publicidad

Crece la angustia por el mortal deslave en el estado de Washington

Crece la angustia por el mortal deslave en el estado de Washington

Barack Obama declaró estado de emergencia en Washington por un deslave que dejó al menos 14 muertos.

Obama declaró estado de emergencia

La angustia y la incertidumbre crecen en el cuarto día de búsqueda tras el derrumbe ocurrido el sábado en una población rural cercana a Seattle (en el Estado de Washington), donde la catástrofe ha causado 14 muertos y 176 desaparecidos.

La inestabilidad del terreno inundado de lodo y la amenaza de nuevas lluvias complican las labores de rescate y el recuento provisional de víctimas, lo que llevó el lunes a que en menos de 24 horas la cifra oficial de muertos pasara de 8 a 14 y la de desaparecidos de 18 a 108 y, poco después, a 176.

Opina sobre esta noticia en los Foros de Univision. 

El lunes el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declaró un estado de emergencia en el estado de Washington por el deslave y llamó al departamento de seguridad interna y a la Administración Federal de Manejo de Emergencias para que coordinen los esfuerzos de rescate entre la población local, además de convertir al estado en elegible para ayuda federal.

Autoridades federales podrán ahora identificar y movilizar el equipo y recursos necesarios del gobierno federal para aliviar los impactos de la emergencia.

Crece la cifra a 108 desaparecidos en el alud del estado de Washington /Univision

El accidente se registró durante la mañana del sábado (hora local) cuando una avalancha de tierra y lodo sepultó en pocos segundos a 49 viviendas del pequeño pueblo de Oso, donde viven unas 200 personas y que está a 60 kilómetros (37 millas) al noroeste de Seattle, uno de los principales centros urbanos de Estados Unidos.

Las autoridades consideran las lluvias torrenciales y la historia geológica de la zona como causas principales del suceso, que habría tenido consecuencias menos graves, según los expertos consultados por los medios estadounidenses, si se hubiera prevenido a la población y si las viviendas de la zona estuvieran hechas de materiales de mejor calidad.

FOTOS: Desgarradoras imágenes del deslave en Washington 

publicidad

En la zona del suceso las casas están distribuidas de manera dispersa en medio de la naturaleza, en muchos casos se trata de hogares prefabricados o incluso caravanas, y los vecinos tienen ingresos bajos o medios.

Las inundaciones han retrasado las labores de rescate

Sólo la mitad de las casas destrozadas estaban habitadas de manera permanente, puesto que la población de Oso es variable, uno de los factores que alimenta las esperanzas de las autoridades en que la cifra de reportados como desaparecidos incluya a personas que no estaban en la zona en el momento del suceso.

Precisamente por ello, el responsable del departamento que gestiona las emergencias del condado, John Pennington, insistió el lunes en que el hecho de que se calculen 176 desaparecidos no quiere decir que hayan muerto. Además, aún se mantiene la esperanza de encontrar supervivientes.

El desprendimiento de lodo que aplastó las viviendas de esta pequeña zona rural no pudo llegar en peor momento, ya que se produjo el sábado por la mañana, cuando la mayoría de los residentes estaban en sus hogares y no en el trabajo o en las escuelas, como habría ocurrido en un día laborable.

Las tareas de rescate se ven ralentizadas porque el terreno está inundado. Además, se prevén nuevas lluvias torrenciales que podrían provocar nuevos desprendimientos.

Con información de Efe.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El gobierno mexicano aseguró que no dudará en acudir a las Naciones Unidas para defender a los inmigrantes. Las declaraciones del secretario de relaciones exteriores mexicano hizo la advertencia antes de la reunión que tendrá esta semana con altos funcionarios estadounidenses.
El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, se reunió este miércoles con el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, para discutir asuntos relacionados con la seguridad fronteriza antes de la reunión en México a la que se le unirá el secretario de Estado, Rex Tillerson.
Se trata de TRAPPIST-1 un conglomerado donde hay siete planetas rocosos con masas similares o inferiores a la Tierra y que giran alrededor de una estrella, una especie de versión en miniatura de nuestro sistema solar. De sus siete planetas hay tres que tienen las condiciones perfectas para albergar océanos de agua líquida en caso de que tengan atmósfera.
Está ubicado en la represa Monticello, al norte del Estado de California y a unas dos horas de San Francisco, su trabajo comienza cuando el lago sobrepasa su nivel óptimo así de esta manera ayuda a controlar el nivel del agua evitando catástrofes.
publicidad