publicidad
.

Cerrada lucha por control del Congreso logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c...

Cerrada lucha por control del Congreso

Cerrada lucha por control del Congreso

La Casa Blanca alista posible escenario en caso que los demócratas tomen el control en ambas cámaras del Congreso.

Después de dos semanas de publicidad adversa relacionada con un escándalo sexual en el Congreso que involucra al ex representante oficialista Mark Foley, los sondeos públicos y privados sugieren que algunos de los aspirantes republicanos se han recuperado parcialmente, y prominentes funcionarios partidarios se esfuerzan para dar confianza.

"Según numerosos indicadores, hay fuertes indicios de una base de centro-derecha que está involucrada y comprometida", expresó el viernes el presidente del Partido Republicano Ken Mehlman en un documento escrito para ser difundido en público.

La aseveración fue una respuesta a sondeos independientes que muestran que la desaprobación a las políticas del presidente George W. Bush, incluyendo la guerra en Irak, y el descontento con el Congreso, han alentado más a los demócratas que a los republicanos a votar en los comicios legislativos del 7 de noviembre.

Batallarán hasta el final

Al mismo tiempo, los demócratas dijeron que siguen surgiendo las oportunidades de un triunfo que no esperaban en lugares como la Cámara de Representantes de Minnesota, Idaho y Nevada, y tienen el dinero necesario para enfrentar a los republicanos hasta el final de la campaña.

"Tenemos suficiente para defender los estados azules y para ir a la ofensiva en los estados rojos", expresó el senador Chuck Schumer de Nueva York, que lidera el comité de campaña del Senado de los demócratas.

publicidad

En los mapas electorales, el azul es utilizado para denotar los estados demócratas y el rojo para los estados republicanos.

En total, los 435 escaños de la Cámara de Representantes y 33 de los 100 del Senado, están en juego en los comicios de noviembre.

En el Senado, encuestas públicas y privadas muestran que los aspirantes demócratas van delante de los republicanos en Pensilvania, Montana, Rhode Island y Ohio.

Los funcionarios que analizaron las encuestas privadas lo hicieron a condición de mantener su nombre en el anonimato porque no estaban autorizados a hablar en público.

Muchos republicanos tenían pesimismo de que su partido mantuviera el control de la Cámara de Representantes después que estalló el escándalo de Foley.

El congresista de la Florida renunció abruptamente el 29 de septiembre después que se reveló que había enviado mensajes de correo electrónico de contenido sexual a becarios del Congreso.

Avizoran problemas para Bush

La Casa Blanca se está preparando para una guerra de guerrillas en el frente político si los republicanos pierden el control de la Cámara de Representantes, el Senado o ambos, y con ello la capacidad del presidente de determinar y controlar la agenda nacional.

Los republicanos están luchando para mantener el control del Congreso. Pero las encuestas y los analistas de ambos partidos sugieren cada vez más que la oposición demócrata logrará dominar la Cámara de Representantes y posiblemente en Senado en los comicios legislativos del 7 de noviembre.

publicidad

Los demócratas necesitan 15 escaños más para controlar la cámara baja, y seis para dominar el Senado.

De un día para el otro

Todo podría cambiar de un día para el otro para el presidente George W. Bush, que ha gobernado la mayor parte de los últimos seis años con un Congreso republicano y poco apoyo de los demócratas.

"En cada sesión cambia la forma de trabajar con el Congreso. Y uno pone a prueba la disposición del Congreso, averigua cuál será su deseo. Pero eso no cambia las prioridades que uno tiene", expresó Bush al canal de televisión ABC.

El ex mandatario Bill Clinton tuvo que enfrentar la pérdida del control demócrata en el Congreso en 1994. Pero tenía algo que no tiene Bush: seis años más en el poder.

A Bush sólo le quedan dos años como presidente.

La pérdida de cualquiera de las cámaras en la próxima votación podría apresurar el descenso de un presidente que no puede volver a ser reelegido.

"Si pierde una de las cámaras, el presidente Bush comenzará muy lesionado en sus dos últimos años" en el poder, dijo David Gergen, un ex asesor de la Casa Blanca que se desempeñó durante los gobiernos de Richard M. Nixon, Gerald Ford, Ronald Reagan y Clinton.

"Tendrá la capacidad para decirle no a las leyes demócratas, pero no podrá decirle sí a su propia legislación", manifestó Gergen, profesor de la Universidad de Harvard.

publicidad

El escenario si pierde

Las victorias demócratas podrían fundamentalmente obstaculizar lo que queda pendiente en la agenda de Bush, y dar paso a un período de fuertes disputas partidarias para cada una de las iniciativas que sean presentadas en el Congreso.

La pérdida de cualquiera de las dos cámaras también podría someter a su gobierno a un sin fin de investigaciones en el parlamento.

El principal estratega político del presidente, Karl Rove, expresó la semana pasada su confianza en que el oficialismo retendrá el control de ambas cámaras, pero otros no están tan seguros.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad