publicidad

Banderas a media asta en EEUU tras el fatal tiroteo en Oregon

Banderas a media asta en EEUU tras el fatal tiroteo en Oregon

Por orden del presidente, las banderas ondean a media asta en memoria de las nueve víctimas fatales del tiroteo en una universidad de Roseburg.

Cometió suicidio el tirador de Oregon Univision

Las autoridades informaron el sábado que Chris Harper Mercer, quien mató a nueve personas en una escuela de Oregon, dejó un "manifiesto" de unas cuantas páginas y que no fue abatido por la policía. Se quitó la vida cuando los agentes llegaron al colegio.

El funcionario no reveló el contenido del documento entregado en el lugar de la matanza ocurrida el jueves, pero lo describió como un intento para enviar un mensaje a la policía.

La autopsia "determinó que la causa de muerte del tirador fue un suicidio", dijo a periodistas el jefe policial de Douglas, John Hanlin.

Asimismo, las autoridades descubrieron que el tirador tenía bajo su posesión hasta 14 armas de fuego, y no 13, como se había informado en un primer momento.

Las investigaciones preliminares, prosiguió Hanlin, apuntan a que dos oficiales de policía llegaron al aula donde se encontraba el sospechoso y comenzó "un intercambio de disparos", por lo que en un principio no pudieron determinar la procedencia de la bala que le causó la muerte.

Hanlin informó además de que, según sus registros, los oficiales comenzaron a disparar dos minutos después de llegar al lugar de los hechos y el tirador no falleció hasta dos minutos después.

Padre asegura que na sabía de la existencia de armas

Por su parte, la familia del joven armado que mató a tiros nueve personas en un colegio comunitario en Oregon afirmó que se encuentra " conmocionada y profundamente triste" por la matanza.

publicidad

"Dirigimos nuestros pensamientos, nuestros corazones y nuestras oraciones a todas las familias de quienes murieron y resultaron heridos", dijeron los parientes de Christopher Sean Harper-Mercer en un comunicado que la policía difundió el sábado.

Asimismo, Ian Mercer, el padre del pistolero aseguró que no tenía idea que su hijo tuviera armas y pidió que las leyes se modifiquen a favor de mayores restricciones porque "el ataque no habría sucedido si su hijo no hubiera sido capaz de conseguir armas".

En una entrevista con la cadena de noticias CNN, Ian recordó que vive en California, mientras que su hijo de 26 años residía en Oregon.

EEUU de luto

En tanto, por orden del presidente estadounidense Barack Obama, las banderas ondean a media asta en memoria de las nueve víctimas fatales del tiroteo del jueves en una universidad de la localidad de Roseburg.

El mandatario ordenó que esa condición permanezca hasta el próximo martes en todos los edificios públicos, instalaciones militares y embajadas e instalaciones de Estados Unidos en el extranjero, a modo de ser “una señal de respeto a las víctimas”.

Obama llamó el viernes a rechazar a los políticos opuestos al control de armas y a neutralizar la política de “miedo” de la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA).

La víspera, el mandatario manifestó su frustración y enojo por la falta de una acción legislativa para endurecer el control de armas, tras ofrecer sus condolencias a los familiares de las víctimas de asesinatos masivos que "dijo- se están volviendo un acto rutinario.

publicidad

Obama prometió politizar el tema y abordarlo con frecuencia a fin de encontrar la manera de endurecer las regulaciones para la portación de armas en el país.

LEA TAMBIÉN: En 17 años el FBI autorizó más de 218 millones de permisos de portación de armas

Las víctimas: un profesor y ocho alumnos

Las autoridades del condado de Douglas ya identificaron a los fallecidos, entre los que se encuentran un profesor y ocho alumnos.

En una rueda de prensa, el alguacil Hanlin y dio los nombres y las edades de las víctimas mortales en el tiroteo en la universidad de Umpqua.

Los fallecidos son Lawrence Levine, de 67 años y profesor de escritura; Lucero Alcaraz, de 19 años; Quinn Glen Cooper, de 18; Kim Saltmarsh Dietz, de 59; Lucas Eibel, de 18; Jason Dale Johnson, de 33; Sarena Dawn Moore, de 44; Treven Taylor Anspach, de 20 y Rebecka Ann Carnes, de 18.

Chris Harper Mercer, un joven mulato de 26 años, irrumpió este jueves en el centro universitario, poco después de las 10:30 de la mañana, pertrechado con hasta media docena de armas, entre ellas un fusil de asalto.

Mercer residía con su madre en un apartamento de Winchester desde 2013 y, según el Ejército de Tierra de EEUU, pasó por sus pruebas de acceso durante un mes en 2008, pero no cumplió los requisitos básicos necesarios.

El canal local KOIN informó que Mercer era alumno de la clase de escritura en la que se produjo el tiroteo.

publicidad

"El tirador puso a personas en fila y les preguntaba si eran cristianos. Si decían que sí, les disparaba en la cabeza. Si decían que no, les disparaba en las piernas", explicó un testigo al diario local Roseburg Beacon News.

Según informó en una rueda de prensa la agente especial del Buró de Armas y Explosivos (ATF) Celinez Núñez, el atacante adquirió hasta 13 armas legalmente en los últimos tres años e ingresó en el campus pertrechado y armado hasta los dientes.

Un hombre taciturno, solitario y contrario a la religión: así describieron vecinos y familiares al autor del ataque.

Ponte al Día: el peligro de que una masacre como la de Oregon se vuelva rutina Univision

INFOGRAFÍA: Ataques con armas en escuelas de EEUU

La personalidad del atacante

En medio a la conmoción por la masacre de inocentes, la policía de Roseburg aún trataba de entender las motivaciones del atacante, y por ello analizaba sus últimos mensajes en redes sociales, ya que aparentemente no tenía cualquier relación con el centro educativo.

Hanlin, reiteró este viernes que "nunca me escucharán pronunciar el nombre" del atacante, para no "glorificarlo".

Sin embargo, el jefe policial rápidamente se tornó el centro de una polémica al conocerse que se opone férreamente a cualquier tipo de legislación sobre control de armas, que considera un atropello a una libertad fundamental.

En tanto, Derrick McClendon, un exvecino de Mercer de cuando éste vivió en California, dijo que el joven era muy retraído. "Yo lo saludaba y le preguntaba como estaba, y apenas decía 'hola'. Era muy tímido", comentó McClendon.

publicidad

Personas que lo conocieron ya en Oregon lo describieron como un joven ansioso que siempre se vestía de la misma forma: botas de combate, pantalón con motivos de camuflaje estilo militar, y una camiseta blanca.

"No era un tipo muy amistoso. No quería tener nada que ver con nadie", dijo Bronte Hart.

LEA TAMBIÉN: Chris Mintz, uno de los héroes del tiroteo en Oregon

Una nota de furia

Un oficial, que pidió el anonimato, dijo a USA Today que el joven dejó una carta en donde glorificaba los asesinatos en masa, además de que expresó la amargura de una existencia solitaria con poco contacto con la gente más allá de internet. El agente añadió que una de las armas que portaba Mercer fue registrada a nombre de otra persona.

El contenido y tono del documento, añadió el funcionario, hacen referencia a un grupo no muy conocido, llamado “chicos beta”. Ese grupo describe a menudo sus vidas "deprimidas y desesperadas", además de que comparten una profunda decepción por la falta de relaciones significativas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad