publicidad

Asesores en duda

Asesores en duda

La Casa Blanca informó que está de acuerdo sobre elegir a alguien que ayude a recuperar mails pérdidos.

En el espacio virtual

WASHINGTON - La Casa Blanca informó el sábado que está de acuerdo con la petición de la Comisión Judicial del Senado sobre la forma para elegir a alguien que ayude a recuperar correos electrónicos supuestamente perdidos que atañen a asuntos oficiales de la presidencia.

La Casa Blanca reconoció la semana pasada que colaboradores del presidente George W. Bush impropiamente usaron cuentas de correo electrónico creadas por el Partido Republicano para conducir asuntos oficiales de la Casa Blanca, y que una cifra indeterminada de mensajes se han perdido.

Los demócratas han prometido investigar si los mensajes fueron deliberadamente canalizados a través del sistema RNC en vez de al de la Casa Blanca y fueron borrados para proteger la confidencialidad de ciertos asuntos. Afirman que esto podría violar una ley que requiere su preservación, y ulterior develación, de registros de la presidencia.

Se descubrió que los correos electrónicos faltaban durante una investigación del Congreso en torno al despido de ocho fiscales federales. Algunos de los mensajes desaparecidos podrían tener que ver con este asunto.

Niegan acusaciones

El abogado de Karl Rove puso en duda el que el principal asesor político del presidente Bush borró intencionalmente sus correos electrónicos, relacionados con el despido de varios fiscales federales, de un sistema de computadoras patrocinado por los republicanos.

publicidad

El abogado dijo que Rove pensó que los mensajes estaban siendo guardados, conforme lo demanda la ley.

El tema surgió porque la Casa Blanca y el Comité Nacional Republicano han expresado que han perdido los correos electrónicos de Rove y otros funcionarios. Varias comisiones del Congreso, dominadas por los demócratas, quieren esos mensajes para usarlos en su investigación sobre el despido de ocho fiscales federales.

"El pensaba desde el principio de este gobierno que esos mensajes de correo electrónico eran archivados", dijo el abogado de Rove, Robert Luskin.

El fiscal que investiga la filtración de la identidad de la espía Valerie Plame, supuestamente por órdenes del gobierno de Bush, vio y copió todos los correos de Rove luego de revisar su computadora portátil, la de su casa y la de bolsillo que usa tanto en la Casa Blanca como en el Comité Nacional Republicano, dijo Luskin.

La polémica

El fiscal, Patrick Fitzgerald, emitió un citatorio para exigirle los correos a la Casa Blanca, los republicanos y al equipo de reelección de Bush, agregó.

"Nunca hubo la menor duda de que Fitzgerald tenía toda la información", dijo Luskin.

Cualquiera de los correos borrados por Rove lo fueron por mera rutina, como hace la gente para evitar el amontonamiento de mensajes, dijo Luskin. Indicó que Rove no sabía que los mensajes eran borrados del servidor principal a cargo del correo electrónico.

publicidad

El jueves, uno de los presidentes demócratas de las comisiones investigadoras dijo que según entendía Rove pudo haber borrado sus correos y apenas en el 2005 buscó conservarlos conforme a la ley.

La Casa Blanca insistió que intenta por todos los medios recuperar esos mensajes perdidos. El presidente de la Comisión Judicial del Senado, el demócrata Patrick Leahy, respondió que incluso un niño podría recuperarlos.

Mientras tanto, su comisión autorizó _ pero no emitió _ citaciones para obtener más documentos y declaraciones de funcionarios de los funcionarios del Departamento de Justicia William Moschella y Scott Jennings, ayudante de Rove.

El cese de los fiscales federales, una medida legal por ser cargos de designación política, amenazó la permanencia en el cargo del secretario de Justicia, Alberto Gonzales, quien prestará declaración el martes ante la comisión de Leahy.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad