publicidad

Corte Suprema decidirá caso de salvadoreño que murió de cáncer en la cárcel

Corte Suprema decidirá caso de salvadoreño que murió de cáncer en la cárcel

Francisco Castañeda murió de cáncer en prisión y su familia presentó una demanda  por daños contra las autoridades de salud.

Le amputaron el pene

WASHINGTON, DC - La Corte Suprema decidirá si la familia de Francisco Castañeda, un inmigrante salvadoreño que murió de cáncer en prisión, puede presentar una demanda judicial por daños contra las autoridades federales de salud.El caso podría tener profundas implicaciones para los médicos, enfermeras y otro personal de salud que trabaja para el gobierno.

Las autoridades de la prisión le negaron a Castañeda la posibilidad de someterse a una biopsia por una lesión en el pene durante 11 meses mientras estuvo en prisión, pese a la recomendación de varios médicos.

Poco después se le diagnosticó cáncer de pene, se le amputó el miembro y murió a los 36 años.

El gobierno federal ha admitido responsabilidad por negligencia médica. La familia de Castañeda también ha enjuiciado a las autoridades médicas por daños, pero el gobierno dice que la ley establece que se debe aplicar la Ley Federal de Reclamación por Daños y Perjuicios.

Bajo esa ley, no pueden concederse daños en contra de individuos, no se permite buscar daños punitivos, y el caso no puede ser presentado ante un jurado.

Los funcionarios médicos mencionados le pidieron a un juez de un tribunal de apelaciones del noveno circuito en San Francisco que deseche la demanda, pero un juez de instancias inferiores se ha negado.

publicidad

Las autoridades médicas apelaron a la Corte Suprema, alegando que existe precedente de que otros tribunales federales obligaron a que casos similares fueran desechados al amparo de la ley de reclamación por daños y perjuicios.

El gobierno del presidente Barack Obama alega que si se permite que las personas puedan estar expuestas a juicios de daños punitivos como individuos se dificultará reclutar personal para que trabaje en el Servicio Público de Salud del Departamento de Salud y Servicios Humanos y otros empleos médicos para el gobierno.

Castañeda estuvo ocho meses en una prisión estatal después de ser declarado culpable en el 2005 por posesión de mentanfetaminas con la intención de vender.

Mientras estuvo en el Centro Correccional de San Diego se quejó de la lesión y volvió a hacerlo cuando fue transferido a una prisión de inmigración de San Pedro California, debido a que no tenía documentos para vivir legalmente en Estados Unidos.

Un juez federal dijo que Castañeda informó al personal de la Agencia de Inmigración y Aduanas que "su lesión en el pene se tornaba más dolorosa y crecía", pero un médico del gobierno se opuso a que fuera atendido en un hospital.

Después que una organización defensora intervino el hombre fue sometido a una biopsia y se detectó que tenía cáncer, en el 2007. Falleció un año después.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad