publicidad

A un niño hispano se le ablandó el corazón: donará sus ahorros a Fundación

A un niño hispano se le ablandó el corazón: donará sus ahorros a Fundación

Johan, de familiares colombianos, se encuentra vulnerable y conmocionado por la tragedia del bus incendiado.

El pequeño Johan tiene un corazón que vale oro. La tragedia en la que murieron 32 niños en un bus que se incendió en Colombia, lo conmovió hasta las venas y es por eso que, a sus 11 años, tomó una conmovedora decisión. Compartió con su mamá el dolor que siente por este accidente y le pidió que lo ayudara para enviarle a las familias afectadas lo que está en sus manos: todo el dinero que ha ahorrado durante meses.

Desde hace 14 años sus padres llegaron a Estados Unidos con la ilusión de todos los que migran: el de lograr el sueño americano.

Toda su familia, incluyendo su hermano mayor, son originarios de Colombia y aunque él no es nativo de ese país, sí comparte el amor que ellos le han enseñado por su tierra sudamericana.

"Con el tiempo nos volvemos seres que ven el dolor ajeno y no reaccionamos", dice el mensaje que Angélica, la mamá del niño, escribe en Facebook.

Niños sobrevivientes del incendio de autobús dieron su testimonio Univision

Para Johan las barreras no existen y su preocupación es algo que su mamá lo ayudará a resolver.

"Johan sabe que el dinero no compra una vida pero sí ayuda para solventar los gastos que genera la pérdida de una", dice la progenitora.

Ahora la generosidad de Johan ha ablandado  mucho más a sus padres, ejemplo que ha seguido desde que nació.

Angélica dice que también ellos recaudarán dinero en sus trabajos para mandarlo a Fundación, relata el diario El Tiempo.

La tragedia ocurrió el domingo pasado en Fundación, en el departamento caribeño del Magdalena. Treinta y dos menores murieron, la mayoría de ellos entre cuatro y ocho años de edad. Pero también hubo 19 personas que quedaron heridas, varias de ellas se encuentran en estado crítico.

publicidad

Los pequeños regresaban de una actividad religiosa de una iglesia pentecostal cuando el autobús, que llevaba 52 pasajeros, un número muy superior a la capacidad del vehículo, se incendió y fue devorado por las llamas en cuestión de minutos con los niños dentro.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad