publicidad

Asesino de Oakland mató a sangre fría a sus víctimas

Asesino de Oakland mató a sangre fría a sus víctimas

La policía relató la manera en que, a sangre fría, One Goh mató a sus víctimas en la Universidad Oikos para luego entregarse.

Fue una ejecución calculada

OAKLAND.- One Goh, autor del tiroteo en la universidad cristiana Oikos, en Oakland, que dejó siete personas muertas y tres heridas, puso a sus víctimas en fila y las ejecutó una a una, explicó Howard Jordan, jefe de la policía de la localidad a CNN.

‘Fue una calculada ejecución a sangre fría en la clase’ aseguró el oficial, quien agregó que el detenido, entró al edificio, tomó como rehén a una recepcionista y buscó a una empleada administrativa.

Cuando se dio cuenta de que la mujer no estaba en las instalaciones, disparó contra la secretaria y puso a los estudiantes en fila contra la pared, disparándoles uno a uno.

‘Los voy a matar’ dijo el asesino a los alumnos.

En tanto, el presidente y fundador del centro, el pastor Jongin Kim, dijo haber escuchado cerca de 30 disparos. ‘Me quedé en el despacho’ explicó y comentó que los estudiantes se quedaron en las aulas con las luces apagadas mientras Goh asesinaba a sus víctimas y ellas pedían ayuda a gritos.

Luego del tiroteo, el sospechoso abandonó el salón de clases, recargó su arma automática y disparó en varias aulas antes de abandonar el edificio a bordo de un auto que robó a un hombre.

De acuerdo con las autoridades, los hechos sucedieron en pocos minutos y se cree que las víctimas, de entre 21 y 40 años y originarias de Nigeria, Nepal, Filipinas y Corea, no tuvieron oportunidad de resistirse ni de entregarse.

publicidad

No se arrepiente de los crímenes

Según informó ElMundo.es, One Goh, pudo haber matado a los estudiantes porque se quejaba de que se ‘metían con él’ y porque había sido expulsado de la universidad hace tres meses, por lo que deseaba hacer daño a sus compañeros.

Algunos estudiantes lo describían como un poco raro y comentaron que en ocasiones le ‘tomaban el pelo’. ‘Tenía cara de loco todo el tiempo. No sabíamos quée tan lejos iba a llegar’ declaró una estudiante que resultó con una herida en el brazo.

En una entrevista a la cadena ABC, el jefe de policía de Oakland, Howard Jordan, declaró que sus compañeros se burlaban de Goh por su escaso dominio del inglés, lo aislaron y lo hicieron sentir despreciado.

Una hora después del tiroteo, One Goh apareció en un supermercado de Alameda, una isla enfrente de Oakland, se acercó al centro de atención al cliente de la tienda y dijo: ‘He disparado a varias personas. Me tienen que arrestar’.

Los empleados llamaron a la policía y el hombre fue detenido sin resistirse, de hecho estaba muy tranquilo. Después, comentó con detalle los hechos.

El asesino confeso dijo que no se arrepiente de sus acciones e insiste en que no fue tratado de manera justa.

Según las autoridades, el hombre no tiene algún historial criminal. Fue expulsado por comportamiento errático y debía varios miles de dólares a Hacienda, además de que se estaba recuperando de la muerte de su hermano, un militar de las fuerzas especiales que falleció en un accidente automovilístico.

publicidad

Este hecho dejó sorprendidos a muchos, pues el comportamiento violento no es muy común en la Universidad Oikos que predica los valores cristianos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad