publicidad

Conservadores episcopales forman iglesia en protesta por ordenación de obispo gay

Conservadores episcopales forman iglesia en protesta por ordenación de obispo gay

La ruptura fue motivada por la consagración de un gay como obispo y el papel de las mujeres en el clero.

Escisión anglicana

WASHINGTON, DC - Miembros conservadores de la Iglesia Episcopal han emprendido la formación de su propia iglesia anglicana en Estados Unidos, en una ruptura motivada por la consagración de un homosexual como obispo, el papel de las mujeres en el clero y otras disputas.La decisión, adoptada ayer en Wheaton, Illinois, representa la mayor escisión entre los anglicanos y presenta un nuevo reto para los dirigentes de la iglesia y el líder mundial de la denominación, el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams.

En los últimos cinco años, desde la consagración de Gene Robinson como obispo en Nuevo Hampshire, un número pequeño, pero creciente de parroquias y diócesis episcopales en Estados Unidos han votado para abandonar la iglesia.

La Iglesia Anglicana, con 2,2 millones de miembros en Estados Unidos, cuenta con unos 77 millones de fieles en todo el mundo y es la tercera denominación cristiana más grande.

El obispo Martyin Minns, de Virginia, dijo que la nueva constitución y los cánones aprobados en Wheaton serán revisados esta semana por siete dirigentes anglicanos con ideas similares, muchos de ellos en África, y se espera que aprueben las reglas.

Defienden 'apertura'

Por su parte, Charles Robertson, asesor de la obispo Katharine Jefferts Shori, presidenta de la Iglesia, dijo que"la Iglesia Episcopal, junto con la Iglesia Anglicana de Canadá y la Iglesia Anglicana de México, conforman la presencia oficial y reconocida de la comunidad anglicana en América del Norte".

publicidad

"Reiteramos lo que ha sido cierto para los anglicanos por siglos", añadió Robertson. "En la Iglesia Episcopal hay lugar para personas con opiniones diferentes, y lamentamos que algunos hayan sentido la necesidad de apartarse de la diversidad de nuestra vida común en Cristo".

Durante el último año cuatro diócesis en Estados Unidos se han apartado de la Iglesia Episcopal en razón de la consagración de Robinson como obispo y discrepancias sobre otros asuntos como la necesidad de Jesús para la salvación y la verdad literal de su resurrección.

En el norte del estado de Virginia más de una docena de congregaciones han aprobado la ruptura con la Iglesia Episcopal, lo cual ha conducido a costosas querellas judiciales en torno al reparto de propiedades.

Minns dijo que los nuevos cánones permiten que las mujeres sean diáconos y sacerdotes en aquellas congregaciones que las elijan, pero no aceptan la elevación de las mujeres al obispado.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad