publicidad

Demanda por restricción a Cuba

Demanda por restricción a Cuba

Afirman que las restricciones de los viajes familiares a Cuba violan el derecho a preservar y mantener las relaciones de familia.

Grupos hispanos

MIAMI - La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) ha interpuesto una demanda contra el Gobierno estadounidense por entender que las restricciones de los viajes familiares a Cuba violan el derecho a preservar y mantener las relaciones de las familias.ACLU y el Movimiento Democracia, una grupo del exilio cubano en Miami, informaron hoy en una conferencia de prensa que la acción judicial presentada el pasado 16 de mayo será escuchada el próximo miércoles en un tribunal federal del estado de Vermont.

Tres cubanos y una estadounidense, a través de ACLU, presentaron la demanda contra Henry Paulson, secretario del Departamento del Tesoro de EU, y Adam J. Szubin, director de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC, por su sigla en inglés).

Esta es la primera demanda interpuesta contra las normas puestas en vigor por el gobierno estadounidense en el año 2004 que permiten a los cubano-americanos y a estadounidenses visitar a familiares directos en Cuba sólo una vez cada tres años e impiden visitar a otros miembros de la familia como tíos o primos.

Quienes desobedezcan las regulaciones pueden ser sancionados con una multa de un millón de dólares y hasta diez años de cárcel, según sostiene la demanda.

ACLU alega que el derecho a preservar las relaciones familiares está profundamente "arraigado" en la Primera y Quinta Enmienda de la Constitución estadounidense y que el Gobierno no debe separar a las familias mediante restricciones a las visitas.

publicidad

Reclaman derecho a ir

"La Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU, adoptada en 1948, claramente declara que todo el mundo tiene derecho de dejar cualquier país, incluso el propio, y retornar a su país", dijo Howard Simon, director ejecutivo de ACLU Florida.

Simon enfatizó que los cubano-americanos y estadounidenses con familiares en la isla caribeña deberían poder visitar a sus familias, en especial bajo situaciones de emergencia como enfermedades o muerte, además de por otros motivos como las bodas.

En la demanda de 31 páginas se señala que este caso pone de relieve asuntos de "importancia fundamental" para la sociedad como el derecho a mantener los vínculos familiares sin la interferencia del Gobierno y el derecho a recibir un tratamiento igualitario bajo la ley.

Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia, dijo a Efe que su organización está apoyando a ACLU porque desde que el Gobierno de EE.UU. puso en vigor esas sanciones en 2004 ayuda a la "dictadura cubana en lugar de perjudicarla".

Agregó que el régimen castrista ha dividido a las familias cubanas y "Estados Unidos no debía apoyar, ni nunca aprobar, una medida que contribuya a dividirla más aún".

"Esto contribuye a desgarrar a las familias cubanas y a la desintegración de la nación cubana, por lo tanto lo que se debería hacer es tender puentes", manifestó Sánchez.

publicidad

Otro "aspecto negativo" de las medidas, que fueron rechazadas por el Movimiento Democracia cuando se anunciaron hace cuatro años, es el impedimento para enviar ayuda humanitaria a quien no sea familiar directo.

La demanda fue presentada por ACLU a nombre de los cubanos Armando Vilaseca, Yurisleidis Leyva Mora y Maricel Lucero Keniston, y de la estadounidense Jared Kingsbury Carter, cuyo esposo, con quien tiene un hijo, vive en Cuba. EFE

so/esc/ar

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad