publicidad

Audiencias por derrame petrolero revelan que no hubo controles en BP

Audiencias por derrame petrolero revelan que no hubo controles en BP

Medidas de seguridad claves en la industria petrolera casi no tienen supervisión del gobierno estadounidense.

Audiencias por derrame petrolero revelan que no hubo controles en BP 579...

Audiencias

WASHINGTON, DC - Las primeras evidencias claras de qué causó la desastrosa explosión de una plataforma petrolera en el Golfo de México mostraron que medidas de seguridad claves en esa industria casi no tienen supervisión del gobierno estadounidense.En momentos en que Estados Unidos aumenta sus perforaciones submarinas en busca de aumentar su provisión propia de petróleo, algunas decisiones de seguridad son casi exclusivas de las compañías que realizan los trabajos.

Las audiencias del miércoles de cuerpos legislativos y ejecutivos en Washington y Luisiana dejaron en evidencia una lista de fallas en aspectos de la seguridad de los pozos sobre los que el gobierno no tiene casi control.

Esas fallas -pérdidas en el sellado, una junta hidráulica suelta, una batería descargada- contribuyeron a la explosión del 20 de abril.

publicidad

No está claro si el Congreso o el gobierno de Barack Obama pueden hacer mucho para solucionar esta falta de supervisión.

Hasta ahora, el secretario del Departamento de Tierras, Ken Salazar, propuso dividir el Servicio de Manejo de Minerales (MMS, en inglés) en dos para que el control de la seguridad se separe de la cobranza de miles de millones de dólares en derechos de prospección.

Sin embargo, lo que sucedió en las horas antes de la explosión de la plataforma Deepwater Horizon indica que se necesitará mucho más que eso.

Los trabajadores de la plataforma taponaron brechas en la tubería de perforación y la propia tubería con tapones de cemento, pero el gobierno federal no impone estándares a la composición de ese cemento, confirmó el miércoles el vocero del MMS David Smith.

También el miércoles, un grupo de pescadores de cangrejos de Luisiana aseguró en una demanda civil que la empresa Halliburton, con permiso de BP, dueña del pozo y Transocean, dueña de la plataforma, usó un cemento de secado rápido con nitrógeno que podría ser más peligroso que otras mezclas.

Las reglas

Las reglas federales dicen que se debe mantener el sellado bajo presión durante 12 horas antes de volver a perforar. Más allá de eso, no hay muchas normas sobre cuánto se debe dejar secar la mezcla.

Cuando el fluido de perforación, empujado por gases subterráneos, comenzó a surgir por el pozo, los trabajadores intentaron desesperados activar unas válvulas hidráulicas de corte que deben prevenir una explosión.

publicidad

Sin embargo, éstas perdían fluido hidráulico debido a una junta suelta, lo que dificultó activar un ariete que debía cortar la tubería y cerrar el brote de gas.

Además, una batería de uno de los tableros de control que debían activar las válvulas en una emergencia estaba descargada.

Las válvulas "eran la salvaguarda en caso de accidente", dijo Lamar McKay, presidente de BP America, en el Congreso.

Los ejecutivos reconocieron que hay una serie de brechas en las reglas de operación. No hay un estándar oficial para el diseño o la instalación de las válvulas de emergencia. El gobierno no las inspecciona antes de que sean instaladas.

Los sistemas de emergencia no suelen ser probados una vez que están instalados en la boca del pozo y el gobierno no exige un sistema adicional para casos de fallas.

BP aún evaluaba dos maneras de frenar el persistente brote que derramado más de 15,16 millones de litros (cuatro millones de galones) de petróleo en el Golfo.

Una era conectar una cañería al pozo; la otra, instalar un domo que enviara el crudo a un barco. Se está perforando un pozo para aliviar la presión, pero la tarea tardará meses.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad