publicidad
La huelga de hambre en el centro de detención de ICE en Tacoma cumple 13 días.

Activistas bloquean acceso a reclusorio de inmigrantes indocumentados

Activistas bloquean acceso a reclusorio de inmigrantes indocumentados

Activistas de varias coaliciones bloquearon este lunes el acceso al centro de detenciones en Washington para pedir un alto a las deportaciones.

La huelga de hambre en el centro de detención de ICE en Tacoma cumple 13...
La huelga de hambre en el centro de detención de ICE en Tacoma cumple 13 días.

Activistas de varias coaliciones bloquearon este lunes el acceso al centro de detenciones Northwest en Tacoma, Washington, para pedir un alto a las deportaciones y poner fin de inmediato a los arrestos de inmigrantes indocumentados.

Este reclusorio en Tacoma funciona como una de las sedes de la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), donde mantienen detenidos a los inmigrantes antes de ser deportados.

Unos 20 activistas, que se amarraron unos contenedores metálicos en los brazos y se conectaron entre sí para evitar ser separados, bloquearon la calle que conduce al centro como protesta por los arrestos de inmigrantes y la injusticia moral de los centros de detención privados con fines de lucro.

Maru Mora-Villalpando, una inmigrante indocumentada y madre de familia que formó parte de la cadena humana junto a su hija nacida en Estados Unidos, dijo que como muchos de sus compañeros considera que la finalidad de la protesta no es sólo para acabar con las deportaciones, sino también llamar la atención sobre la "cuota" de detenciones que debe cumplir la ICE con las empresas que administran los centros de detención de inmigrantes.

publicidad

Los participantes de esta protesta señalaron que la palabra "cuota" se refiere a que ICE debe pagar por un mínimo de 800 camas diarias.

Según el comunicado de la organización Not One More Deportation, la corporación GEO de prisiones privadas que administra esta instalación, exige unos contratos "mínimos garantizados" y el pago a contratistas privados tanto si las camas están ocupadas o no. El ICE, asegura la ONG, enfrenta una presión considerable para que las camas en el centro de detención estén llenas.

"El gobierno podría cerrar estos centros de detención y acabar con la práctica de las empresas que se benefician de encarcelar a los seres humanos, asegurar que todos sus habitantes tengan acceso a alimentos de calidad y viviendas saludables, y cambiar sus políticas internacionales para crear un comercio justo para las personas y el planeta", dijo Mora-Villalpando en un comunicado.

En la protesta de este lunes participaron también varios miembros de la comunidad transgénero que exigen cambios en las políticas del ICE sobre el trato que reciben. Según los activistas, uno de cada 500 inmigrantes detenidos en este país pertenecen a esta comunidad.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad