publicidad
Otros tiempos: Jordan y Cody, cuando nadie imaginaba el terrible final. Foto tomada de Twitter.

Condenan a 30 años a la recién casada que tiró a su marido por un precipicio

Condenan a 30 años a la recién casada que tiró a su marido por un precipicio

Llevaban 8 días de casados cuando Jordan L. Graham empujó a su marido por un barranco. Pedían cadena perpetua.

Otros tiempos: Jordan y Cody, cuando nadie imaginaba el terrible final....
Otros tiempos: Jordan y Cody, cuando nadie imaginaba el terrible final. Foto tomada de Twitter.

30 años de cárcel para Jordan Linn Graham. La recién casada acusada de tirar a su marido por un barranco fue hallada culpable y condenada a prisión por un tribunal de Montana.

La Justicia la halló culpable de la muerte de su marido, Cody Lee Johnson, de 25 años, al que empujó por un precipicio el pasado julio,  apenas una semana después de haberse casado.

En un primer momento, Jordan, de 22 años, había negado los hechos, pero luego, la joven reconoció que empujó a Cody por la espalda, según informó el fiscal del caso.

Además de los 30 años de prisión, el tribunal federal de Montana le impuso a Jordan Linn Graham otros cinco años de libertad vigilada. El juez del caso, Donald Molloy, ha rechazado el pedido de la acusada de rebajar a pena a homicidio en segundo grado. Ni la petición de la familia de la víctima, que pedían para ella cadena perpetua.

publicidad

La condena se basa en que la joven "no tuvo la humanidad de sentir lo erróneo de su acción o de buscar ayuda".

Jordan y Cody se habían casado el 29 de junio pasado. Días después, la joven le confesó a unos amigos que se había arrepentido.

En la mañana del 7 de julio de 2013, en plena luna de miel, Jordan y su marido fueron a la iglesia juntos en Kalispel, Montana. Cuando se iban, según declararon luego varios testigos, Cody contó que su flamante esposa tenía planeada una gran sorpresa para él. Habían pasado solo ocho días del casamiento. La pareja siguió su camino hasta el Parque Nacional de los Glaciares de Montana para dar un paseo. El último para Cody.

“Sólo empujé. No estaba pensando en dónde estábamos”, diría Jordan durante el proceso en su contra.

“Después de dar varias declaraciones falsas a agentes del orden público y de obstaculizar la investigación, proporcionando información falsa, Graham finalmente admitió haber empujado a Cody por detrás con ambas manos", dijeron los fiscales, en un comunicado.

Una de las versiones sobre lo que pasó sostiene que Jordan le dijo a su marido que se diera vuelta para darle una sorpresa y allí lo empujó. El hombre cayó 300 pies y murió. Esto último sí está probado.

Otra version sostiene que ella le dio que no era feliz. "No creo que debamos estar casados", añadió. Según aseguró, él le agarró la mano y ella tras liberarse le dio el empujón mortal.

publicidad

Durante el juicio, Graham ha llorado y ha asegurado al juez que todavía quería a su marido. "No pasa un día sin que piense en lo que pasó y en por qué no hice las cosas de otro modo", ha dicho reportó la agencia de noticias Reuters.

Aunque Jordan le ha pedido perdón a la madre de Cody, no le ha servido de mucho ante la Justicia. El fiscal y la acusación han hecho hincapié en su falta de remordimientos y la "preparación mental" que llevó a cabo antes de matar a su marido durante la pelea en la montaña.

"Fue un crimen cometido por alguien con la mente clara, que decidió empujar a su marido al vacío", ha subrayado la fiscalía.

"Todavía no la he oído decir que siente haber matado a Cody", dijo el juez, que en la sentencia también le ha prohibido a Graham y a su familia sacar provecho del caso a través de la publicación de libros o apariciones en televisión.

Ante de escuchar el veredicto, Jordan dijo: “Fue un momento shock y pánico. No tengo otra explicación”. Nadie la tiene.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su primer mitin político desde que asumió la presidencia, Trump arremetió contra la prensa, su oposición política, entre otros. Sus seguidores aseguran que el mandatario cumplirá todas sus promesas de campaña.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
Una actividad cotidiana, como ir al supermercado, ahora es un riesgo que Jose Reza no puede darse el lujo de tomar. La sola posibilidad de que la policía pueda compartir información con las agencias de inmigración tiene en alerta a las comunidades de inmigrantes, sobre todo en las universidades.
publicidad