publicidad

Alcalde e inmigrante x un mes

Alcalde e inmigrante x un mes

El funcionario se dio cuenta de lo que significaba vivir con $284 al mes y la hispana tomó conciencia ciudadana.

"Camine una milla"

DES MOINES, Iowa - El alcalde de una ciudad de Iowa y una inmigrante hispana intercambiaron por un mes sus actividades y responsabilidades como parte de un programa para facilitar las comunicaciones entre las autoridades locales y la comunidad latina.

El alcalde de Marshaslltown, Gene Beach, y Ramona Chávez López, que llegó a Iowa hace nueve años, participaron del programa "Walk a Mile", o "Camine una milla", inspirado en el popular dicho que "sólo se conoce a otra persona después de haber caminado una milla en sus zapatos".

El programa, de alcance nacional, fue coordinado en Marshalltown por Mid-Iowa Community Action como una manera de promover una mejor comunicación entre el alcalde y las personas de bajos ingresos en esta ciudad.

En declaraciones al periódico The Times-Republican, el alcalde Beach sostuvo que haber compartido un mes de trabajo con Chávez López lo llevó "a un más profundo entendimiento de la comunidad".

"Mi respuesta inicial fue que yo no tenía tiempo para esto", indicó Beach, en rueda de prensa ayer durante la ceremonia de finalización del intercambio.

Vivir con $284 al mes

Durante el mes de actividades compartidas, el alcalde Beach se comprometió a vivir con un presupuesto de 284 dólares al mes, es decir, los ingresos mensuales de Chávez López. Por su parte, la inmigrante hispana se informó de las responsabilidades y decisiones que Beach enfrenta cada día.

publicidad

"Lo más importante que he aprendido es cuán difícil resulta sobrevivir con los ingresos mínimos que provee la ayuda del gobierno federal", sostuvo el funcionario.

"Tenemos un formidable problema con los trabajadores de bajos ingresos. Son gente que trabaja duro pero no gana lo suficiente como para cubrir todos sus gastos", agregó.

De hecho, según Beach, la experiencia de vivir con un salario reducido lo hizo perder casi 10 libras durante el último mes.

Conciencia ciudadana

Por su parte, Chávez López explicó que ella y su familia (cinco personas en total) han aprendido a reducir al mínimo el consumo de gas y electricidad, raramente comen en restaurantes, y aprovechan las ofertas en los supermercados.

Chávez López dijo que no se quejaba ya que "esto es el paraíso, es hermoso". "Estamos contentos porque tenemos trabajo. En nuestro país no teníamos trabajo", comentó.

Por otro lado, la inmigrante explicó que ahora entiende mejor "quién toma las decisiones y quién nos representa en la ciudad".

Marshalltown está a unos 53 millas al noreste de Des Moines. De los 25 mil habitantes de esta ciudad, unos 3 mil 300 (casi el 13 por ciento) son hispanos.

Entre los latinos, unos 2 mil 200 trabajan en los frigoríficos de la zona.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad