publicidad

Darren Wilson no irá a juicio por la muerte de Michael Brown

Darren Wilson no irá a juicio por la muerte de Michael Brown

El gran  jurado dictaminó que no debe enfrentar un proceso judicial tras haberle disparado a Michael Brown.

Gran jurado decidió que Darren Wilson no irá a corte /Univision

Darren Wilson no irá a juicio por el crimen de Michael Brown. El gran jurado dictaminó que no debe enfrentar un proceso judicial tras haberle disparado al joven afroamericano de 18 años. Este caso ha generado mucha tensión racial en la comunidad de Ferguson, Missouri, en donde ocurrió el hecho el 9 de agosto de 2014.

Bob McCulloch, fiscal del condado de St. Louis, anunció la decisión. Señaló que los miembros del jurado de instrucción fueron "la única gente que escuchó a cada testigo ... y toda la evidencia". Agregó que muchos testigos presentaron declaraciones contradictorias que a fin de cuentas fueron inconsistentes con la evidencia física.

publicidad

"Los miembros del jurado pusieron sus corazones y alma en este proceso", agregó.

Asimismo dijo que no se pudo probar que a Brown le dispararon por la espalda como se alegó inicialmente, y que los rumores en los medios de comunicación y en las redes sociales fueron grandes retos para el gran jurado.

Mientras McCulloch estaba leyendo su comunicado, una multitud se reunió alrededor de un automóvil donde estaban escuchando el mensaje en un radio. Cuando la decisión fue anunciada, la madre de Brown, Lesley McSpadden, quien estaba sentada en el techo del vehículo, rompió en llanto y comenzó a gritar antes de ser retirada del lugar rápidamente por gente que la apoya.

Imágenes:  Tensión en Ferguson tras decisión del gran jurado sobre el caso Brown

La decisión del gran jurado se dio a conocer durante la noche mientras miles de personas en las calles aguardaban el dictamen bajo la lluvia, y después de meses de investigaciones y deliberaciones que hoy han llegado a su fin. Horas antes del anuncio el gobernador de Missouri, Jay Nixon, había salido a pedir calma a la población ante el temor de que St. Louis se vuelva un campo de batallas entre quienes apoyan al policía o la familia del joven afroamericano.

Obama pide al país aceptar la decisión en Ferguson /Univision

La semana pasada se filtró que los fiscales preparaban una conferencia de prensa en donde anunciarían la decisión del gran jurado. A partir de ese momento, la noticia se esperaba a cualquier hora. Incluso el sábado hubo fuertes posibilidades de que se diera a conocer el veredicto. Pero por la tarde se informó que el gran jurado retomaría las deliberaciones el lunes.

La posibilidad de presentar o no cargos contra el oficial, que mató al joven desarmado en Ferguson mantuvo al país bajo la expectativa.

En medio de este ambiente de tensión, Charlie Dooley, ejecutivo del condado de St. Louis pidió calma a la gente. “No importa lo que se anuncie, será emocional”, anticipó horas antes del anuncio del gran jurado. Y pidió a la gente que “piense con la cabeza y no con las emociones”.

publicidad

La semana pasada, el fiscal general Erick Holder había instado a la policía a mostrar moderación y calma en su trato hacia los manifestantes que puedan salir a protestar por la decisión del gran jurado. También había dicho que el Departamento de Justicia estaba proporcionando una nueva orientación a las autoridades policiales sobre la forma de abordar el mantenimiento de la seguridad pública, siempre salvaguardando, al mismo tiempo, los derechos de libre expresión de los manifestantes.

El propio presidente Barack Obama también había pedido calma ante el inminente fallo judicial. "Usar cualquier ocasión como una excusa para el uso de la violencia no es solo contrario a la ley sino también a lo que somos como país", dijo el 21 de noviembre Obama en una entrevista con la cadena ABC.

La población en Ferguson se prepara para agitadas manifestaciones tras conocer veredicto /Univision

Ron Davis, un funcionario de una oficina del Departamento de Justicia, declaró que la institución ha estado presionando a la policía local para no utilizar las tácticas de mano dura que provocaron la ira de agosto pasado: los agentes usan vehículos militares y objetos antidisturbios para hacer frente a las manifestaciones.

El Buró Federal de Investigaciones (FBI) ha enviado a 100 agentes al área de San Luis, donde está Ferguson, que se suman a los ya desplegados sobre el terreno y a un segundo contingente listo para desplazarse a la localidad en caso de que sea necesario. La Guardia Nacional también está en alerta para ayudar a la policía estatal y local en un escenario de violentas protestas, como las que ya obligaron en agosto a su despliegue.

publicidad

El 20 de agosto, un jurado investigador compuesto por 12 personas comenzó a analizar las pruebas recabadas por la fiscalía del condado de St. Louis sobre la muerte de Brown, con el fin de determinar si había causa probable para juzgar al policía que le disparó, Darren Wilson, retirado temporalmente de ese cuerpo de seguridad.

El ataque contra Brown ocurrió el 9 de agosto. El joven afroamericano tenía 18 años y estaba desarmado. Eran alrededor de las 2 de la tarde cuando él y su amigo Dorian Johnson, de 22, caminaban hacia la casa del abuelo de Brown. El oficial Darren Wilson, de raza blanca, se dirigió hacia ellos. Les ordenó que salieran de la calle y que caminaran por la avenida. En ese momento se inició una discusión: un arma fue disparada desde el interior de la patrulla. Brown y Johnson salieron huyendo. Entonces, Wilson salió del vehículo y persiguió a los dos jóvenes. Disparó su arma varias veces: Brown murió y Johnson salió ileso.

Ferguson respira tensión a la espera del fallo /Univision

El incidente desencadenó una serie de protestas en la zona metropolitana de St. Louis y también a nivel nacional. El 11 de agosto el FBI abrió una investigación sobre el tiroteo. Al día siguiente, Barack Obama envió sus condolencias a la familia Brown y anunció la disposición de recursos federales para realizar las investigaciones.

El 17 de agosto, el gobernador de Missouri, Jay Nixon, declaró el estado de emergencia en Ferguson. Estableció el toque de queda y firmó la movilización de la Guardia Nacional.

Los abogados de la familia Brown argumentan que el joven estaba tratando de rendirse cuando el oficial de policía le disparó. Incluso mandaron a hacer una autopsia privada. Los defensores de Wilson dicen que los disparos fueron en defensa propia.

publicidad

En caso de haber sido enviado a juicio, Wilson hubiese tenido que enfrentar a un jurado que habría podido condenarlo por diferentes cargos o absolverlo. El cargo menor que le esperaba a Wilson, si hubiese sido condenado, era el de homicidio involuntario en segundo grado, que conlleva una pena de hasta cuatro años de prisión.

También podría haber sido sentenciado por homicidio involuntario en primer grado, un delito que se paga con una pena de hasta 15 años de prisión. Uno por homicidio en segundo grado que lleva a condenas de entre 10 y 30 años de prisión hasta cadena perpetua. El más grave de los delitos que podría haber enfrentado el policía es el de homicidio en primer grado y la sentencia: cadena perpetua o pena de muerte. No responderá por ninguno de ellos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
Una actividad cotidiana, como ir al supermercado, ahora es un riesgo que Jose Reza no puede darse el lujo de tomar. La sola posibilidad de que la policía pueda compartir información con las agencias de inmigración tiene en alerta a las comunidades de inmigrantes, sobre todo en las universidades.
publicidad