publicidad

Compensación a empleadas en NY

Compensación a empleadas en NY

Tres empleadas latinas de una tienda de Nueva York recibirán $750 como compensación económica por parte de su antiguo jefe.

Jefe culpable

Nueva york - Tres empleadas latinas de una tienda de Nueva York recibirán $750 como compensación económica por parte de su antiguo jefe, al que hace ya un año un jurado popular encontró culpable de acoso sexual.

Un año después de que un jurado lo declarara culpable y lo obligara a compensar económicamente a las tres empleadas latinas víctimas de su acoso sexual, Albert Palacci, propietario de los establecimientos Ramco, accedió a efectuar dicho pago, según informó la Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU).

Las dominicanas Deyanira Espinal y Ángela Berise Fritman, y la mexicana María Araceli González recibirán así $750, de los que $455 irán a parar a sus manos directamente, en forma de indemnización, tal y como en su día estipuló el jurado.

El resto servirá para hacer frente a los gastos derivados del juicio, incluidos los honorarios de los abogados que han defendido a las empleadas latinas durante los más de tres años que ha durado el caso.

Según confirmó la abogada de ACLU encargada del caso, Claudia Flores, tras un año de intensa negociación, ambas partes llegaron a un acuerdo por el que Palacci se compromete a efectuar la compensación económica, con lo que sus tres ex empleadas darán por cerrado el caso.

Negociaron indeminización

publicidad

"La negociación tomó un año, pese a que un jurado obligaba a Palacci a pagar a nuestras clientas, por lo que las tres están muy felices porque por fin se ha hecho justicia", señaló Flores.

La abogada considera que es "importante" que soluciones como ésta ayuden a las mujeres inmigrantes a saber que, "independientemente de su estatus de inmigrante, tienen derechos en su puesto de trabajo, ya que hay leyes estatales y federales que las defienden y las protegen contra el abuso de sus empleadores".

Entre 2002 y 2004 las tres mujeres latinas estuvieron empleadas por Palacci, para quien trabajaron como cajeras y llevaron a cabo otras tareas en su establecimiento, en el que se vendían productos del hogar, así como prendas de vestir.

Favores sexuales

Durante ese tiempo, según explica Flores, Palacci acosó sexualmente a sus empleadas en múltiples ocasiones y repetidamente les pidió favores sexuales a cambio de aumentos en un sueldo que no llegaba ni al mínimo exigido por la ley.

"Palacci ni siquiera les pagaba el sueldo mínimo, algo que también se llevó ante la justicia y que se resolvió un par de meses después de que se iniciara el caso por acoso sexual", dijo la letrada, quien recuerda que sus defendidas llegaron a trabajar hasta siete días a la semana por treinta o cuarenta dólares la jornada.

Dentro de dos semanas, los abogados de las tres mujeres tienen previsto presentar ante un juzgado de Nueva York un documento formal por el que darán por cerrado el caso, después de que Pallaci haya efectuado el pago de la compensación económica.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad