publicidad
Desde la matanza, los alumnos de esa escuela fueron trasladados a otro centro cercano.

Borrarán todo rastro de la escuela en Newtown donde se cometió una masacre

Borrarán todo rastro de la escuela en Newtown donde se cometió una masacre

La escuela de primaria de Newtown, donde un joven con problemas mentales mató a tiros en diciembre del año pasado a 20 niños, será demolida por completo.

Desde la matanza, los alumnos de esa escuela fueron trasladados a otro c...
Desde la matanza, los alumnos de esa escuela fueron trasladados a otro centro cercano.

La escuela de primaria de Newtown (Connecticut), donde un joven con problemas mentales mató a tiros en diciembre del año pasado a 20 niños, será demolida.

Según informa el diario The Wall Street Journal, los empleados que participarán en la demolición del centro educativo han firmado acuerdos de confidencialidad para no hablar de sus labores y tienen prohibido tomar fotos o videos de las instalaciones.

¿Esta masacre fue la más grave de los últimos años?

Para evitar que se comercialice con los recuerdos de aquella matanza, que conmocionó a todo el país, todo aquello que no pueda ser demolido y destruido en el solar del edificio será trasladado a otro lugar para eliminar cualquier rastro del escenario de la tragedia.

publicidad

En una entrevista con el diario local Newtown Bee, el responsable de urbanismo de la localidad, Robert Mitchell, indicó que intentan evitar "que aparezca algo en venta en eBay" y se asegurará que ningún empleado salga con material como ladrillos o pomos de las puertas.

Será sustituido en 2016

El edificio de la escuela de primaria de Sandy Hook será sustituido en 2016 por uno nuevo. Desde la matanza, los alumnos de esa escuela fueron trasladados a otro centro cercano.

El pasado 14 de diciembre el joven de 20 años Adam Lanza, armado con un fusil de asalto, y tras matar a su madre en su casa, irrumpió a tiros en la escuela de Sandy Hook, donde mató a 20 niños de entre seis y siete años y seis adultos antes de quitarse la vida.

La tragedia nacional por el tiroteo llevó al presidente Barack Obama a intentar controlar el acceso a las armas de gran capacidad de fuego, pero la oposición de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) y la falta de acuerdo en el Congreso frustró las medidas

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad