publicidad

Defensa de cerebros del 9/11 desconfia del juicio

Defensa de cerebros del 9/11 desconfia del juicio

La defensa de los acusados de planear el 9/11 indicó que el trato inhumano y las torturas inhabilitan el proceso.

Cree que en Guantánamo no puede haber imparcialidad

GUANTÁNAMO, Cuba - La defensa de los acusados de planear el 9/11 indicó el domingo que el trato inhumano y las torturas inhabilitan el proceso y no cree que pueda darse un juicio imparcial, ni dentro de los plazos que espera el juez.

¿Crees que estas personas no puedan tener un juicio justo? Comparte tu opinión en nuestros Foros.

"El jefe de la Fiscalía va por universidades y otros foros diciendo que es un sistema justo. No es imparcial por el juez, que no tiene experiencia ni conocimiento en casos de pena de muerte. Además lo que pasa entre bambalinas es otra cosa. El mundo debe conocer lo que ocurre en las vistas", indicó Cheryl Borman, defensa civil de Walid bin Attash.

Borman ofreció el domingo una rueda conjunta con el comandante de la Marina Walter Ruiz, representante militar de Mustafa al Hawsawi, supuesto responsable de la financiación de los atentados, y con David Nevin, experto en pena de muerte y abogado de Sheij Mohamed.

Bin Attash, exguardaespaldas de Osama Bin Laden, que perdió una pierna en Afganistán, llegó a la sala atado con correas y se quitó la camisa para mostrar cicatrices en su brazo durante la sesión, por razones que Borman dijo desconocer.

"No os puede decir qué trato le dan, ni siquiera qué comió para el almuerzo", indicó Borman, quien recordó que las estrictas normas de las comisiones militares de Guantánamo evitan hablar sobre temas tratados con el acusado por considerarlo alto secreto.

publicidad

El sábado, durante 13 horas de vista preparatoria, el juez militar James Pohl escuchó las quejas de la defensa, leyó los cargos a Sheij Mohamed, supuesto cerebro de los atentados del 9/11, y otros cuatro cómplices, y les preguntó si se declaraban culpables o inocentes.

Protestaron por el tratamiento en la prisión

Sheij Mohamed y los demás decidieron no ponerse los auriculares de la traducción y no contestar a ninguna de las preguntas del juez, según sus abogados en respuesta al tratamiento en los campos de prisión de Guantánamo.

"El trato en la prisión en un problema muy grande y seguimos trabajando bajo el velo del secreto", indicó Walter Ruiz.

"En este momento solo puedo decir que esperen lo inesperado", señaló Ruiz, quien como los demás no confía en que el juicio pueda iniciarse en mayo de 2013, como propuso ayer el juez Pohl.

Nevin describió los controles a los que se enfrentan para proteger los secretos sobre los años de guerra contra el terrorismo extremista como si se tratase de una "policía del pensamiento" -en referencia al libro "1984", de George Orwell- y dijo que el Gobierno quiere matar a su cliente para eliminar testigos de esos años.

"En Estados Unidos estos asuntos son importantes. No vamos a matar a gentes sin seguir las normas", indicó Nevin sobre los problemas de constitucionalidad o procesales.

publicidad

Los abogados de la defensa no pueden responder a preguntas sobre sus reuniones con los presos de Guantánamo y no están autorizados a preguntar o tratar los años que personas como Sheij Mohamed pasaron en cárceles clandestinas de la CIA o sobre sus idea de yihad.

El juez de las comisiones militares creadas por el expresidente George W. Bush y reformuladas por el presidente Barack Obama llamó a las partes a tratar mociones del 12 al 15 de junio y puso como plazo para celebrar el juicio el 5 de mayo de 2013.

Los acusados han pasado casi seis años en Guantánamo y otros tres años en cárceles clandestinas de la CIA tras su captura en la guerra contra el terrorismo islamista de Bush.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad