publicidad

Clinton y Obama con inmigrante

Clinton y Obama con inmigrante

Coinciden en que el sistema migratorio actual es "insostenible" y que una reforma es prioridad en sus agendas.

Tras el voto latino

MIAMI - Los aspirantes a la candidatura presidencial demócrata Hillary Clinton y Barak Obama coincidieron al señalar en Miami que el sistema migratorio actual es "insostenible" y que "la lucha por una reforma integral" es una "prioridad" en su ideario político.

Expresaron así ambos su firme compromiso a favor de una reforma migratoria que beneficie a los cerca de 12 millones de inmigrantes indocumentados que residen en Estados Unidos.

Y es que ambos candidatos son conscientes de la importancia del voto latino en el sur de Florida no sólo para los comicios del año próximo, sino también para las elecciones primarias del Partido Demócrata, que este año se han adelantado al próximo 29 de enero.

La ex primera dama asistió al foro "Latinas Brunch", un encuentro de la senadora con cerca de un millar de simpatizantes que se celebró hoy en el marco de la conferencia anual del Consejo de La Raza (NCLR), que concluye el próximo martes.

Hillary Rodham Clinton, de 59 años, manifestó su descontento por el "tono" del debate migratorio y el bloqueo republicano a las propuestas demócratas en el senado de Estados Unidos.

Prometió que, de ser elegida presidente de Estados Unidos, dará absoluta "prioridad" al cumplimiento de una reforma migratoria integral, en el caso de que no se hayan alcanzado todavía acuerdos sobre este asunto.

publicidad

"Ser realistas"

Hay que ser realistas, explicó Clinton, y asumir que doce millones de inmigrantes indocumentados "están aquí, trabajando duro y contribuyendo al futuro" de Estados Unidos. "Debemos hacer lo posible por que salgan de las sombras", apostilló.

Abundó también en un asunto que le resulta especialmente doloroso: la separación de las familias hispanas, una realidad que, afirmó, "va contra los valores de nuestra patria", que son, entre otros, "proteger las familias y unirlas".

La reunificación familiar, prosiguió, es esencial y deberíamos ser "más sensibles y responsables" con este triste capítulo en el que los padres inmigrantes indocumentados son deportados, mientras que su hijos permanecen en suelo estadounidense.

"Mientras otros candidatos se escondían del debate de la reunificación familiar, ella (Clinton) estaba al frente", dijo a Efe el senador demócrata Bob Menéndez, copresidente de la campaña nacional de la ex primera dama.

Menéndez, senador por Nueva Jersey, aseguró que Clinton es partidaria de otorgar un estatus legal a los inmigrantes indocumentados y así, dijo, "parar las redadas" que dividen las familias de los inmigrantes indocumentados.

"Hambre de cambios"

La ex primera dama apuntó a otro problema medular que afecta especialmente a las familias hispanas de bajos recursos, la educación de los niños, y afirmó que una educación temprana de calidad es el mejor instrumento para romper la "brecha" que más tarde resulta insalvable.

publicidad

Asimismo, la senadora demócrata por Nueva York destacó la importancia de crear programas que prevengan el abandono escolar e impulsar reformas que posibiliten a los hijos de inmigrantes el acceso a la universidad.

"Vamos a hacer asequible la universidad a lo estudiantes, porque actualmente no lo es", subrayó Clinton, quien se ha convertido en una defensora férrea del Dream Act, un programa que facilita a los hijos de inmigrantes indocumentados el acceso a la educación superior.

En cuanto al sistema de sanidad pública, sostuvo que es necesario mejorar su calidad, al tiempo que señaló que es inaceptable que 45 millones de personas que viven en Estados Unidos no cuenten con seguro médico.

Por ello, es "un imperativo moral dar cobertura médica a los latinos", una acción "moral y económicamente necesaria", aseveró Clinton.

Lucha por la legalidad

Por su parte, el senador Barak Obama, segundo, tras Clinton, en las preferencias de los votantes demócratas, según las encuestas, afirmó que "la gente está hambrienta de cambios en Estados Unidos" y que La Raza representa también ese ideal de cambio y transformación profundo.

Al igual que la senadora Clinton, anunció su compromiso por dotar de un seguro médico a los 45 millones de residentes en Estados Unidos sin cobertura médica y asegurar que cada niño tenga las mismas oportunidades y acceso a una buena educación.

publicidad

Aludió a la crisis de la vivienda y la descontrolada ejecución de viviendas a los hispanos por impago de hipotecas, y aseguró que "para millones de latinos es una prioridad tener casa propia".

Respecto al naufragado proyecto de reforma migratoria, sostuvo que no se apartará de la lucha por conceder un estatus legal a los cerca de 12 millones de inmigrantes indocumentados que viven en este país.

En ese sentido, dejó claro que, así como los estadounidenses saben que es necesario proteger las fronteras del país, también son conscientes de que "nuestra nación es una nación de inmigrantes".

Obama, que ha hecho historia también al ser el primer estadounidense de raza negra que compite por la Casa Blanca, apareció en el escenario de una sala abarrotada de seguidores que corearon el himno hip-hop en español que sonó momentos antes de su aparición: "¿Cómo se dice, cómo se llama: Obama, Obama?".

El senador por Illinois cargó contra la actual Administración Bush por la forma en que está conduciendo la pacificación de Irak y los 275 millones de dólares que gasta diariamente en ese conflicto.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad