publicidad
Dzhokhar Tsarnaev se está recuperando de heridas de bala en un hospital de una prisión federal en el centro de Massachusetts.

A Dzhokhar Tsarnaev le espera la pena de muerte o la cárcel de por vida

A Dzhokhar Tsarnaev le espera la pena de muerte o la cárcel de por vida

Si es hallado culpable de los atentados de Boston, al joven Dzhokhar Tsarnaev le esperan o la pena de muerte, o la cárcel por el resto de sus días.

Dzhokhar Tsarnaev se está recuperando de heridas de bala en un hospital...
Dzhokhar Tsarnaev se está recuperando de heridas de bala en un hospital de una prisión federal en el centro de Massachusetts.

Tsarnaev está en condición favorable

Si es hallado culpable de los atentados de Boston, al joven Dzhokhar Tsarnaev le esperan o la pena de muerte, dentro de unos años, o la soledad total en una cárcel de máxima seguridad por el resto de sus días.

Tsarnaev, quien permanece herido en un hospital, se encuentra en condición "favorable", según informó el hospital Beth Israel, donde se encuentra internado desde el viernes.

El castigo dependerá de cuán firmes sean las creencias por las cuales Tsarnaev, de 19 años, siguió a su hermano Tamerlan, de 26, mochila al hombro, hacia la meta de la maratón de Boston el pasado 15 de abril.

Sospechosos celebrarían en NY tras ataque

De acuerdo a información de la policía de Boston, los hermanos Tsarnaev planeaban celebrar en Nueva York tras los ataques.

publicidad

"Hay información de que intentaban venir a Nueva York, pero no para continuar lo que estaban haciendo. La información que recibimos se refiere a algo acerca de una fiesta, tener una fiesta", dijo Raymond Kelly, comisionado de la policía local.

Kelly también confirmó que la persona que el jueves por la noche fue brevemente secuestrada y después despojada de su auto por los hermanos, aseguró que éstos hablaban en ruso o checheno, y que hicieron referencia a Manhattan.

El comisionado señaló que la policía continuaría investigando los vínculos de los hermanos con Nueva York, ciudad que Dshokhar Tsarnaev visitó en noviembre pasado.

Podría pasar hasta 20 años esperando la pena de muerte

El Gobierno de Estados Unidos ha acusado a Dzhokhar de ser coautor de los ataques con bombas que mataron a tres personas e hirieron a 280, y ha indicado que buscará la pena de muerte o la de prisión de por vida sin posibilidad de libertad anticipada.

Según funcionarios que dicen saber detalles de los interrogatorios policiales, Tsarnaev ha solicitado que a su defensor público se sumen dos abogados con experiencia en juicios que puedan llevar a la sentencia de muerte.

Esto podría señalar que el joven, que ya ha dicho que su fe religiosa y la percepción de que Estados Unidos ataca al islam motivaron el ataque, está suficientemente convencido de sus principios como para marchar al martirio.

publicidad

Pero no le llegará rápido: en Estados Unidos, donde hay más de 3,100 personas condenadas a muerte, los reos pasan típicamente más de una década a la espera de la ejecución. Algunos de ellos han estado en el corredor de la muerte por más de veinte años.

Durante ese período, los reos en general están aislados de otros reclusos, excluidos de programas educativos o de empleo, y con restricciones muy estrictas en cuanto a visitas y ejercicio. Pasan 23 horas de cada día solos en sus celdas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
publicidad