publicidad

¿No puedes dormir?

¿No puedes dormir?

Si no puedes conciliar el sueño, prepárate un té. Estas infusiones te ayudarán a dormir como un niño

El insomnio se produce por causas muy diferentes y no distingue de edades. Los médicos recomiendan que, ante todo, uno evite que se haga crónico. Pon remedio en el primer momento que salte la alarma.

Según datos médicos un 35 por ciento de las personas mayores padece insomnio, un trastorno que aumenta con la edad. El envejecimiento afecta al sueño, tanto a su cantidad como a la calidad del mismo y causa trastornos frecuentes e importantes en el anciano.

También las mujeres son propensas a sufrir insomnio asociado a los sofocos relacionados con la menopausia, según manifiesta un estudio reciente de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford y que publica en su último número "Archives of Internal Medicine".

"Los sofocos graves están asociados con insomnio crónico en las mujeres entre 35 y 65 años", dice la investigación.

Según los autores, el aumento importante del insomnio -o la dificultad persistente de conciliar el sueño- entre las mujeres con sofocos graves indica que la intensidad de los mismos debería evaluarse de manera rutinaria en todos los estudios de menopausia.

Los niños y los jóvenes tampoco se liberan de perseguir el sueño. Hábitos irregulares entre los jóvenes, como ver mucho la televisión hasta muy tarde o estudiar a deshoras, y la obesidad son causas que "suelen repercutir en un futuro en sueño irregular y fragmentado, o insomnio", la experta en Neurofisiología Antonia Chornet.

publicidad

Esto se debe, según la doctora, a que esos hábitos irregulares "varían las horas de sueño entre los jóvenes" y eso puede conllevar, además, "a que durante el día se sufran episodios de somnolencia".

La obesidad es otra de las causas de insomnio tanto en jóvenes como en adultos, porque "tienen más riesgo de padecer lo que se conoce con el nombre de apnea del sueño", indica Chornet.

Pero además, los trastornos del sueño pueden tener mucho que ver con el nerviosismo, la tensión y las preocupaciones causas significativas para no pegar ojo y que el descanso no sea completo.

Las plantas medicinales que se adquieren en establecimientos autorizados son una solución eficaz para tratar los síntomas iniciales de los trastornos del sueño sin crear hábito ni efectos secundarios.

La pavolina contiene alcaloides de suave actividad sedante y somnífera, por lo que se recomienda especialmente en caso de que el problema lo parezcan niños o ancianos. Induce a un sueño natural.

El espino albar es ansiolítico y sedante del sistema nervioso por lo que mejora el tiempo de conciliación del sueño. Produce además una actividad aniespasmódica que provoca una vasodilatación coronaria que mejora la oxigenación del miocardio. A estos efectos se une que es ligeramente hipotensor y, por tanto, reduce la frecuencia cardiaca regulando el ritmo del corazón. Es ideal para en caso de insomnio asociado a taquicardia y ansiedad.

publicidad

Valeriana. Si el insomnio está asociado a una situación de nervios la valeriana es la planta recomendada por ser un ansiolítico eficaz, sedante y somnífero. Entre otras sustancias, contiene un elevado porcentaje de aceites esenciales que le confieren un aroma determinante. Actúa sobre el sistema nervioso central y vegetativo, equilibrándolo y disminuyendo la irritabilidad y el nerviosismo.

La amapola de California posee reconocidas propiedades aniolíticas y sedantes, por esta razón se emplea en el tratamiento de la ansiedad, mejorando la conciliación y la calidad del sueño.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad