publicidad

Dan a conocer los nombres de algunas víctimas en el deslave

Dan a conocer los nombres de algunas víctimas en el deslave

Se prevée que este viernes aumente "sustancialmente" el número de fallecidos tras el alud en Washington.

Cuando está a punto de cumplirse una semana del trágico deslave en el condado de Snohomish, las autoridades reconocen que hay muy pocas probabilidades de encontrar supervivientes en una zona donde las tareas de rescate son muy complejas debido a la lluvia constante sobre la amalgama de casas destrozadas, árboles y lodo.

Las autoridades reiteraron el viernes que el balance tras el alud aumentaría, aunque no dieron cifras sobre la magnitud de la catástrofe.

Fotos: La intensa búsqueda tras el deslave en Washington

Entre los nombres de las víctimas que han dado a conocer figura la pequeña Kaylee B. Spillers, hermana de Jacob Spillers, el pequeño de cuatro años que fue hallado con vida por rescatistas el día del alud.

Kaylee tenía tan sólo cinco años y su nombre se dio a conocer por el departamento de prensa del condado de Snohomish.

En terribles condiciones trabajan socorristas en Washington buscando salvar más vidas

Otros nombres son: Stephen A. Neal, de 55 años; Christina A. Jefferds, de 45 años; William E. Welsh, de 66 años y Linda L. McPherson, de 69 años. La causa de su muerte fue el impacto contundente generado por la ola de lodo, de acuerdo con los informes médicos.

Fotos: Desgarradoras imágenes del alud en Washington

El balance oficial del deslizamiento de terreno que afectó el pueblo de Oso en la región de Seattle, era hasta la fecha de 17 muertos identificados y 90 desaparecidos. Pero las autoridades habían anunciado a principios de semana el hallazgo de ocho cuerpos adicionales.

El jefe de bomberos Travis Hots había adelantado que el balance aumentaría "sustancialmente" en el correr de la jornada.

Al menos 90 personas siguen desaparecidas en el pueblo barrido por un deslizamiento de barro después de que se derrumbara un cerro.

publicidad

Unos 200 socorristas profesionales y voluntarios no hallaron a ningún sobreviviente desde el sábado.

Medio centenar de casas quedaron devastadas por el barro, que también cortó una autopista y llevó consigo muchos vehículos.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad