publicidad

Cubanos llegan por tierra, no por mar

Cubanos llegan por tierra, no por mar

Han encontrado una nueva ruta que aumentará sus oportunidades de quedarse y les garantiza entrar a EU con "pies secos".

Pero tan solo el año pasado 8,677 de ellos fueron recibidos aquí con los brazos abiertos. Eso se debe a que son cubanos, no mexicanos ni centroamericanos. Este año fiscal, esa cifra aumentó a 9,296.

Los cubanos que escapan del régimen comunista de Fidel Castro son considerados refugiados políticos gracias a la llamada Acta de Ajuste Cubano que les da el derecho a buscar refugio y a obtener casi de inmediato un estatus legal. Pero hay un pequeño inconveniente.

La política de "pies secos, pies mojados" establecida por el presidente Clinton en 1996 -- y mantenida por el presidente Bush -- para evitar la entrada masiva de refugiados cubanos, sólo les permite permanecer en el país si alcanzan a llegar a tierra. Si son interceptados en el mar, son recogidos y devueltos a la Cuba de Castro.

Creatividad

Desde hace algún tiempo los llamados balseros cubanos así como los contrabandistas de seres humanos se han vuelto más creativos para evitar ser sorprendidos y repatriados.

Han encontrado una nueva ruta que aumentará sus oportunidades de quedarse, una que les garantiza entrar a Estados Unidos por tierra, no por mar.

En vez de utilizar el Estrecho de la Florida con sus precarias embarcaciones -- o las lanchas rápidas que utilizan los contrabandistas -- se dirigen hacia al oeste y tratan de llegar al litoral caribe mexicano.

Hay ventajas y desventajas al seguir esa ruta. Por una parte hay menos posibilidades de ser interceptados por el Servicio de Guardacostas de Estados Unidos que escasamente controla el contrabando humano entre Cuba y México.

publicidad

Además las costas mexicanas son también vigiladas levemente por las autoridades de ese país. Pero por otro lado el viaje de 120 millas hacia México es más largo y más peligroso que el de 90 millas hacia La Florida.

Es también más fácil perderse en el Golfo de México. En junio pasado 18 cubanos fueron encontrados muertos en una embarcación que flotó en el golfo durante 25 días. Sólo uno del grupo logró sobrevivir.

Una vez los cubanos llegan a México, si son detectados por agentes mexicanos de inmigración, generalmente son arrestados. El número de cubanos indocumentados detenidos se incrementó dramáticamente de 254 en el 2002 a 2,205 el año pasado. Pero tan sólo una tercera parte de los arrestados en el 2006 fueron devueltos a Cuba.

En la mayoría de los casos después de 90 días los cubanos son puestos en libertad y muchos de ellos se van directamente a la frontera con Estados Unidos, buscan al primer oficial de inmigración que puedan encontrar y se identifican como cubanos. Son bienvenidos y se les permite entrar mientras todos los demás inmigrantes son deportados.

Popular modalidad

Esta nueva modalidad para inmigrantes cubanos se ha vuelto tan popular que, según la agencia de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos, casi el 90 por ciento de los cubanos indocumentados que entran al país lo hacen por tierra.

publicidad

No sorprende que el crimen organizado se haya aprovechado de esta nueva forma lucrativa de contrabando humano. Un contrabandista que hace el viaje de Cuba a México en una lancha rápida puede obtener hasta $30,000 por cada viaje, a menudo coordinándose con barcos más grandes que pueden introducir una mayor cantidad de inmigrantes sin ser detectados.

El dinero por supuesto proviene de familiares en Estados Unidos dispuestos a pagar a los contrabandistas hasta $10,000 por cabeza. Pero la estrategia también ha tenido un costo humano. El 3 de agosto tres cadáveres fueron hallados en un paraje natural, quienes según las autoridades, podrían ser víctimas de un "ajuste de cuentas," dentro de una red de coyotes cubano-americana.

El gobierno cubano no puede hacer mucho sobre la fuga de balseros aparte de alertar al Servicio de Guardacostas de Estados Unidos para que los recoja. Funcionarios de la isla han estado presionando a México para que detenga a los contrabandistas pero esto no parece ser un asunto de alta prioridad para el gobierno mexicano.

Desde el punto de vista de Estados Unidos quizás no sea extraño que ponga en el muro que está construyendo en la frontera una puerta con un aviso de bienvenida al país que diga: "para cubanos solamente."

Ya sea que escapen de conflictos políticos o de dificultades económicas, los inmigrantes harán cualquier cosa, incluso poner su vida en peligro, para alcanzar lo que consideran la tierra de la oportunidades.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad