publicidad

Cierran escuelas en Connecticut por sospechoso armado

Cierran escuelas en Connecticut por sospechoso armado

Las escuelas en la localidad de Ridgfield, en Connecticut, a unos 32 kilómetros de Newtown, cerraron  por la presencia de un sospechoso armado.

Buscan a hombre no identificado

WASHINGTON - Las escuelas en la localidad de Ridgfield, en Connecticut, a unos 32 kilómetros de la ciudad de Newtown donde ocurrió el tiroteo el viernes pasado que dejó 28 muertos, cerraron este lunes por la presencia de un sospechoso armado.

Un hombre con un rifle estaba en las inmediaciones de una estación de tren, según indicó la prensa local.

La titular del sistema escolar de Ridgfield, Deborah Low, explicó en un comunicado que varios autobuses escolares fueron desviados, mientras la policía busca a un hombre que todavía no ha sido identificado.

"Hay un informe de una persona sospechosa que puede o no estar armada", dijo a reporteros el teniente Paul Vance, de la policía estatal de Connecticut.

Entre los muertos en el tiroteo en la escuela elemental Sandy Hook en Newtown el viernes pasado estuvieron 20 niños, además del pistolero identificado como Adam Lanza, quien antes de ir al centro escolar a perpetrar la masacre asesinó a su madre.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
publicidad