publicidad

Debilitado por la derrota electoral, Obama llega a Pekín

Debilitado por la derrota electoral, Obama llega a Pekín

Apenas recuperado de la derrota en las elecciones, se reunirá el lunes con su homólogo chino, Xi Jinping.

Apenas recuperado de la derrota en las elecciones legislativas, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reunirá el lunes con su homólogo chino, Xi Jinping, con quien mantiene múltiples focos de tensión, en el marco de una gira por Asia que busca reforzar los lazos con esa región.

Obama llegó a Pekín a las 9:12 hora local tras un largo vuelo que se distribuyó en dos tramos, al parar a repostar en Alaska tras despegar desde Washington. Salió este domingo de Estados Unidos hacia Asia para una gira que le llevará a China, Birmania y Australia para participar en las cumbres de la Apec, la Asean y el G20.

Dejó el territorio estadounidense poco antes de la 01:30 (06:30 GMT) con destino a Pekín, la primera etapa de una gira asiática de ocho días, donde participará en el Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC).

El mandatario, que empieza sus últimos dos años en la Casa Blanca en una posición incómoda tras la conquista del Congreso por parte de los republicanos, intentará en Asia disipar la impresión de que una serie de crisis -los yihadistas del Estado Islámico en Irak y Siria, el conflicto en Ucrania y el virus del ébola- lo han alejado de esa región, informa la Agencia France Press.

Las cumbres del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC, en Pekín), de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN, en Naypidaw, Birmania), y del G-20 en Brisbane, Australia, así como los diversos encuentros bilaterales, serán el escenario para que Obama intente convencer que el "reequilibrio" diplomático de su país con la región de Asia-Pacífico, pieza clave de su política exterior, va más allá de la teoría.

publicidad

La agenda

Después viajará a Naypyidaw, la capital de Birmania, para participar en la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean) y finalmente a Brisbane (Australia) para el G20.

Obama viaja con su consejera de seguridad nacional, Susan Rice, y otros asesores.

La parte china de su viaje estará dominada por la reunión con el presidente Xi Jinping en Pekín, de la que la Casa Blanca espera "sinceras y profundas conversaciones".

Las relaciones entre ambas potencias, que el secretario de Estado John Kerry calificó como las "más relevantes" en el mundo hoy, han estado dañadas por tensiones en el Mar de China Meridional, el ciberespionaje y cuestiones de derechos humanos.

En Birmania, donde asistirá a la reunión de la Asean, se encontrará con el presidente del país, Thein Sein y con el ícono de la oposición, Aung San Suu Kyi.

Washington busca normalizar las relaciones con Birmania tras las reformas realizadas en el país y que llevaron a retirar las sanciones impuestas a la junta militar.

La Casa Blanca dijo estar comprometida con la reforma democrática en ese país.

"Vamos a subrayar el compromiso de Estados Unidos con la protección de los derechos humanos, la tolerancia y el pluralismo, así como el mantenimiento y la profundización de la transición democrática", dijo Susan Rice.

publicidad

Además, cuando el presidente vaya a Brisbane para una cumbre del G20, podría reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin, para conversar sobre Ucrania.

Corea del Norte también podría estar entre los temas de la agenda de Obama, una vez que los últimos presos estadounidenses que quedaban en el país regresaron a casa el pasado sábado.

El Gobierno de Obama tiene "el mejor récord" de viajes a la región comparado con anteriores administraciones, pero la "impresión general" es de que Estados Unidos "ha perdido interés en Asia" por las crisis en Siria y Ucrania, y la amenaza del grupo yihadista Estado Islámico, señala Efe.

Así lo explicó esta semana en un encuentro con periodistas el analista del Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS) Michael Green, quien anotó que será "clave" para Obama demostrar en esta gira que EE.UU. está centrado en sus "compromisos de seguridad en Asia".

Obama se reúne con líderes del nuevo Congreso /Univision

'Un viaje difícil'

"Va a ser un viaje difícil para el presidente", predice Ernest Bower, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), con sede en Washington.

"Los países del sudeste asiático se preguntarán: '¿Quién es Barack Obama después de esas elecciones?', e intentarán discernir si tiene la voluntad -y el capital político- para cumplir con sus compromisos", asegura Bower.

Esta semana, un diario oficial chino ironizó sobre lo que calificó como un pobre balance y una "retórica vacía" del presidente estadounidense.

"Obama lanzó su eslógan ' Yes, we can', suscitando grandes expectativas en la población, pero ha hecho un trabajo insípido y no tiene casi nada para ofrecer a sus partidarios", estimó el editorial del Global Times, diario cercano al Partido Comunista Chino (PCC).

publicidad

Obama participará en la cumbre de la APEC y luego se encontrará con el presidente chino, Xi Jinping, con quien se reunió por última vez hace 18 meses en California, en un encuentro informal en el que no se avanzó sobre temas espinosos.

Tensa relación

La piratería informática y las disputas territoriales entre China y sus vecinos asiáticos en el mar meridional siguen siendo foco de tensiones entre ambos países. A cinco días del encuentro bilateral, Susan Rice, asesora de Obama en Seguridad Nacional, dijo que el presidente "estaba muy preocupado por la suerte de los defensores de los derechos humanos".

"La relación entre China y Estados Unidos no está en una espiral negativa, pero es una relación en la que un alto nivel de tensión se ha convertido en la norma", dijo Michael Green, del CSIS.

Pero no todo es tensión en la visita. Obama puede contar con negociaciones potencialmente más constructivas sobre el cambio climático, respecto al que podría anunciarse una iniciativa común en Pekín. Además, cuenta con el apoyo en toda la gira de sus dos aliados más cercanos en la región: los primeros ministros de Australia, Tony Abbott, y de Japón, Shinzo Abe.

Durante de su segunda visita a Birmania, Obama se reencontrará con el presidente Thein Sein en Naypyidaw y después con la activista y opositora Aung San Suu Kyi en Ragún.

publicidad

Paradójicamente, el resultado de las elecciones legislativas en Estados Unidos podría facilitar a Obama una tarea sobre un tema central: las negociaciones sobre el Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica (TPP), que comprende a 12 países, entre ellos Estados Unidos y Japón, pero no a China.

La Casa Blanca afirmó que a pesar de los recientes avances no se debe esperar un anuncio oficial durante este viaje, pero podría ser una ocasión para reafirmar la voluntad en la firma del acuerdo.

La administración Obama busca desde hace tiempo la reactivación de un "procedimiento legislativo acelerado", que le permita negociar acuerdos comerciales detalladamente en lugar de pedirle al Congreso que los apruebe en bloque.

Pero este mecanismo se topará con una fuerte oposición en el campo demócrata, que teme que los acuerdos acaben con las deslocalizaciones fiscales, mientras que los republicanos, tradicionalmente más favorables al libre comercio, se muestran más abiertos a la propuesta.

La nueva composición del Congreso podría ser, en este tema, una oportunidad para Barack Obama.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El relanzamiento del Nokia 3310 después de 17 años es una de las propuestas más curiosas, además Blackberry vuelve también al ruedo tecnológico con el KEYone un poderoso móvil con capacidad de enfrentarse a cualquiera de sus adversarios. Por su parte LG impulsa su nuevo LGG6 un teléfono de una sola pieza a prueba de agua.
La entrega del último galardón de la noche fue una verdadera confusión. Se leyó 'La la land' en vez de 'Moonlight', al parecer porque la tarjeta entregada a los presentadores no era la correcta. La película que finalmente fue reconocida con la estatuilla tomó a actores y directores por sorpresa quienes corrieron al escenario para aceptar el premio.
En 2011 Donald Trump fue blanco de las bromas del Barack Obama tras la polémica por el certificado de nacimiento del presidente y este año, en su primera cena en el cargo, el mandatario anunció que no asistirá.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
publicidad