esta problemática no lo debe dar el tribunal sino el gobierno o la legislatura, pero nuestra posición es básicamente la declaración de una violación de derechos al no proveer la educación adecuada y reasignar a todos los estudiantes afectados para que tengan una mejor enseñanza", dijo Gómez.

publicidad

La demanda colectiva fue encabezada por un padre de familia de origen afroamericano, cuyos trillizos -actualmente en el décimo segundo grado- no recibían una educación adecuada en su escuela en Newark.

"Mis niños no recibían ni un buen nivel académico ni un buen trato", dijo Van-Ness Crawford, padre de los tres alumnos de la escuela secundaria Malcolm X Shabazz, en Newark, al explicar que presentó el recurso judicial con el objetivo de que sus hijos tengan una oportunidad para progresar y también para que todos los alumnos minoritarios de Nueva Jersey puedan terminar la escuela preparados para asistir a la universidad.

Crawford, un padre viudo que trabaja y cuida a sus tres niños y una hija, afirmó que su lucha para conseguir que la escuela cumpla con impartir un mejor nivel educativo para sus hijos, le ha causado una parálisis, pero que seguirá buscando que los maestros hagan su trabajo y enseñen bien a los jóvenes.

Su hijo Jason Crawford, de 18 años, uno de los trillizos, afirmó por su parte que sus maestros "no trabajan bien pero la mejor manera para mi ha sido estudiar mucho y mantener mis grados en A (sobresaliente)".

Como se recordará, la ley aprobada durante el gobierno del actual presidente, George W. Bush, "Que Ningún Niño se Quede Atrás", regula la continuidad de la distribución de los fondos de acuerdo a la "performance" de cada distrito escolar.

publicidad

Hispanos a la expectativa

Activistas hispanos esperan un desenlace favorable para que se beneficien cerca de 64,000 estudiantes hispanos y afroamericanos que se ven obligados a asistir a escuelas que no dan una buena educación, explicó Martín Pérez, director ejecutivo de Latino Leadership Alliance de New Jersey.

"El problema es qué se hace con los fondos y qué se produce, y la verdad es que tenemos distritos escolares como Newark, por ejemplo, que gastan cerca de $10,000 por niño en centros educativos públicos donde la mayoría de los alumnos latinos siguen abandonando sus estudios o no se gradúan con una educación adecuada", dijo Pérez.

"Necesitamos que se garantice una educación de excelencia", agregó.

Después de los argumentos orales con los jueces Richard Newman, Ariel Rodríguez y Alexander P. Waugh, Jr., los magistrados tomarán una decisión y, si no se gana la demanda, los activistas llevarán el caso a la Corte Suprema.

En el 2006, Joshua, uno de los trillizos demandantes le informó a su padre que su maestra lo insultaba y usaba palabras ofensivas para referirse a los estudiantes de su aula.

Desde ese entonces el padre solicitó que sus hijos sean transferidos de esa escuela, a una privada, sin lograr resultados.

En esa escuela secundaria, el 53 por ciento de estudiantes no puede leer de acuerdo al nivel de grado de enseñanza y el 81 por ciento no puede realizar operaciones de matemáticas.

publicidad

El padre buscó infructuosamente vacantes para sus hijos en otras escuelas.

Representantes del Departamento de Educación dijeron que no pueden comentar sobre el juicio hasta que el departamento legal responda sobre la solicitud de información enviada.

El Distrito Escolar de Newark tiene una población de 42,000 alumnos y es la más grande y antigua del sistema del estado.

El pasado viernes, el gobierno estatal informó que más de 100 escuelas públicas de New Jersey necesitan ser reestructuradas por incumplir por seis años consecutivos con los logros académicos requeridos por el gobierno federal.

En todo el estado, 106 escuelas serán sancionadas con cambios por no cumplir las exigencias de la ley federal "Que ningún niño quede atrás".

En junio del año pasado, el gobernador Jon Corzine nombró a Clifford Janey como nuevo superintendente escolar en Newark, quien ha prometido reformas y ha establecido el uso del uniforme único para los estudiantes desde kindergarten hasta el octavo grado. También ha lanzado una iniciativa para imponer el rigor académico en las escuelas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad