publicidad

Barack Obama se reunió con el presidente de México, Felipe Calderón

Barack Obama se reunió con el presidente de México, Felipe Calderón

El presidente electo Barack Obama recibió al mandatario mexicano Felipe Calderón en la capital estadounidense, a días de asumir su mandato.

EU será seguro si...

WASHINGTON, DC - Barack Obama y el presidente mexicano Felipe Calderón se comprometieron el lunes a trabajar de manera estrecha entemas como la seguridad y la lucha contra el narcotráfico, durante un almuerzo de trabajo en el Instituto Cultural Mexicano de esta capital.Mientras Obama dijo que su gobierno tendrá entera disposición de ayudar a México en la lucha que enfrenta este país, Calderón replicó que "entre más seguro esté México, más seguro estará Estados Unidos". Ambos dignatarios consideran el tráfico de drogas y sus carteles como una amenaza para su seguridad interna.En este sentido, Calderón Hinojosa propuso al mandatario electo de Estados Unidos avanzar en una alianza estratégica que permita a ambos países enfrentar problemas comunes como el tema de la seguridad.

publicidad

En materia migratoria, aunque coincidieron en que deben darse condiciones para la legalización de inmigrantes indocumentados, parece difícil que el nuevo gobierno de Obama pudiera abordar una reforma migratoria con la rapidez que Calderón quisiera.

Estados Unidos y México comparten una frontera común de 3,200 kilómetros (2,000 millas) por donde han ingresado la mayoría de unos 12 millones de indocumentados que viven en la nación. De ellos, más de ocho millones son de origen mexicano y Calderón ha dicho que México requiere ayuda para generar empleos y evitar la fuga de sus ciudadanos en busca de mejoras económicas.

Un "tratamiento integral"

El Departamento de Justicia estadounidense ha formulado algunos pronunciamientos recientes en ambos temas. Dijo que los indocumentados sometidos a proceso de deportación no tienen derecho a un abogado de oficio y que los carteles mexicanos de la droga eran la principal amenaza de la delincuencia organizada para Estados Unidos.

Igualmente, este año Stephen Dodley, el asesor de seguridad nacional del presidente saliente George W. Bush, afirmó que la violencia del narcotráfico, combinada con brotes de grupos terroristas, amenazan la estabilidad democrática en México.

Las muertes relacionadas con el tráfico de drogas se duplicaron el año pasado en México, donde Calderón ha movilizado miles de soldados para reforzar las labores policiales de seguridad pública.

publicidad

La oficina de Calderón dijo el domingo en la capital mexicana que el presidente abordaría con Obama un "tratamiento integral" al problema de inmigración.

EU-Latinoamérica

De otro lado, el presidente electo de Estados Unidos prometió una nueva página en la relación de su país con América Latina.

En la reunión celebrada en el Instituto Mexicano, la primera entre Obama y un mandatario extranjero tras su victoria en las elecciones de noviembre pasado, Calderón indicó que ha pedido a Estadps Unidos una alianza estratégica para tratar sobre los asuntos de preocupación mutua.

Obama, que habló de pie junto a Calderón en uno de los salones del Instituto, sonrió al prometer que, pese a las "tensiones en los últimos años" en las relaciones con América Latina, su mandato abrirá "una nueva página, un nuevo capítulo" en ese ámbito.

Con respecto a México, el presidente electo insistió en que el país vecino es "un aliado firme", con el que Estados Unidos mantiene una "alianza fuerte" que durante su mandato será "aún más fuerte".

Entre otros aspectos, Obama citó la colaboración con México en materia de energía y medio ambiente.

Una "fuerte relación"

Su gobierno, aseguró Obama, estará "preparado desde el primer día" para mantener una "fuerte relación" con México.

publicidad

En su conversación, de casi dos horas y que comenzó con un almuerzo a base de sopa de tortillas, lenguado y filete con salsa de cilantro, los dos mandatarios abordaron "de manera general" cuestiones como el comercio, la inmigración o la violencia procedente del narcotráfico que afecta a México.

Obama alabó el "extraordinario valor" del mandatario mexicano en su lucha contra el narcotráfico, mientras que Calderón sostuvo que la conversación de hoy representa "el principio de una extraordinaria época de cooperación y de relación" entre ambos países.

Calderón indicó que ha pedido a Obama una alianza estratégica entre ambos gobiernos para afrontar problemas comunes, principalmente la seguridad y la lucha contra el crimen organizado.

Deber compartido

Obama no ha divulgado quién será su embajador en México, pero durante la contienda dejó en claro la importancia que da a las relaciones con ese país, con el que Estados Unidos comparte no solo una frontera de 3,200 kilómetros, sino también estrechos vínculos políticos, económicos y culturales.

Como miembro del Senado, Obama votó a favor de la construcción de un muro en la frontera sur y lo hizo, según explicó, con el entendimiento de que ese era tan solo uno de los pasos necesarios para completar una reforma migratoria integral.

publicidad

Tanto el Gobierno de México como el de Estados Unidos consideran que la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado es una "responsabilidad compartida".

Ofensiva anticrimen

Calderón ha desplegado una enorme presencia militar en los estados más afectados por la "narcoviolencia" en su país, que en 2008 se cobró la vida de unas 5 mil 600 personas.

Estados Unidos puso en marcha la Iniciativa Mérida, un plan de seguridad regional de $1,400 millones para ayudar a México, Centroamérica y República Dominicana a combatir el narcotráfico y el crimen organizado en los próximos tres años.

Mientras, la comunidad inmigrante, que respaldó a Obama en noviembre, espera que este cumpla su promesa de promulgar una reforma migratoria integral en su primer año de Gobierno.

Grupos a favor de esa reforma han organizado para el próximo 21 de enero, un día después de la investidura de Obama, una marcha hacia las instalaciones de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) para exigir una moratoria a las redadas y deportaciones.

Alianza estratégica

Dos meses antes de las elecciones generales en Estados Unidos, Calderón había indicado que aunque Obama contaba con un mayor apoyo de la comunidad mexicana en este país, su rival republicano, John McCain, era quien mejor comprendía la realidad de México.

El pasado 3 de julio, en plena campaña, McCain viajó a México, pero perdió apoyo entre los votantes hispanos debido a su cambio de postura respecto a la reforma migratoria, por enfatizar, ante todo, en la seguridad fronteriza.

publicidad

Durante la cumbre de líderes del G-20 en noviembre pasado en Washington, Calderón advirtió de una corriente "proteccionista" que pudiera perjudicar los logros alcanzados bajo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), integrado por México, Estados Unidos y Canadá y puesto en marcha en enero de 1994.

Los sindicatos, que culpan al TLCAN por la pérdida masiva de empleos manufactureros en Estados Unidos, especialmente en estados industriales, movilizaron una impresionante cantidad de recursos y voluntarios a favor de los demócratas durante la contienda.

Tanta fue la presión que Obama incluso dejó entrever la posibilidad de renegociar el TLCAN.

Visita de cortesía a Bush

Durante su gira de trabajo por Washington, D.C., el presidente Calderón también realizará una visita de cortesía a su homólogo, George W. Bush.

Según la agenda dada a conocer por la Presidencia de la República, Calderón Hinojosa iniciará sus actividades con un encuentro con especialistas estadounidenses en la relación bilateral, la cual se efectuará la noche del domingo.

El lunes encabezará un desayuno con especialistas en el ámbito económico y financiero, pertenecientes a instituciones educativas, de investigación, de finanzas, así como de carácter internacional.

Al mediodía ofrecerá un almuerzo en honor del presidente electo Barack Obama, y posteriormente sostendrán una reunión privada de trabajo.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad