publicidad

Censo quiere promover participación de minorías

Censo quiere promover participación de minorías

La publicidad radial emplea rancheras que exhortan a los mexicanos a llenar los formularios del censo.

Publicidades

LOS ANGELES, California - La publicidad radial emplea rancheras que exhortan a los mexicanos a llenar los formularios del Censo 2010. Avisos impresos muestran a una familia tailandesa con un elefante tallado en el fondo hacen lo mismo. También un basquetbolista congolés pide que la gente participe en la consulta.La publicidad anima a la gente a que sea contada, sobre todo en algunas de las comunidades más olvidadas de la nación.

"Queremos asegurarnos de que, además de usar el idioma, tomamos en cuenta la cultura" de la gente, expresó Raúl Cisneros, director del departamento de publicidad del Censo del 2010. "Hay que contar a todos y para ello debemos apelar a todos los recursos".Luego del último censo, el del 2000, en que por primera vez se usaron avisos para alentar la participación, surgieron quejas de que se habían empleado enfoques muy genéricos en las campañas para atraer a las minorías.

No se le habló en vietnamita, persa, hindi o griego a los miembros de esas comunidades. Y los avisos orientados a los hispanos de la parte continental fueron distribuidos también en Puerto Rico.

Se usaron fotos de una misma familia del sudeste asiático para llegar a comunidades tan distintas como la paquistana y la filipina.

"Un único afiche con la foto de una familia de origen chino no sirve. Si tu eres de la India, no vas a decir, 'esa es mi familia'", expresó Karen Narasaki, presidenta del Asian American Justice Center.

publicidad

"Esta vez se emplea un enfoque mucho más sofisticado".

Para empezar, hay avisos en 28 idiomas, comparado con los 17 del 2000. Si bien los grupos minoritarios representan tan solo el 26% de la población, se ha asignado más de la mitad de los $140 millones para publicidad a campañas orientadas a esos sectores.

"Históricamente, siempre fue más difícil llegar a las minorías", manifestó Phil Sparks, ex director de la Oficina del Censo, quien encabezó la campaña publicitaria de la consulta del 2000 y ahora dirige el Census Project, un organismo observador no partidario.

Las barreras idiomáticas hicieron que mucha gente no llenase los formularios. Personas que llevaban poco tiempo en el país no sabían que los distritos legislativos y la distribución de recursos federales se hace en base a los resultados del censo.

No faltan quienes desconfían de agencias como la Oficina del Censo porque dicen que el gobierno siempre los ha ignorado o temen que la información que suministran no sea confidencial.

Más efectividad

Sparks asegura que la campaña para llegar a las minorías "es mucho más sofisticada" esta vez.

"Le apunta a grupos específicos y será mucho más efectiva", vaticinó.

Una campaña orientada a los asiáticos, por ejemplo, muestra distintas familias muy identificadas con una comunidad determinada, posando con el mismo fondo, el cual incluye elementos propios de esa cultura: una pequeña caja de madera con cajoncitos en la foto de una familia china; un elefante tallado en la de los tailandeses; una decoración con bambú en la filipina.

publicidad

En las radios de las comunidades mexicanas se emplea un aviso en español que promete anonimidad y ayuda del gobierno al compás de música ranchera. Los avisos en las comunidades dominicanas, en cambio, son al ritmo de bachata.

El astro congolés de básquetbol Dikembe Mutombo, por su parte, le habla a los africanos subsaharianos.

Distintos grupos de niños, con colores de piel diferentes, dominan las publicidades orientadas a los caribeños.

Los avisos televisivos para los negros estadounidenses emplean personajes que no tienen voz hasta que llenan sus formularios del censo, jugando con la idea de que esa comunidad nunca ha sido escuchada y lo será ahora si participa en la consulta.

Los árabes, que se sintieron marginados tras los ataques del 11 de septiembre del 2001, son llamados a participar en avisos que incluyen personas de distintas culturas. El objetivo es que los árabes no se sientan discriminados, según Jalal Sayed, de Allied Media Corp., que produjo algunos avisos.

"Es un momento difícil para mi comunidad porque es el primer censo desde el 11 de septiembre y la gente teme ser discriminada por su origen étnico, como se ha venido haciendo desde hace nueve años", comentó Helen Hatab Samhan, directora de la Arab American Institute Foundation e integrante de la comisión que asesora a la Oficina del Censo en torno a las publicidades.

Samhan y varias organizaciones comunitarias reconocen que la Oficina del Censo se ha esforzado por llegar a las minorías, pero que dicen que se podría hacer más.

publicidad

Marc Morial, presidente de la Liga Urbana y otro de los asesores contratados por la Oficina, opina que la publicidad debería ser acompañada por contactos personales con gente respetada en sus comunidades.

"A veces no basta el mensaje, sino que también importa el mensajero", manifestó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad